Páginas vistas en total

jueves, 20 de julio de 2017

excelente frase "estamos cansados" que el editorialista de El Dia, maneja como una retahila oportuna y necesaria, un rin tin rin, para marcar porque el cansancio, el hartazgo, el fastidio o en criollo "el cabreo" de la ciudadanía camba.

Estamos cansados”, fue una de las frases que usó Martin Luther King para referirse al padecimiento de los negros en Estados Unidos e invocar a la acción a las propias víctimas que, ante la indiferencia del Estado, los políticos y las instituciones, tuvieron que apelar a la acción ciudadana, el boicot y otras medidas que cambiaron la historia de la segregación y abrieron el país a un sistema más justo y equitativo.
 
Los cruceños estamos cansados de asistir a vigilias para llorar por las víctimas de la violencia; estamos cansados de pedir que las cumbres, los planes y operativos de seguridad ayuden a controlar la criminalidad; estamos cansados de una Policía tan agresiva contra el ciudadano y tan complaciente con la delincuencia; estamos cansados de una justicia cómplice de los asesinos, violadores y narcotraficantes; estamos cansados de recibir excusas de las autoridades; estamos cansados de darles armas, vehículos y tanto dinero a los uniformados, que son usados para proteger a los privilegiados del poder y perseguir a los que reclaman respuestas, soluciones y  servicios eficientes.
 
Es momento de que la ciudadanía despierte, deje la comodidad y empiece a tomar decisiones que vayan más allá de la interpelación a las autoridades que no tienen en su ADN la atención a las necesidades urgentes.
 
Santa Cruz ha sido especialmente complaciente con la actitud de su dirigencia. Los ciudadanos se han refugiado en sus condominios, en sus barrios cerrados, en la seguridad privada, detrás de sus grandes muros y sus rejas, creyendo que esa era la forma de protegerse, cuando en realidad la inseguridad se agrava. Esta reacción no ha servido más que para aliviar la carga a los administradores de la ciudad que usan el dinero de los impuestos en politiquería.
 
Nuestra ciudadanía es demasiado tolerante con una institución que en lugar de proteger, agrede y le mete la mano al bolsillo impunemente, sin devolverle nada a cambio; se ha acostumbrado a lidiar con una justicia corrupta, ineficiente y torpe, que se ha vuelto funcional a los criminales, tal como sucede con el servicio penitenciario, un factor que incide en el crecimiento de la inseguridad.
 
Creemos que es normal todo esto: los operativos policiales que se preparan solo para ser emitidos en los noticieros; la impresionante abundancia de crónica roja en la televisión; las inspecciones técnicas que no sirven más que para hacer perder el tiempo a la gente y sacarle dinero; las insulsas explicaciones de los ministros mintiendo descaradamente sobre las maravillas del sistema de seguridad y el supuesto control de nuestras fronteras del acecho de bandas internacionales, etc. 
 
Si no estamos cansados de todo esto, deberíamos estarlo. Aspiramos a ser una metrópoli con viejos problemas, autoridades que se quedaron en el pasado, cuando Santa Cruz era un pueblo de ingenuos, aunque lamentablemente hay señales de que todavía creemos que haciendo vigilias se conseguirá alguna reacción de quienes tienen el corazón y la cara muy duros como para sensibilizarse con los rezos.
 
Nuestra ciudadanía es demasiado tolerante con una institución que en lugar de proteger, agrede y le mete la mano al bolsillo impunemente, sin devolverle nada a cambio; se ha acostumbrado a lidiar con una justicia corrupta, ineficiente y torpe, que se ha vuelto funcional a los criminales.

lunes, 17 de julio de 2017

después de haber vivido la jornada histórica en Venezuela, Tuto Quiroga se dirige al Continente para dar testimonio de la gesta heroica a cargo del pueblo que usó este mecanismo de la consulta en contra de Maduro y su política hambreadora y represiva.


Quiroga: Venezolanos están dispuestos a morir de pie antes que estar de rodillas ante una dictadura (Video)



domingo, 16 de julio de 2017

José Luis Bolivar Aparicio se luce relatando la historia de Hitler, del arquitecto Speer, de las mastodónticas obras del nazismo que felizmente no perviven. electrizan los ejemplos que cita el autor de "obras con arquitectos adefesios" que pretenden inmortalizar las dictaduras.


Arquitectos de adefesios



domingo, 9 de julio de 2017

de ninguna manera pudo haber sido "un buen ministro" pese a la calificación de tres observadores. Arce Catacora ha sido "el administrador del Estado" haber puesto su firma a los egresos. Carlos Valverde enumera los fraudes, estafas, embrollos, desembolsos no explicados ni aclarados porque Arce C. no "supo o no pudo" impedir tanto desbarajuste pese a su condicción de invicto, aguandándole a Evo todas las chambonadas...para decirlo suave.


