Páginas vistas en total

viernes, 28 de enero de 2011

gran parte de la debacle económica actual se debe al contrabando que la Aduana es incapaz de controlar según explica el texto de nuestro editor.


corrupción se asocia al contrabando en las aduanas de Bolivia. la trilogía es por desgracia parte del sistema.

la Revista Lex nos ha solicitado publicar el artículo:


El contrabando y las aduanas

Mauricio Aira



¿Quién podría dudar del daño que causa en la sociedad moderna el contrabando por un deficiente funcionamiento de las aduanas? No es extraño por tanto la cotidiana lectura de hechos noticiosos relacionados con ambos fenómenos del sistema de recaudaciones por importación y/o exportación de mercaderías y productos a través de las fronteras de un país determinado.El tema del contrabando es parte sustancial a la vida nacional desde cuando se empezó a regular el comercio exterior que antes de 1953 cuando se nacionalizaron las minas de los grandes empresarios conocidos como “los barones del Estaño” vale decir Patiño, Hoschild y Aramayo era casi exclusivamente de minerales en barrilla que salían directamente a las grandes fundiciones en Estados Unidos e Inglaterra. Hoy en día a más de medio siglo de la transformación de mono a multi exportador la historia de las grandes importaciones empieza por los años 40 y 50 del siglo pasado al punto que hoy Bolivia importa mucho más de lo que exporta sobre todo en manufactura, maquinaria y hasta en productos alimenticios.El problema del contrabando tipificado como la tarea de introducir o sacar objetos y materiales burlando las reglas vigentes se ha convertido en algo tedioso al resultar que la misma comunidad contribuye a su cometido, por cuando se reducen los costos mediante un acceso más rápido y de menor costo para el comerciante que se beneficia del mismo, aún cuando al mismo tiempo el Tesoro de la Nación sufre por el impacto de ingresos disminuidos. La economía nacional tiene en los impuestos de éste rubro el ítem más alto para sus disponibilidades presupuestarias.No significa novedad alguna que el contrabando por aire, mar o tierra a través de las extendidas fronteras de la geografía boliviana importa una fuente de ingresos ambicionada por los grupos de poder que se reparte el botín en forma persistente, organizada y criminal no obstante todas las declaraciones de pureza y “manos limpias” que se formulan públicamente. No hace mucho cuando por efecto de la renovación del Gabinete ministerial abundaron las afirmaciones de “proceder a un ejemplar período de moralización en las Aduanas excluyendo a todos los corruptos,” los comunicadores informaron que por debajo de la mesa, seguían circulando las recomendaciones de los poderosos del partido gobernante, para “dar pegas a sus allegados”. Lo anterior quiere decir que la lucha anticorrupción significa simplemente el revelo de un personal que supuestamente ya “robó bastante” para ser sustituido por otro ahíto de desesperación por un rápido enriquecimiento.No se puede desconocer que políticos bien intencionados han tratado de abarrotarse de leyes y disposiciones para controlar las aduanas, tarea brumadora que ha derivado en una maraña de disposiciones que sólo los expertos pueden entender, de parte de los importadores y exportadores agrupados en la Cámara Nacional de Despachantes de Aduana, y de parte del gobierno de los “vistas e inspectores” que resultan siendo los cargos más apetecidos. “Yo quiero el puesto, aunque no tenga ítem” hemos oído a menudo, porque el postulante cuenta “con que las caídas le salvarán de apuros”.El botín de los que ganan el poder. Así se podría definir el aparato del control aduanero que caracteriza a los gobiernos de los últimos 40 años. Como bien describe un testimonio de un comunicador que vivió su experiencia desde dentro. “El ministro designa en los cargos más importantes del aparato aduanero previa consulta con el Jefe de Gobierno, porque un cargo de “vista de aduana” es tan o más importante que un Director de Departamento, de un Jefe de tal o cual organismo estatal. Se establece un sistema de recolección de fondos que se reparten de inmediato entre los integrantes de una lista mantenida en la más estricta reserva. “Cuanta mayor es la responsabilidad del aduanero, mayor será el mérito de haber cumplido con todo el equipo mafioso”. En la mayoría de los casos se fija un mínimo de recaudación semanal o mensual que irá a dar a los bolsillos del ministro, de los vice-ministros, de los directores generales, de los responsables departamentales, de los inspectores, etc., etc., para terminar con la última recaudación de un período determinarlo que será como la culminación del trabajo realizado por “el vista”. Cuando ha cumplido al cien por ciento su labor “de recaudación”, le ascenderán a un nivel superior, vale decir que si estuvo en Charaña, será cambiado al Desaguadero, de allí a Puerto Suárez o Cobija.La forma de obtener “su cuota” es tradicional, extorsión, engaño, amenazas, violencia, decomisos y hasta arrestos. El contrabandista sabe lo que le espera, es más cuenta con las extorsiones, siempre en el mayor sigilo, no puede decir una sola palabra, ni contar a otros de qué manera se le concedió “el beneficio” de dejar pasar su mercadería. En éste trato sucio, no hay papeles, ni contratos, ni recibos, ni mensajes. Todo es vía verbal, sin testigos de por medio, en secreto. Se podría afirmar que todo el aparato de funcionarios, policías, guías y asistentes que intervienen como actores de la exacción, actúan bajo juramento. Nadie menciona cantidades, ni los nombres de funcionarios, si siquiera las vías por las que pasó “su mercadería” y funciona de éste modo, días tras día, mes tras mes.Aduanas. Contrabando. Corrupción. Es la moderna trilogía cuya asociación surge espontánea en nuestra mente. Y es que como alguno lo bautizó “es el flagelo de Bolivia”, aunque claro está el fenómeno es común a todos los países latinoamericanos y subdesarrollados, aunque existen naciones donde no hay corrupción, afirmación que molestará a algunos, una cosa es que existan corruptos otra distinta que exista “la corrupción institucionalizada como en Bolivia” y que causa espanto. Las cumbres han reconocido que junto al narcotráfico, la corrupción es el cáncer que corroe el alma de los pueblos. Lo más extraño es que hasta la fecha no hubiese suscitado un debate franco y profundo que lleve a dimensionar sus efectos perniciosos y plantear algunas soluciones.