Páginas vistas en total

lunes, 20 de diciembre de 2010

Caso Rózsa y la Caravana de la Muerte (II)

Hemos descrito lo que fue la Caravana de la Muerte, constituído como el referente más patético del terrorismo de estado cometido por Pinochet en octubre de 1973, a las pocas semanas de asumir el poder. En un avión Cesna de las FFAA recorrió la comisión militar de ciudad en ciudad, procedió a sacar de sus celdas a algunos de los detenidos, se calcula que 70 en total y ejecutarlos. Algunos fueron desaparecidos, es decir nunca se encontraron sus cuerpos hasta que restituída la Democracia y restablecido el estado de derecho, las organizaciones de DDHH alentados por los familiares de las víctimas desenterraron a los muertos en una labor macabra que abarcó muchísimos meses.
Pinochet jamás aceptó que hubiesen muerto bajo sus órdenes, pero ya historia demostró y por la confesión de algunos esbirros ejecutores de los crímenes que sí recibieron las órdenes si bien no directamente por la cadena de mando que Pinochet quizo conservar celosamente afirmando en el ejercicio pleno del poder "no se mueve un pelo sin mi autorización" refiriéndose a las órdenes que el General Contreras hoy preso de por vida y que cumplió funciones de jefe de la DINA, (Dirección de Investigaciones) que tuvo que desaparecer, ser borrada con ignominia bajo presión de los propio militares estando todavía al mando el mismísimo generalote.

Para cerrar el capítulo digamos por boca de Pinochet: "Tan grande había sido el poder del partido comunista que me persiguió desde el primero al último de mis días de Presidente culpándome de todos los crímenes. Para defenderme utilizé todos los recursos del Estado, sacrifiqué mi propio patrimonio comprometiendo el futuro de mis hijos y de sus hijos" En efecto, dicen los cronistas de aquellos días que para encubrir los asesinatos de la Caravana de la Muerte, Pinochet empleó mucho tiempo, muchos recursos y energías, propósito que no fue cumplido porque como la verdad termina descubriéndose, la verdad siempre triunfa, la verdad salió a flote y fueron las víctimas de la "desgraciada Caravana...que dieron origen a otras muertes" hasta sumar las tres mil víctimas o más de toda la dictadura hoy sepultada en el manto del olvido.

Ahora bien. Qué tiene de similitud "La Caravana..." con el crimen del Hotel en Santa Cruz? Es curioso pero la historia trágica de nuestro continente se repite y en su proyección reaparecen las figuras y las circunstancias y cambiando las fechas y los lugares, los protagonistas cambian de papel, aunque son los mismos. Asesinos, sus esbirros, los ejecutores, las víctimas. Veamos.


sábado, 18 de diciembre de 2010

Caso Rózsa y la Caravana de la Muerte (I)

Primero. la trágica historia de la Caravana de la Muerte.
Augusto Pinochet se había hecho del poder en Chile, derrotado, muchos dicen asesinado a Salvador Allende que no lograba articular un gobierno socialista. Todo había quedado en un intento y en una serie de graves errores económicos y políticos que produjeron el efecto de unir a la oposición, de atrincherarse a las agrupaciones de derecho y de convencer a los militares que su misión iba a ser "salvar a la Patria" de sus destructores.
Sentado en el Palacio de la Moneda y rodeado de fuerzas militares el generalote tenía que poner en marcha su plan cuya primera etapa consistía en soplar a sus opuestos. No debería quedar ningún vestigio de oposición. La reconstrucción requería de todas las fuerzas posible y de ningún estorbo. Desaparecida como estaba la Democracia, sin congreso, sin partidos políticos, sin sindicatos, correspondía "gobernar" o sea mandar y que todo el mundo obedeciera.
Sin embargo no todo caminaba sobre rieles. Las dificultades se hacían ostensibles, entonces sacó de la manga el primer proyecto para imponerse por el terror, la detención de miles de "agentes del comunismo" de tantos que eran apenas si cupieron en el Estadio Nacional, en las graderías para más de 20 mil espectadores, el asesinato de varios cientos en cuestión de pocos días de dirigentes sindicales y estudiantiles y de adeptos al desaparecido Presidente, ni la expulsión de los primeros cientos de exiliados acogidos a la Iglesia y a las Embajada...nada era suficiente, habría que actuar de una manera drástica y entonces sucedió lo de la "Caravana de la Muerte" con dos objetivos, a esta altura no sabemos cuál de ellos era el determinante, parece ser que el segundo.
El primer objetivo lanzar señales al mundo de la firmeza de Pinochet sobre sus oponentes a los que llamó "agentes bolcheviques infiltrados en Chile", se trataba de un grupo de unos pocos cientos de activistas del régimen depuesto, plenamente identificados antes del golpe y que se encontraban en cárceles y cuarteles dentro y fuera de Santiago. Organizó un grupo igualmente selecto de oficiales de las tres armas, a quienes encomendó la "sagrada tarea de terminar con los enemigos de Chile". Partió la Caravana cuya historia figura en los libros del Chile Agredido al que pronto la prensa y el pueblo identificó como "de la muerte".
Contaban con todos los recursos posibles. Armas. Efectivos. Dinero y especialmente un poder delegado con "permiso para matar". La Caravana inició su macabra misión en el Norte vale decir de Arica para abajo y terminó en Valdivia, Caupolicán, Magallanes. Llegados al puesto militar exhibían sus credenciales y pedían la presencia de los detenidos. Confrontaban las listas y "al paredón" los mataron sin asco. Ejecuciones sumarias sin figura de juicio y sin dar lugar a reclamo alguno. Algo más de un centenar de ajusticiados, de cuyo ineludible destino daban cuenta al Jefe del Estado por teléfono y la Caravana, esa comisión de "asesinos" partía al próximo destino.
Años más tarde, algunos de los oficiales que participaron de tal "compañía de matones", arrepentidos de su accionar criminal e imperdonable explicaron que el segundo objetivo de Pinochet fue asegurarse de "la lealtad de los suyos" convertidos en cómplices de toda la vida, complicidad selladas con la sangre de víctimas inocentes en que se cebó la lujuria humana del Dictador. Dejamos aquí el relato y saltamos a la comparación que vamos a establecer.
Tan grande fue el impacto de lo obrado por "La Caravana..." que desde muy temprano Pinochet impartió instrucciones. "Hay que borrar todo vestigio de culpa" y como él mismo lo aseguró más de una vez, "me costó tanto borrar las huellas" que en su intención sacrificó a muchos otros, unos para que callasen lo que sabían, otros para se comprometan con él en el reparto de las granjerías que proporciona todo posesionamiento del mando de un país. (fin de la primera parte)