Arce Catacora: ¿buen Ministro?



jueves, 22 de junio de 2017

Evo se desdobla cuando Obama decía blanco, Evo decía negro, ahora cuanto Trump dice blanco, Evo replica negro. en cual de los evos vamos a creer? la cumbre, es la cumbre de las contradicciones del Jefe del Estado, convoca a "ciudadanía universal a través de la persecusión y el acoso político" lo dice Tuto Quiroga en contacto con la Red Erbol

El expresidente Jorge Tuto Quiroga tildó de contradictoria la propuesta de ciudadanía universal lanzada por el Jefe de Estado a la cumbre de Tiquipaya, porque “el gobierno del MAS generó la mayor expulsión de políticos opositores marca Evo Morales, quienes se vieron obligados a salir de Bolivia sin papeles, debido a la persecución política”.
 
“¿Evo hablando de ciudadanía universal? ¿Que podamos transitar libremente todos los ciudadanos sin fronteras? Este el gobierno que ha expulsado por persecución política, a la mayor cantidad de bolivianos en la historia de Bolivia. Ni las dictaduras militares han generado gran cantidad de asilados y refugiados marca Evo Morales”, declaró a Erbol.
 
Señaló que la actual “cumbre  sobre ciudadanía universal, es una cumbre de las contradicciones de Evo Morales” porque fue el presidente que ha incentivado a la ciudadanía universal, pero vía persecución política. Puso de ejemplo a Roger Pinto que tiene papeles en  Brasil, Mario Cossío en Paraguay y otros que gestionaron refugio en España, Perú, Colombia, México y Estados Unidos.
 
Dijo que la persecución de Evo Morales obligó a muchos bolivianos hacerse ciudadanos universales, por tanto, la propuesta de “ciudadanía universal” debe herir la sensibilidad ciudadana porque con esa persecución logró destruir familias bolivianas para ponerse a buen recaudo de “la persecución cruel y sañuda de Evo Morales”.
 
Observa que Evo Morales “es el alumno perfecto de la pseudo-ideología chavista” que le pone el libreto en función del elemento ordenador: Qué propone Estados Unidos para que me oponga. Si Bush y Obama proponían acuerdos comerciales, era antiglobalización. Y si Trump quiere derogar los acuerdos comerciales con México, con Centroamérica, con Perú y Chile, ahora es pro-integración humana.
 
Lamentó que Evo Morales desnude enormes contradicciones por su anti-americanismo rabioso, porque quien lideraba antes las cumbres antiglobalización eran Hugo Chávez y Evo Morales. En Mar del Plata, decían “ALCA, el Acuerdo de Integración Comercial entre los pueblos, al carajo y lo defenestraron”.
 
Indicó que todo es una paradoja, porque ahora que Donald Trump, que es anti-integración comercial, anti-integración humana, porque quiere deportar a ciudadanos de Estados Unidos, ahora Evo Morales se vuelva pro-globalización, pro-integración, cuando antes era anti-globalización y por eso Bolivia perdió las preferencias arancelarias con EEUU y la oportunidad de negociar con Europa.
 
Observa también incoherencias a la defensa del Acuerdo de París sobre cambio climático, cuando saboteó el Acuerdo de Copenhague, así que como cuando habla de proteger a la Madre Tierra, insiste como ningún presidente boliviano en construir una carretera  destruyendo la reserva natural del TIPNIS.
 
“Una cosa es su discurso que encaja con su plataforma internacional y otra es la realidad y dentro esa plataforma internacional está claro que cuando Obama decía blanco, Morales decía negro y cuando Trump dice negro, Evo dice blanco. A cuál Evo Morales creer”, ironizó.

lunes, 19 de junio de 2017

abuso y manipulación de la Justicia es el método de las 5 dictaduras que aún subsisten: Cuba, Bolivia, Venezuela, Ecuador y Nicaragua con el mismo método copiado, plagiado y cooperante (entre ellos) lo revela Carlos Sánchez refiriendo el caso boliviano como ejemplo de su dictadura.


Dictadura en Bolivia: Control de la justicia con plagio y corrupción



domingo, 18 de junio de 2017

Carlos Mesa lacera el alma cuando se refiere a todas las formas de machismo que en Bolivia y en Latinoamérica se ceban en los cuerpos de mujeres de toda edad y condición. condena del machismo y de los machos que utilizan a la mujer especialmente.