¿Quién asegura que la democracia significa honestidad a toda prueba? Se sabe de dictaduras que han intentado curarse del mal y de democracias demagógicas que lo han mantenido como la administración actual que proclama a voces su “honestidad a toda prueba” y que sin embargo transó con los 33 camiones de contrabando en Pando. Premio al gestor del acuerdo Juan Ramón Quintana y castigó al general de ejército que trató de impedir la consumación del contrabando más famoso en la historia de Bolivia. Se ha tipificado al régimen como una dictadura blanda, que es también una dictadura falsa, hipócrita y disfrazada de honestidad y pureza, cuando se ve los la dimensión de sus actos corruptos, el tamaño de su pecado. Crímenes y desfalcos. Fraudes inconmensurables en materia de construcción de carreteras, en la compra de equipos de transporte, de computación, de medicinas, de menaje y hasta de ropa para los uniformados. Grandes robos, pillerías y delitos del entorno.Tanto el Derecho, como los diversos códigos vigente e inmersos en la CPE tipifican los actos de corrupción como prevaricato, cohecho, soborno, aceptación de dádivas o regalos, peculado, malversación, exacción, concusión, encubrimiento, nepotismo, usurpación, extorción, estafa, desacato, abuso, desfalco, retardación, omisión, tráfico de influencias y otros aunque resulta el concepto mismo enredado en una nomenclatura complicada al fin de liberar de culpa a los denunciados en su comisión, lo que de alguna manera podría explicar que siendo tantos los acusados de corrupción, tan pocos estén pagando sus culpas en las cárceles bolivianas. La mayor cantidad de detenidos son padres de familia que no pagan las pensiones de sus hijos o aquellos envueltos en delitos del narcotráfico gracias a la Ley 1008, que ahora mismo la quieren derogar.Waldo Peña Cazas uno de los columnistas más prestigiados del medio y que escribe a menudo sobre la corrupción ha producido Teoría y Práctica de la Corrupción en que la clasifica por sus modalidades en bancaria, judicial, policial, y con pleno conocimiento de causa describe la corrupción aduanera, objeto del presente ensayo reconociendo de partido que en Bolivia la Aduana Nacional es por tradición la fuente de recursos para sustentar las arcas partidarias para enriquecer a los jerarcas. Refiere su experiencia personal al haber sido nombrado Asesor por la responsable de entonces Gloria Sánchez de Barrientos. “desde un comienzo fui visto con recelo por funcionarios nombrados por la Presidencia o el ministerio, nos toleraron con mucha cautela suponiendo que éramos militantes con cuñas en la cúspide”. El periodista que también es abogado aunque nunca ejerció refiere que le llamó la atención el impresionante número de llamadas, cartas, visitas, resoluciones, ruegos y hasta amenazas para nombrar o destituir a personas afectas o desafectas al MNR (partido gobernante) los más apetecidos eran los cargos en aduanas de Chile y Brasil. Los problemas se dieron al negarse el nuevo equipo a rechazar las presiones. “los corruptos acusaron de corrupción a quienes les habían cortado las uñas, valiéndose de cartas, denuncias y panfletos anónimos enviados a los medios de comunicación donde –periodistas pagados- los dieron a luz, sin tomarse la tarea de investigar”. De las amenazas pasaron a los hechos, “las barzolas” sustituidas hoy por “las bartolinas” instigadas y pagadas por los busca-pegas irrumpían como hoy con carteles y arengas rebasando a guardias y funcionarios para imponer sus exigencias. “Estos grupos de mujeres delincuentes son los mismos que conforman las barras en el Congreso y actúan como grupos de choque en las protestas contra el gobierno”. O sea Peña Cazas corrobora mis constantes denuncias de los grupos, hoy día llamados “movimientos sociales” en la nomenclatura masista, y que son utilizados para toda ocasión a cambio del salario del día, de la coca y de la chica, de la comida y en su caso las mercaderías que se les distribuye como ración familias. (Es el caso del crimen del adolescente Cristian Urresti en Cochabamba) una “bartolina distribuyó víveres del Estado entre los sitiadores de Cochabamba. Alimentos destinados a emergencias de los depósitos de Acción Civil” (Los Tiempos, 13 de enero del 2009)Continuando con el hilo del relato. La nueva administración sufrió diversos asedios externos, pero también presiones en la línea directa del ministerio y hasta de la Presidencia. Peticiones de informe por motivos baladíes, pago de compromisos adquiridos por administraciones anteriores y que aparecían como resabios de negociados, rechazo a requerimientos legítimos para compra de equipo de transporte y toda clase de acciones de sabotaje, entre otros por haber decomisado un contrabando de oro en barras y destituido a un deshonesto funcionario de la Aduana de El Alto, lograron la captura de 10 camiones cargados de contrabando. Cuando creyeron en la derrota de los ilegales, se advirtió el activismo de “las contrabandistas” que movilizaron en su favor a ministros, subsecretarios, diputados, fiscales y que el decomiso estaría incubando acciones sociales que le harían daño al Gobierno, hicieron actuar inclusive a líderes sociales y hasta las Iglesias de Charaña “repicaron las campanas hasta lograr que las turbas incendiaran las dependencias aduaneras con el saldo de varios heridos, a tiempo que el ministerio de Hacienda hostigaba a favor de la ilegalidad”.El capítulo en cuestión se refiere también a “industriales” que no son tales sino más bien “contrabandistas” y al comercio informal constituido por miles de afiliados en las grandes ciudades y que viven del contrabando en cuya gestión están comprometidos jerarcas del partido y del gobierno y de los grandes capitales que crecen en la medida en que no pagan impuestos. Es decir toda la súper estructura inmersa en el aparato del poder sin excluir rubro alguno, ejército, policía, prensa, política, empresariado porque se ha llegado a crear una especie de “cultura del contrabando” que lo abarca todo, por increíble que parezca, en una sociedad en que nadie cumple la Ley si de éste modo puede aumentar sus ingresos. Demás está añadir que Gloria Sánchez de Barrientos no llegó a los ocho meses de gestión, tampoco el periodista convertido en un novel aduanero. Un equipo humano animado de honestidad y administración ejemplar colisionó contra la corrupción y el nepotismo.Más allá de lo anecdótico se tiene un cambio del papel represivo de las aduana en “facilitadores en los trámites y operaciones”. Son los nuevos agentes aduaneros que prestan servicios ya en calidad de profesionales egresados de la facultad de Derecho Aduanero, que es en buenas cuentas una rama más del Derecho y tiene que ver con todas las transacciones comerciales relacionadas con la importación y exportación. En la conclusión una mirada histórica nos muestra que en todos los pueblos de la antigüedad existieron incipientes formas de control de mercaderías. Los árabes impulsaron el derecho de aduana dándole el carácter de tributo, “los diezmos de puertos secos y mojados”. En la Edad Moderna las aduanas no eran instrumento de política comercial, sino recaudadores de impuesto. En Roma las aduanas existen ya en la monarquía Anco Marcio quién fundó en el puerto de Ostia la puerta de entrada de las mercaderías. Crónicas de Génova y Pisa, de Atenas, de los fenicios que fueron grandes navegantes registran actividades de importación y exportación sujetas a reglas de control. Ya más cerca de la República, fue España que tenía varios siglos de experiencia en el manejo de “un cuaderno de transacciones” que registraba entradas y salidas en los puertos peninsulares. En materia aduanera el monopolio absoluto era el régimen que aplicaba España, persiguiendo el completo aislamiento con respecto a las demás naciones para conservar el tráfico exclusivo a sus colonias.