miércoles, 1 de diciembre de 2010

la cuarta edición de QUÉ PASO! corregida y aumentada ha ganado las calles. se vende como "pan caliente" más sobre la masacre del hotel, linchamientos.

Polémico él y polémicas sus obras e investigaciones. Carlos Valverde no deja que la coyuntura lo amedrente y lanza la cuarta edición de su libro “¿Qué pasó?” la pregunta que se hace cada vez que escucha de muertos en un Gobierno que prometió que no los habría. Iniciando la mañana y luego de pautear su agenda con sus periodistas, nos recibe en su pequeña oficina desde donde cada día hilvana su programa Sin Letra Chica. Con un humor distinto al que se lo ve en televisión, Valverde nos comenta de su libro, de las últimas investigaciones del caso Rózsa y de no sentirse intimidado por la nueva Ley Contra el Racismo y la Discriminación.

Coméntenos acerca de esta cuarta edición de su obra, corregida y aumentada. Si en el libro anterior hablábamos de violencia y muerte, en el último tiempo hemos visto que el problema que aflige en estos momentos al país es una terrible ausencia del Estado, tenemos a un Gobierno muy metido en la vida del ciudadano y no siempre bien ni con buenos resultados.
Y una de las ausencias del Estado que presento en mi libro se basa en la cantidad de ajusticiamiento comunitario o linchamientos, como lo ocurrido en Uncía, o en un pueblito llamado San Luis en Chuquisaca, donde también exigieron el retiro de la fiscal y de los policías porque entre ellos “se iban a entender”. Pero ¿qué hay detrás de todo eso?, en ambos casos es o narcotráfico o contrabando. Este libro es una recopilación de todos los linchamientos que hubo en el país desde lo ocurrido en Achacachi, cuando apedrearon, quemaron y vejaron a unos supuestos ladrones, hasta hoy.

¿Por qué situaciones están motivados estos ajusticiamientos comunitarios? Esto demuestra que existe un estado de anomia social en Bolivia que está empujada por condicionantes políticas y en la mayoría de los casos donde suceden estos hechos violentos son en los departamentos donde el MAS gana mayoritariamente en votación. El gobierno los empoderó, les dio “estatus” y se sienten en libertad de hacer los vejámenes que hacen. Y en otro lugar donde se nota narcotráfico y violencia es en el Chapare con casos en los que los policías son los que van presos, en el que entierran a gente viva y otros casos como linchamientos sádicos como el de un supuesto ladrón al que quemaron cuatro veces, como para que quede constancia que ellos lo pueden hacer.