Macho, muy macho. Más macho aún si ella está a mi merced. La mujer como objeto de uso. Objeto de descarga en realidad. ¿Dónde? ¿Quién? ¿Por qué? Bebés violadas, niñas violadas, preadolescentes violadas, adolescentes violadas, jóvenes violadas, adultas violadas. Hijas, hermanas, primas, sobrinas, madres… No salgas que te puede pasar cualquier cosa. No te quedes que te puede pasar cualquier cosa… No nazcas que te puede pasar cualquier cosa… Sociedad de machos, dominada por machos.
Más de mil feminicidios en los últimos diez años, el mayor índice de violencia de género de América Latina (cifras de la OPS, 2014), niveles de impunidad que indignan, culpabilización directa o indirecta de las víctimas, procesos en los que la “solidaridad” masculina encubre, dilata, esconde y olvida. Vivimos un incremento de la violencia en todos los ámbitos, cierto, pero con porcentajes abrumadoramente superiores de mujeres de todas las edades que sufren agresiones en todas sus formas, desde el acoso hasta la muerte.
No se trata de un fenómeno nuevo, es una vieja tara que hemos heredado de tiempos ancestrales. Lo que hoy ocurre, y esa es la única buena noticia de todo este horror, es que la acción valiente de activistas y organizaciones de mujeres de diferente signo han logrado, por fin, sensibilizar a la sociedad a través de una visibilización que ha hecho que los medios se tomen en serio el tema y lo coloquen entre lo prioritario en su tratamiento informativo. La cortina comienza a descorrerse y lo que vemos es un espejo que refleja imágenes espantosas de una comunidad que padece de una severa patología.
Hemos alimentado desde que tenemos memoria la lógica de “me pega porque me quiere”, la de la sujeción. “¿Por qué la has pegado?” “Ella sabe porqué”, respuesta acompañada de una sonrisa cínica. En la construcción de nuestra mitología, la presunción de que hubo una sociedad ideal en el mundo indígena originario, ocultó y aún pretende negar que el machismo es una de sus características. El discurso de la complementariedad de la pareja se enfrenta a una realidad en la que el ejercicio de la violencia física y psicológica fue y es un ejercicio común. A ese escenario se suma el pasado de la conquista y la colonia, que estableció una relación carnal violenta, funcional a los deseos y completamente alejada de la construcción de una idea de familia. Un padre que tiene hijos “en” varias mujeres, en varios vientres se podría decir. Lo que ocurra con los hijos de “esos vientres” es asunto de quienes los poseen, no de los hombres y la actividad incesante de sus falos. ¿Familia? La teoría del núcleo familiar estable se redujo a un pequeño porcentaje de la sociedad. Esa saga continuó con los patrones de hacienda y se deslizó sin ninguna solución en el mundo urbano, en el siglo XX y XXI. La combinación de estos referentes históricos fue terrible y ciertamente no se resuelve con la retórica idealizada o condenatoria de un todo fundido y mezclado.
Más allá del viejo debate sobre los instintos aguzados por la testosterona o de la evidencia general de la ventaja física del hombre sobre la mujer, lo evidente es que estos elementos se agregan a la forma en que se ha construido nuestra sociedad. El problema es estructural. No es la ley, es el comportamiento colectivo, es la deformación de raíz que tenemos desde nuestra infancia, con un incremento demencial del acceso a todas las facetas más oscuras y brutales de lo humano que trastornan la relación entre realidad y ficción, que han roto la línea entre el comportamiento y los límites que marcan la división ética entre lo que se debe y no se debe hacer. Tiene que ver con el respeto, con la percepción imprescindible de que el límite de mi libertad es la libertad del otro, la esencia de mi humanidad es la comprensión de lo que es humanidad expresada en otro ser diferente pero igual, cuya vida es tan sagrada como la mía. Educados como estamos, seguros de que nuestras acciones no tendrán consecuencias, nos olvidamos de lo más importante, la construcción de un nuevo escenario social que forme en el respeto y la igualdad, que prevenga y que, obviamente, castigue.
Si constatamos que la seguridad y la vida de una mujer corre tanto o más riesgo en el seno de la familia que fuera de ella, es que la enfermedad es profunda. Si una mujer vejada y violada tiene que duplicar su vía crucis después de haber sido abusada, es que la sociedad está negada a la justicia y a la búsqueda de igualdad. El respeto a la mujer no viene dado, se lucha, se conquista, se arranca y parte de esa tarea nos toca a todos, pero especialmente a padres y madres. “¡Ni una menos!” es un grito desgarrado al que hay que responder desde nuestra posición injustamente privilegiada de hombres, para aprender —aunque parezca una verdad de Perogrullo— que ellas son seres humanos, no objetos de uso y de cambio, no apéndices de nuestra locura.

El autor fue Presidente de la República
http://carlosdmesa.com/ 
Twitter: @carlosdmesag