jueves, 27 de enero de 2011

tiempo atrás hube escrito el artículo que lo vi por casualidad actualizado hoy SOBRE EL SILENCIO DE LOS BUENOS referido al legado de L.Martin King Jr.


Mártir de la no violencia e inmolado por alcanzar la igualdad entre todas las razas y la justicia social también para los marginados de la sociedad de bienestar, Martin Luther King escribió un discurso tenido entre los clásicos por sus merecimientos en la retórica político religiosa y como ejemplo en la lucha por los Derechos Humanos que alentó sin desmayo hasta su brutal asesinato a manos de un sicario en 1968.

MLK ha dejado profundos pensamientos que alentaron su lucha por la defensa de los derechos civiles con métodos pacíficos que le habían inspirado Mahatma Gandhi y en cuanto a desobediencia civil Henry David Thoreau.

El pueblo boliviano está soportando las peores violaciones a sus derechos civiles en nombre de la democracia. Utilizando en forma perversa los votos obtenidos en sucesivos actos electorales planificados y ejecutados desde arriba, el partido gobernante se ha venido haciendo del poder total sin respetar la división entre el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial todavía presente en la ley de leyes.

La clase pensante constituida por su diversidad ideológica se ha erigido en portavoz de la mayoría racional que protesta y denuncia los atropellos sin conseguir ser oída porque son más los violentos, los incondicionales, los corruptos y deshonestos mientras los justos guardan silencio.

Engolosinados por las migajas que el régimen asistencialista reparte como mendrugos de pan, conservan la boca cerrada. “En Bolivia nadie se muere de hambre” repiten como antaño sin reparar que pan sin libertad es nada. Se ofrece pan y circo y quedan de lado la libertad de expresión con múltiples violaciones y torpezas, la de libre asociación puesto que se va poniendo tapujos al libre ejercicio de la política amenazando a sus líderes con la represión judicial que se ha vuelto cruel, encarnizada con la fuerza de un poder que no razona sólo arremete mientras la mayoría calla y deja hacer.

Van siendo sistemáticamente destruidas las instituciones excepción de la Iglesia Católica, que siendo blanco de los ataques oficialistas, remontó las críticas y trata de mostrar los ítems vulnerables del régimen como ser la permisividad con el narcotráfico, la tolerancia con los corruptos, la injusticia de los procedimientos para hacerse de todo el poder sin respetar la CPE en cuanto a los derechos ciudadanos. Lo triste de todo es que los buenos callan y con su silencio permiten que continúen los excesos.

Los pueblos del Oriente han iniciado una marcha pacífica desde Trinidad hasta La Paz, copiando el ejemplo del pastor baptista de Alabama, protestan por la explotación del gas y el petróleo que hasta ahora no les ha sacado de la pobreza, más al contrario se está intensivando la explotación de los recursos naturales sin dejar un beneficio en las comunidades originarias. Todo hace ver que la demostración de protesta no es del agrado del régimen y que hará lo posible por detenerla.

También Martin Luther King fue blanco del odio oficialista que trató de desacreditarlo, lo encarceló, sin lograr frenar la marcha que finalmente colmó el pleno centro de Washington, como una demostración ante el mundo de los negros pacifistas en demanda del fin de la segregación racial y de la injusticia apoyados por el gran católico demócrata que fue John Kennedy. Sus voces fueron escuchadas porque los buenos rompieron el silencio y apoyaron la justicia con el compromiso personal.

Fuente: Hoy Bolivia (Bolivia)

sábado, 22 de enero de 2011

cinco años de desgobierno en que se hizo todo lo posible para destruir la República y crear un Estado que no acaba de nacer (El Deber, SC)

El año que transcurrió entre el 22 de enero de 2010 y el 22 de enero de 2011 fue el primero del segundo periodo de gobierno de Evo Morales, pero el Presidente decidió que sea el primer año del primer gobierno del Estado Plurinacional.
Lo dijo cuando admitió que su partido “hizo trampa” a la oposición en el Parlamento para que él no termine su primer mandato hasta el último día, a fin de poder alegar que puede ser reelecto en 2014.
Por el momento, en lo que va de su “primer mandato”, las cosas se han complicado mucho y si no las mejora en los próximos tres años que tiene, le resultará difícil lograr la reelección. Al menos eso es lo que muestran las encuestas de estos días.
Hace un año, el presidente Morales reemplazó a algunos de sus ministros, en un remezón interpretado como un cambio profundo en el equilibrio interno. Ahora, el jefe de Estado habría decidido reponer a algunas figuras desplazadas en enero pasado, pero el escándalo del video sobre el soborno al terrorista Ignacio Villa Vargas habría venido a frustrar ese plan.
Aparte de ese detalle, este aniversario encuentra al Gobierno en medio de una grave crisis económica que empeoró desde enero del año pasado a tal punto que la inflación parece descontrolable y el Tesoro General de la Nación enfrenta un desequilibrio peligroso entre egresos e ingresos.
En el sector de los hidrocarburos, el año transcurrido permitió observar un cambio muy grande en la actitud del Gobierno hacia las petroleras. El mayor cambio fue la decisión de quitar a los pueblos originarios el derecho que les da la Constitución de objetar la ejecución de proyectos económicos que puedan afectar al medio ambiente. En una reunión realizada en Quito, los gobernantes del ALBA proclamaron que no piensan pedir permiso a los indígenas para gobernar.
Además, el Gobierno masista abrió nuevas áreas para las petroleras y les hizo pagos por impuestos excesivos. Pero el gesto que mejor reflejó el cambio de actitud gubernamental hacia las petroleras fue el discurso del presidente Morales cuando justificaba el llamado gasolinazo: dijo que las empresas necesitan recibir precios que les permita recuperar sus inversiones. Esta declaración provocó gran decepción entre los revolucionarios más radicales de su gobierno.
En junio del año pasado, YPFB anunciaba que debido al incremento de la demanda de gas natural de parte de Brasil y Argentina, lo que permite una mayor extracción de líquidos, era posible que el país deje de importar gasolina. Ahora, debido a la caída en el contenido de líquidos en la extracción, la perspectiva es que el país deba importar toda la gasolina que consume.
En el sector minero hay incertidumbre por errores cometidos por el Gobierno, como la eliminación del sistema de concesiones y la falta de un sistema sustitutivo.
La agricultura está dañada por las amenazas constantes y todo el sector productivo está en crisis.
Hace un año, el presidente Morales había dicho que su Gobierno se había dedicado durante cuatro años a la política y que había llegado el momento de la economía. Los hechos muestran que no cumplió.