Pasando a otro tema, tiene información nueva sobre el caso Rózsa, pero que el fiscal Marcelo Soza no las toma en cuenta Yo me atreví a investigar siguiendo la línea de Soza de forma paralela con una hipótesis de trabajo que creo que el fiscal debería asumirla para que sea una investigación completa, porque él investiga sólo una parte. Nosotros tenemos las relaciones de Rózsa con la embajada de Venezuela que compra los pasajes de este señor y que no se investigó nunca, así como no se investigó el grado de infiltración que tuvieron Andrade y Clavijo (ex miembro del Ejército de Liberación Nacional -ELN) que penetraron en la célula de Rózsa.

¿Qué participación tienen estos personajes y cuáles sus vínculos con el Gobierno? Ocurre que el Gobierno los dejó ir y avanzar a estos dos personajes dentro de la célula de Rózsa sabiendo de sus intenciones desestabilizadoras en el país, yo presenté en una oportunidad unos emails en los que se involucraba al “camarada Linera” y que el Vicepresidente dijo que era una ridiculez, pero el fiscal Soza jamás negó que esos mails estaban en la computadora de Rózsa. Según la nueva hipótesis se trataría del hermano del vicepresidente, Raúl García Linera, que también utilizaba el correo “khananchiri” desde donde intercambian mensajes con Eduardo Rózsa y también a través de llamadas de teléfonos celulares. Y ésta es la hipótesis que Soza debe investigar.

¿Por qué matan a Eduardo Rózsa? Yo creo que lo mataron porque a Rózsa no le estaban saliendo bien las cosas. Lo mataron para que no haya quién confirme todos estos vínculos. Yo creo que Tóásó y Tadic tienen todavía mucho por declarar.

¿Por qué cree que Soza no sigue las investigaciones en base a sus hipótesis? Porque hay una sola dirección, porque hay que castigar a unos cuantos. Porque sería muy grave si se confirma que el Gobierno usaba a Eduardo Rózsa. Por eso toda esta información es ignorada, no buscan la verdad, pero eso sí, tampoco la niegan, por lo menos eso. Toda la información y datos recopilados conducen a que el Gobierno sabía de este grupo, lo impulsó, lo dejó avanzar y finalmente estuvo en su dominio absoluto, porque Eduardo Rózsa Flores era un agente del Gobierno.

¿Cómo ve las gestiones del fiscal Soza? Yo creo que Soza sólo es un operativo del Gobierno y que hay alguien más sobre él que le dice lo que debe hacer y lo que no debe hacer. Él simplemente opera y no es el hombre que investiga. En un principio eran tres fiscales los encargados del caso, pero hace como unos tres meses se discuten entre ellos y antes de desmarcarse del caso expresan que Soza no está llevando bien las investigaciones.

¿Están buscando la verdad o sólo buscan amenazar? La verdad no les interesa, sólo buscan culpables, quieren tener culpables para justificar la violencia y el abuso con el que actúan y para justificar esa especie de amenaza contra toda Santa Cruz. Siento y veo que hay mucha gente cruceña asustada y los asustan con La Torre cuando ésta era sólo un lugar de campaña y lo del terrorismo lo hilvanaban desde otro flanco.

¿Entonces cómo cree que vaya a acabar este caso? Va acabar con medias verdades que son mentiras absolutas. Yo creo que va a terminar haciéndole daño a mucha gente. Si el Gobierno quiere encontrar la verdad, tendría que llamar a declarar a Raúl García Linera, Wálter Andrade y a Clavijo, porque si uno quiere buscar la verdad la tiene que buscar entera y no por partes.

Circulan por internet denuncias de que el fiscal Soza recibe dinero para no meter presos a cruceños supuestamente involucrados, ¿conoce usted algo de esto? Eso es vox populi, pero se habla de muchísimo dinero. Independientemente de los correos se dice en la calle que fulano entregó 100 mil o entregó 50 mil, sobre eso yo no puedo hablar, porque no conozco. También se dice que Soza cambió de casa, que cambió de forma de vestir, no lo sé, pero lo yo le puedo decir, es que las gafas que usa este fiscal son muy costosas, a lo mejor es su único lujo, no lo sé.

Recientemente el Gobierno hizo uso de su imagen en un spot por la ley antirracismo junto a otras personas que ante la amenaza prefirieron suspender sus emisiones, ¿Carlos Valverde seguirá al frente? La única forma sería que Activa Televisión o radio Classica me saquen y no tenga espacio en ningún otro lugar, aun así estaría transmitiendo mis pensamientos a través de libros o en una radio por internet. Esto es lo que yo se hacer y lo hago bien.

Tenemos una muy grande presencia de Gobierno, pero una terrible ausencia del Estado.

Si el Gobierno sabía de estos supuestos actos de terrorismo y lo permitió, es gravísimo; lo permitió incluso bajo el riesgo de que hayan vidas de civiles de por medio".

Los opositores son los políticos, yo soy crítico del Gobierno, tremendamente crítico, pero no opositor porque no soy una opción que vaya a terciar con el MAS".

El caso Rósza bajo la lupa de Valverde