jueves, 20 de enero de 2011

austeridad? Un cuento. Pobreza? Cuento Dos. Transparencia? Cuento Tres. Se gastó más de medio millón de dólares sólo en viajes. B.Mancilla

El presidente del Estado, Evo Morales Ayma, recibió alrededor de medio millón de dólares (Bs. 3.535.000) sólo por viáticos y gastos de presentación por sus viajes tanto al interior como al exterior del país de acuerdo a diversas publicaciones que se ocuparon de investigar las erogaciones que realiza el Tesoro General de la Nación (TGN), entre ellos, los 38 millones de bolivianos destinados el año pasado por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas para la gestión 2010 para este fin.

Todavía es un secreto muy bien guardado cuánto cuesta a al país cada viaje del Presidente y sus comitivas, es decir, viáticos y gastos de representación de sus acompañantes, movilización, alimentación, pasajes y viáticos de las “organizaciones sociales”, logística (banderas, amplificación, televisación, imagen corporativa y otros como sus tripulaciones y seguridad) en territorio nacional. Morales Ayma viajó a países lejanos como Irán, Corea, Japón, China, Sud África y otros como Suiza, España (donde contrató toda una plaza de toros) con frondosas delegaciones. Su avión Falcon de lujo cuesta $us. .8.000 en el aire, sin contar los costos de combustible, tasas de aeropuerto, tripulación y otros. Se sabe que el viaje presidencial a Japón costó $us. 200.000 sólo en transporte. Los ciudadanos, asimismo, pagamos al Presidente los gastos de alimentación, atención médica y medicamentos, alimentación, alquileres, comunicaciones y otros servicios, transporte, vestuario, asesores, seguridad y otros tantos en el Palacio de gobierno como en su residencia y aquellos lugares que visita.

El gobierno, al asumir la administración del país, declaró “austeridad” y como muestra Morales Ayma bajó su sueldo mensual a Bs. 15.000 y ordenó que ningún funcionario ganara más de ese monto. Al poco tiempo, el propio Morales Ayma firmó el Decreto Supremo No. 0400 que fue guardado en secreto. En éste se fijó los montos de viáticos por viajes al interior y exterior del país.

Evo Morales recibe 339 dólares por día para sus viajes al exterior. El año 2009 realizó 83 viajes con una media de tres días por viaje y recibió 84.411 dólares. Entretanto, realiza un promedio de 100 viajes al interior por año y, según el Decreto citado, recibe 522 bolivianos por día, o sea, Bs. 65.250 que ese año significaron cerca de 10.000 dólares. Es la cifra anual que se conoce y que supera los 90.000 dólares al año por viáticos y los 100.000 dólares al año por gastos de representación. “El presidente del Estado Plurinacional tiene gastos de representación cuando viaja al exterior y eso está normado” declaró a Radio Noticias el senador Eugenio Rojas.

Los presupuestos para viáticos, gastos de representación y “extras” para “altos funcionarios” del Estado aumentaron de 13,1 millones de bolivianos el año 2006 a 38 millones el año 2010, es decir, 24,9 millones de bolivianos más a un promedio de 6,2 millones de bolivianos por año.

Entretanto, el Órgano Legislativo, bajo el mando del vicepresidente, Álvaro García, presupuesto 71,6 millones de bolivianos para viáticos y gastos de representación con una media de 14,3 millones de bolivianos por año según consta en la página electrónica del Ministerio de Economía y Finanzas. Según la publicación “boliviadecide.blogspot.com” del 29 de septiembre del 2010, el año 2008 el régimen plurinacional destinó “casi el doble” del presupuesto en este rubro de la “etapa neoliberal”.

Todo lo anterior está referido tan sólo al presiente Evo Morales, sin embargo, tanto el Vicepresidente como ministros, viceministros, asesores y otros del gobierno central representan a los bolivianos inmensos gastos que no condicen con el 60 % de ciudadanos pobres y 30 % de bolivianos que viven en extrema pobreza y tampoco con las promesas reiteradas de austeridad realizadas en cada millonaria campaña previa al voto popular y motivo permanente de también millonaria propaganda efectuada en un frondoso aparato publicitario en prensa, radio y televisión pagado por el pueblo boliviano.

sábado, 15 de enero de 2011

sellaron su fin García y Gómez con la sangre derramada aquel 15 de enero de 1981. Selló su destino Evo al ordenar la masacre del 16 de abril de 2009.

Resulta que el 15 de enero de 1981 cuando García Meza y su brazo derecho Arze Gómez ejecutaron el asesinato de ocho dirigentes del MIR (Moviento de Izquierda Revolucionaria) cuando celebraban una reunión en un domicilio privado de Sopocachi, cuando todavía el olor a sangre se esparcía por doquier y los cuerpos estaban siendo retirados, se abrieron sendas disputas y discusiones entre los militares unos a favor de Meza y Arze "el país necesita mano dura para acabar con los comunistas que quieren destruir Bolivia" y otros en contra "ningún crimen justifica la masacre" y entre ellos estaban el General Suárez padre de uno de los asesinados, los camaradas de Reyes que era muy apreciado entre los Policías, dirigentes obreros como Camargo y estudiantiles cuya muerte violenta y torpe nada aceptó.

Aquel 15 de enero García Meza y Arze Gómez sellaron su destino. Marcó el fin de su efímero reinado y el comienzo de un nuevo amanecer para la democracia. Si llegaron al poder mediante un cruento golpe de estado el 17 de julio de 1980 masacraron obreros en las minas que se resistían a volver al trabajo despues de la huelga general decretada por la COB el día mismo del golpe, baño de sangre que empezó con los asesinatos en plena sede de la COB, cuando Marcelo Quiroga Santa Cruz y dos miembros más del Comité por la Democracia que asistían a una urgente reunión convocada por Lechín.

Convengamos que aquel 15 de enero, esto es 6 meses después de haber tomado el poder a la fuerza, cometida la masacre, el general quizo a toda costa deshacerse del segundo, lo mandó de comandante al Colegio Militar donde apenas estuvo unas semanas, porque los caballeros cadetes y sus padres, muchos de ellos también militares poco menos que lo echaron del recinto y quedó flotando en el aire, en cuanto a García Meza, tres meses después de la masacre de la Harrington o sea en Mayo 1981 Emilio Lanza comandante de los paracaidistas del CITE, Cochabamba, en una gran reunión de oficiales le planteó simple y llanamente "qué quiere usted Lanza", le había preguntado el dictador y la respuesta fue corta y contundente "que se vaya, carajo". Todavía resistió unas semanas en las que apresó a "los revoltosos y los expulsó a Ecuador" de allí pasarían a Buenos Aires donde pude encontrarles y mantener largas charlas durante tres días, no menos con Emilio amigo personal desde cuando Barrientos lo llamó a mi casa el día de mi matrimonio con Jenny Dabura, puesto que apadrinó la boda el 26 de junio de 1966.

Nueva rebelión de militares Natusch y Añez y Cayoja le obligó a devolver a los oficiales a sus unidades incluyendo Emilio Lanza y dejar el mando con una maniobra a su ministro del Interior Gral. Torrelio casi iletrado e incapaz que apenas duró unos meses manteniéndose con el mismo equipo de paramilitares y militares a quienes poco menos se les imponían los cargos de ministros y responsables del Gobierno hasta que no pudo más, nuevas presiones obligaron a Torrelio a dejar la presidencia en manos del General Vildozo que dispuso apenas de algunas pocas semanas para entregar el poder al legítimo ganador de las últimas elecciones generales que no fue otro que el Dr. Hernán Siles Suazo.

Pinochet selló su destino con la caravana de la muerte, que ejecutó por la vía sumaria a varias decenas de dirigentes obreros y estudiantiles y a algunos activistas sin otro currículum que haber caído en las celdas policiales los días posteriores al 11 de septiembre de 1973. García Meza selló el suyo el 15 de enero de 1981, y Evo Morales decretó su propia caída el 16 de abril de 2009 al ordenar personalmente la masacre de tres ciudadanos uno boliviano y dos extranjeros.

Y es que la sangre inocente persigue a los criminales. Ningún crimen puede justificarse en el mundo civilizado de hoy. Cuando en lugar de apoyarse en la Ley para castigar el delito, se acude a las armas, a la violencia al exceso de autoridad el resultado es la caída. Seres como Pinochet, García Meza, Morales Ayma no pueden dormir tranquilos porque la conciencia les estará remordiendo y recordando que llevan sobre sí la inmensa culpa de haber segado la vida y es que el mandato divino de "no matarás" está vigente, más que en unos códigos escritos en la conciencia acusadora.


viernes, 14 de enero de 2011

resulta que Villa "el viejo" no huyó porque se robó los 8.300 de La Torre, sino porque le dieron 31.500 "los tiras" otro capítulo del culebrón masista


No se trata de un error tipográfico sobre la novela de Ernest Hemingway, “El Viejo y el Mar”, sino de otra historia, cargada de ficciones, que ha captado la atención del país por más de un año y medio. Hablamos por supuesto de la telenovela Rozsa/Soza, que ahora acaba de emitir un nuevo capítulo con el video donde el ex testigo estrella del caso, Ignacio Villa Vargas alias “El Viejo”, recibe 31.500 dólares de manos de presuntos agentes de inteligencia en pago por su “actuación”. El fondo de la cuestión es el completo descrédito en el que caen, a raíz de esto, las declaraciones del “Viejo”, que sirvieron para el montaje inicial del caso y con las que se implicó a varias figuras dirigenciales de la oposición cruceña. Había resultado que Villa Vargas no se vendió simplemente por no devolver los 8.300 dólares que le debía al grupo Rozsa, de acuerdo a la versión del superfiscal con gorrita del New York Police Department (NYPD), sino por una cifra mucho más abultada. ¿Qué credibilidad puede tener el testimonio de un testigo sobornado? Esa es la pregunta fundamental que debe hacerse el país. Por supuesto, en realidad el video sólo viene a confirmar lo que el propio “Viejo” había confesado a fines del 2009, tras su fuga del país, en una conversación telefónica con el entonces diputado Wilfredo “Coco” Añez, actual alcalde de Cotoca. En ese diálogo, grabado por Añez, Villa Vargas reconocía que sus declaraciones habían sido parte de un montaje diseñado desde el poder, agregando que el hermano del vicepresidente -Raúl García Linera- habría estado ligado de alguna forma al grupo irregular. Todo lo cual reconfirma una vez más que este intrincado y sombrío caso sólo podrá ser esclarecido mediante una investigación internacional como la que ya reclaman Irlanda y Hungría en el seno de la Unión Europea.

notishots@gmail.com

jueves, 13 de enero de 2011

castigada por su pecado de curiosidad, la mujer de Lot se convirtió en sal...Dina Cohem Agrest de LN de BA compara FACEBOOK con el conventillo

Narra el Génesis que a quienes huían despavoridos de la ciudad de Sodoma, Dios les prohibió volver su cabeza y contemplar la gigantesca pira que consumía en sus llamas a quienes en su vida no lo habían pasado nada mal. Pero la esposa de Lot no resistió la tentación y giró su cabeza. Lo que vio, a ciencia cierta, no lo sabemos. Sí sabemos que, por desobedecer el mandato divino, se dice que ese Dios inmisericorde la convirtió en estatua de sal.Castigo aterrador que revela la carga transgresora que, desde los inicios de la historia humana, selló el deseo irrefrenable de espiar la vida de los otros.También sabemos que lo que vio, lo vio "en vivo y en directo", expresión acuñada, tal vez por esas ironías del lenguaje, para aludir a una realidad mediada por la imagen de una pantalla.Mientras que el filósofo político Guy Debord denunciaba en La sociedad del espectáculo , en 1967, que la imagen sustituyó a la vida social auténtica, en el despuntar del siglo XXI la imagen, voraz, fagocita la realidad.Entiéndase bien: con la irrupción a escala global de las nuevas tecnologías de comunicación, la imagen ya no es una representación de lo real sino que, más bien, la imagen agota la realidad misma. En el mejor de los casos, la realidad no es sino un apéndice atrofiado.El desplazamiento de la realidad por la imagen se acompañó de un proceso creciente aunque gradual de exposición pública, satisfaciendo con esa mostración tantas veces obscena aquel deseo primario de hurgar en las vidas ajenas que tan caro debió pagar la mujer de Lot. Exposición pública que, paradójicamente, siguió un itinerario de descorporalización de los vínculos humanos. Si retrocedemos en el tiempo, en el conventillo se mostraban amores y desengaños que hacían de sus habitantes testigos y testimonios de la vida que allí bullía. Esos inquilinatos eran también una suerte de red social, como lo eran el club, el barrio, el café de la esquina, todos ellos asentados en vínculos solidarios que albergaban penurias aliviadas de tanto en tanto por algún que otro gesto heroico. En esos escenarios se era testigo involuntario, cuando no se espiaba aquello que no debía verse, a sabiendas de que se corría el riesgo, más tarde o más temprano, de servir de blanco de la mirada ajena. Porque al igual que en las antiguas batallas donde se ofrendaba la propia vida, en esa fraternidad las pasiones y los enconos se dirimían cuerpo a cuerpo.Esa reciprocidad latente que doblegaba pero también igualaba con las leyes inapelables del azar tuvo su ocaso con la invención del reality show y del universo tinelliano , simulacros donde se es mirado sin mirar y donde se aspira a una fama cuyo precio es caer en gracia al espectador anónimo, pero dotado del poder omnímodo de premiar o aniquilar. No sólo eso: ya no es necesario espiar la vida de los otros porque son estos mismos otros quienes se ofrecen voluntariamente como piezas de exhibición, aun cuando sea a costa de mostrar lo más abyecto de la condición humana. Como si esa exposición no bastara, nuestra televisión autorreferencial y parasitaria repite esos simulacros hasta el cansancio, en una nueva mediación que aleja al espectador, todavía más, de esa seudorrealidad que fue gestada y parida ya degradada.Huelga decir que los vínculos fundados en la reciprocidad del conventillo fueron desterrados tanto del reality como de los escenarios tinellianos por la asimetría que exigen sus formatos. Y habrían de sufrir un nuevo giro con las redes sociales, multiplicadas en el ciberespacio, donde se pierde la carnadura de lo real que aquellos shows, pese a su ficcionalidad, no alcanzan a opacar. En los muros de Facebook (por nombrar sólo la red más difundida), el proceso de desmaterialización en la exposición de sí mismo -una marca de la cultura contemporánea- es legitimado cuando el internauta es invitado a confeccionar su propio perfil virtual. A diferencia de la ineludible espontaneidad del conventillo, Facebook permite la construcción de un perfil cuya veracidad no se puede confirmar y con él, la posibilidad de construirse otra identidad. Se exige, a lo sumo, la verosimilitud de esa autoimagen hecha pública, límite que puede hacer del muro de Facebook un arma perversa. Porque si es tan cierto que se es libre de soñar lo que nos plazca como que todos querríamos ser a veces quien no podremos llegar a ser nunca, la virtualidad ofrece la oportunidad de exhibir no sólo una imagen de sí idealizada, sino una vida inventada, una ilusión a conciencia fraguada. Lo que no estaría nada mal si las reglas del juego fueran transparentes, como quien lee una novela a sabiendas de que no es sino una ficción. Pero cuando no es posible distinguir entre lo que es y lo que parece ser, cuando un "amigo" puede ser un impostor, nos deslizamos hacia otra dimensión.En el mejor de los casos, como se trata de tener un millón de amigos, cuanto más atractivo parezca ese yo virtual, cuanto más adorne u oculte su insignificancia de carne y hueso, más sencillo será ganarse ese millón que destrona a las relaciones sociales genuinas. Y cuando no media impostura alguna, el perfil del usuario suele ser la consumación de un ejercicio narcisista a compartir en un intercambio que tiene mucho de curiosidad, algo de información y nada de esa verdad insustituible que marca la presencia real del cuerpo del otro. Ese espacio virtual de Facebook, sin embargo, todavía se construye con ladrillos propios de la realidad, como lo son las fotografías que se cuelgan del muro. Pero dado que toda tecnología es rápidamente opacada por lo novedoso, en ese proceso de desmaterialización progresiva ya irrumpieron los ciento cuarenta caracteres de Twitter.Esta aplicación reciente permite a sus usuarios estar en contacto en tiempo real con personas de su interés a través de mensajes de texto por medio de una simple pregunta: "¿Qué estás haciendo?". Pese a que su autoría es tan imposible de verificar como lo es el sexo de los ángeles, seguir a una celebrity alienta la ilusión de que uno comparte su intimidad, que es uno de los suyos, hermanados por esa lacónica cotidianidad. Puesto que ni siquiera requiere "amigos" (eufemismo que le presta cierta pátina de dignidad a ese negocio millonario que resultó ser Facebook), el microblogging vuelve realidad el sueño de "seguir" a Maradona o a Ricky Martin o al ganador de un Nobel: el seguidor se jacta de saber qué almuerza Maradona, qué film ve Ricky Martin o qué perfume usa quien obtuvo el Nobel, como si esos datos presuntamente fieles nos revelaran los gustos de un chef o de un crítico de cine o de unfashionista . Al tener (o creer tener) acceso a esos gestos minúsculos e intrascendentes que hacen a la vida de todos los días, se vive en la ilusión de que se comparte la intimidad de quienes, sin la bendición de una tecnología de alcance global, jamás estarían al alcance de tantos ilustres desconocidos. Inmersos en la cultura del "úselo y tírelo", en ese peregrinar cibernético se erigen, día tras día, nuevos ídolos de pies de barro a través de breves mensajes que obturan el tiempo muerto y, por su instantaneidad, liberan de todo ánimo reflexivo.Lejos de añorar un mundo sin pantallas, se trata de reflexionar en torno al uso que se hace de las tecnologías de la información -que, en sí mismas, no son ni buenas ni malas-. Twitter fue una bendición en Irán tras los resultados de unas elecciones sospechosas de fraudulentas que le dieron la victoria a Ahmadinejad, a través del cual se logró transmitir el descontento de los ciudadanos por los resultados eleccionarios. El gobierno fundamentalista contraatacó reduciendo el ancho de banda con el fin de impedir la difusión de las protestas, en una batalla cibernética en donde se jugaban el derecho de expresión y el libre acceso a la información. Pero no siempre la tecnología es orientada hacia objetivos tan excelsos: en la vida política nacional, su empleo parece acotarse a los consabidos alardes pugilísticos en una especie de cuadrilátero virtual, donde los breves mensajes, por su contundencia, pretenden dejar enknock out al circunstancial contendiente, obturando todo debate argumentativo en torno a ideas. Es cierto que, semejante a una epidemia, la tinellización ha contagiado a la política. Aunque lo ominoso parece desconocer cualquier límite: la misma tecnología pudo servir a fines siniestros al ser usada para propagar una "broma" brutal en el Día de los Inocentes cuando en un micromensaje se anunciaba mendazmente la recuperación de Gustavo Cerati de su coma profundo.El ciberespacio -a través de la creciente gama de dispositivos diseñados para ese fin- invita a un tiempo sin discontinuidades, en el que vivimos hiperconectados y donde nuestro cuerpo ha pasado a ser una terminal orgánica de la gigantesca maquinaria de la Red: cada gesto del usuario -subir un video, una foto, un texto- asegura que lo que piensa, vive y hace será compartido por otros usuarios, visibilizando su intimidad y perdiendo el anonimato. De forma inercial, se adopta cada nueva tecnología, a menudo sin atender a los riesgos potenciales que entraña una vida privada hecha pública: desde empleados despedidos por pedir licencia por presuntas enfermedades desmentidas prontamente por videos vacacionales subidos a la Red hasta niños y jóvenes capturados por las redes de pederastas que operan en la aldea global. Por añadidura, las redes sociales propician un universo digital que exonera del compromiso sellado con la presencia del otro, albergando bajo sí desde los acosos privados devenidos públicos hasta las denuncias infundadas, desde la difusión de la intimidad hasta la banalización del dolor. En la infinitud del ciberespacio nos entregamos dócilmente a esa cultura del espectáculo tan efímera como intangible que se despliega en la asepsia virtual, sin darnos cuenta de que esos simulacros canibalizan lo real y, en ese gesto, nos canibalizan a nosotros.© La Nacion

miércoles, 12 de enero de 2011

el apoyo de que gozaba está menguando. por calles y plazas sólo se escuchan críticas y reproches a Evo por su desprecio al pueblo y su soberbia LP.LP

Repudio al gobierno soberbio y déspota El Gobierno salió al frente de las encuestas para criticarlas y restarles credibilidad porque considera que no reflejan la opinión del pueblo, después que los diarios del Grupo Líder publicaron los resultados obtenidos por la empresa Captura Consulting y que reflejan un fuerte rechazo de la población de cuatro ciudades del eje a la gestión del presidente Evo Morales y su Gobierno.

Nunca antes la credibilidad del Mandatario, del Vicemandatario y sus ministros estuvo tan baja como ahora, debido, en gran parte, a la equivocada decisión de elevar el precio de los hidrocarburos a niveles sin precedentes y luego revocar la medida por la rebelión que amenazaba agudizarse en todo el país, con efectos impredecibles.

Los esfuerzos gubernamentales por echar la culpa de esa reacción a partidos opositores, a la derecha oligarca y a los intentos desestabilizadores fueron inútiles, como inútil es el intento oficialista de echar sombras a las encuestas para desprestigiarlas. Basta salir a las calles, hablar con la gente y encontrar, cuando menos, expresiones de desencanto por la gestión que realiza el Gobierno.

Los medios de comunicación, incluyendo La Prensa, desde sus páginas editoriales, han señalado frecuentemente los errores que cometían las autoridades para que corrigieran y mejoraran su gestión administrativa y su imagen. Sin embargo, la respuesta gubernamental ha sido el desprecio y la soberbia o la acusación infundada de que los medios son sus enemigos.

Se advirtió constantemente que por dedicarse a la persecución de opositores políticos y buscar mecanismos para deshacerse de ellos, como Joaquino, Cossío, Fernández y otros, se estaba descuidando la administración del país y se quiso barnizar la ineficiencia aferrándose a pregonar que las reservas estaban creciendo como no lo habían hecho jamás. Se criticó la política petrolera para que se empezara a trabajar en serio, se señaló la nacionalización de los hidrocarburos como un eufemismo y ahora se sabe que las empresas extranjeras que operan en el país estuvieron a punto de recibir 57 dólares por barril de petróleo explotado cuando su costo de producción está en aproximadamente cinco dólares. Se alertó sobre la falta de seguridad jurídica que ahuyenta las inversiones, sobre la necesidad de que se restablezca la presunción jurídica de inocencia y el debido proceso a los acusados, sobre la ausencia de la necesaria independencia de poderes o de las violaciones a la libertad de expresión y a los derechos humanos, pero nada se tomó en cuenta.

Las consecuencias de ese desprecio, de suponer que las cosas se están haciendo bien, de pensar que todos los sectores aliados están o deben estar de acuerdo con lo que el Gobierno hace o si no son traidores; el creer que todo el que critica es derechista, oligarca o enemigo, son los resultados no de las encuestas formales y científicas, sino de lo que se advierte en las calles, mercados, oficinas y donde se vaya a conversar con los hombres y mujeres corrientes.

El presidente Morales y su Gobierno deben analizar su gestión y hacer profundas reflexiones y autocríticas, y buscar las soluciones adecuadas para evitar que todo el apoyo popular que en algún momento habían capitalizado continúe bajando por un tobogán.

martes, 11 de enero de 2011

cuántos juicios tiene Evo por "nacionalizaciones" y confiscaciones? 18 y pronto vendrán los embargos, los intereses y cierre de las cuentas de Bolivia

ALGO QUE SUCEDERÁ EN BOLIVIA DENTRO DE POCO HA COMENZADO EN VENEZUELALOS DUEÑOS DEL CAPITAL NO PERDONAN. PUEDEN ESPERAR PERO NO PERDONAN
No podrá vender Citgo (*) como planeaba. Le incautarán tres refinerías, las gasolineras y varios barcos petroleros.Como a todo rufián, a Chávez se le acaba de descubrir porque trataba de vender Citgo, con el pretexto de que no rendían. Lo cierto es que ya sus abogados le habían avisado que estaba por perder la demanda interpuesta en su contra por unos inversionistas a los que el gobierno chavista se había negado, desde el 2005, a pagarles una deuda de bonos de Bandagro, pero la cosa le salió mal y hoy afronta una crisis que lo dejará con ocho mil millones de dólares menos para subvencionar a sus títeres y su proyecto comunista a nivel continental. El golpe es contundente y directo al hígado.Una Corte Federal de los EEUU falló a favor de esos inversionistas.Después de una batalla legal de seis años una corte federal decidió esta semana que Venezuela debe abonar una deuda de $8 mil millones en bonos o, en caso de no pagarlos, afrontar la incautación de sus propiedades a nivel nacional, entre ellas las gasolineras de Citgo en los EEUU. Este proceso legal se inició cuando el Gobierno de Venezuela fue demandado en 2005 por un grupo de inversionistas de Ohio, que afirmó que el Presidente Chávez y su gobierno, “se negaron a realizar el pago de los bonos, a pesar de la certificación y garantías por parte de la tesorería venezolana”.Chávez en su soberbia y brutalidad se ha gastado más de 40 millones de dólares de los venezolanos, contratando a cinco firmas de abogados que han venido peleando en los tribunales norteamericanos durante los últimos cuatro años; pero esta batalla terminó esta semana cuando una decisión dictada por el Juzgado Sexto de Circuito de Apelaciones, le cerró la puerta a la apelación de Chávez, de forma unánime. Los 23 jueces de la corte de apelaciones dieron un pulgar hacia abajo al esfuerzo de Chávez para llevar el caso hasta la Corte Suprema de los EEUU.El abogado del grupo inversor, David Richards, espera una orden formal en las próximas semanas para iniciar las acciones de incautación de activos de Venezuela en los EEUU. Se incluyen las estaciones de gasolina de Citgo, tres refinerías de la Costa del Golfo y una flota de petroleros atracados en Houston.(*) Citgo Petroleum Corporation es una empresa refinadora de petróleo y comercializadora de gasolina, lubricantes y petroquímicos en los Estados Unidos. Se trata de una de las principales empresas de su clase en dicho país, siendo la mayor filial de la estatal venezolana PDVSA fuera del territorio venezolano, Su capital es íntegramente venezolano.Nuevo Acción – Miami

emotivo escrito de Pablo Dermisaky a Joaquín Aguirre una amistad de 60 años

Conocí a Joaquín Aguirre en París, en 1952, en un encuentro que resultó como el de dos viejos amigos que se conociesen y compartiesen valores comunes en espacios importantes de sus vidas. Desde ese momento trabé con él una amistad cordial que se prolongó durante 60 años, gracias, en gran parte, al espíritu abierto de Joaquín, que lucía un entusiasmo contagioso por la vida en sí y por lo que hacía.A partir de una tarde de junio de 1952 en que nos despedimos en la Gare d´Austerlitz, nuestros encuentros fueron muy esporádicos, en lugares tan disímiles como Nueva York, Santa Cruz o Cochabamba; pero en cada encuentro se renovaba el afecto de nuestra amistad con la alegría de compartir momentos, experiencias y propósitos.Joaquín era optimista, cálido y seductor. Era el tipo de triunfador a quien todo le sale bien porque lo hace bien. Su vida estuvo signada por el éxito; un éxito no deparado por la buena suerte ni por la casualidad, sino por la firme voluntad de hacer, de emprender y de culminarEste hombre polifacético se distinguió en diversas actividades: fue literato, escritor, historiador, biógrafo, dramaturgo y empresario. Su obra escrita más relevante la dedicó a la historia, desde su primera novela, “Más allá del horizonte”, pasando por “Guano Maldito” y “Guerra del Pacífico.- Pacto de Tregua con Chile de 1884”, dos libros imprescindibles en el estudio de la Guerra del Pacífico.Aguirre es un historiador comprometido. “Comprometido” en la valoración de los hechos dentro del contexto en que ocurrieron. En este sentido puede parecer a algunos que su obra excede a la del historiador, porque no se limita a la relación “objetiva”, imparcial de los acontecimientos en lenguaje académico, aséptico, como corresponde a los puristas de la historia, sino que emite juicios contundentes que caen como mazazos sobre la memoria de hechos y de protagonistas.“La Patria Grande”, por ejemplo, (2004), es un libro amargo, escrito en un lenguaje que desnuda las pequeñeces que frustraron la construcción de proyectos como el soñado por Bolívar en el Congreso de Panamá o de los que pudieron nacer sobre la base del Virreinato de La Plata y de la Confederación Perú-Boliviana, ideales que abortaron porque los actores de esos momentos históricos no estuvieron a su altura, sino que los subordinaron a sus propios intereses. Desfilan en el libro de Aguirre con nombres y apellidos, villanos convertidos en “héroes” por la mediocridad del ambiente y de las circunstancias en las que se movían.Es probable que algunos historiadores no aprueben ese lenguaje descarnado. Sin embargo, el estilo de Aguirre devela para el lector común el lado oscuro de la historia que está ausente, cuando no oculto, en otros libros. Su legado es pues amargo, pero sincero.

domingo, 9 de enero de 2011

la existencia del disenso es sinónimo de buena salud, de un cuerpo social saludable, al contrario del autocratismo que obliga a obedecer al caudillo!

El disenso es pues parte del derecho a la libre expresión del pensamiento, y sólo cuando se puede expresar sin temor a represalias, hay democracia.

Uno de los pilares fundamentales de un sistema democrático es el respeto a los derechos humanos. Uno de ellos es el derecho a disentir y a protestar. En ejercicio de ese derecho, varios sectores de la población salieron a marchar tras el gasolinazo del presidente Evo Morales.

La población rechazaba la medida económica del Gobierno demandando se la revirtiera. Su movilización consiguió su objetivo, pues el presidente Morales anunció el 31 de diciembre la abrogación del Decreto 748.

Tras la medida, la calma volvió al país, pero casi de inmediato senadores, diputados del Movimiento al Socialismo (MAS) e incluso autoridades de Gobierno aparecieron en los medios de comunicación anunciando procesos contra las personas que organizaron las movilizaciones, arguyendo que traicionaron al proceso de cambio del Gobierno.

Es más, el Vicepresidente, en un programa del canal de Tv estatal, fustigó duramente a los dirigentes sindicales de las organizaciones que marcharon acusándolos de instrumentos de la derecha y de que las movilizaciones habían sido financiadas por la oposición.

Parece que dirigentes del MAS no entienden que el concepto del derecho a disentir no es otra cosa que el derecho que se tiene de apartarse de la opinión de otros. Se puede diverger de la opinión, posición o acción de personas o grupos en aspectos comunes.

La capacidad que tenemos los hombres de diferenciarnos en maneras de pensar refleja una condición inherente al ser humano: nacer libres y vivir en libertad.

El Gobierno y la gente del MAS debe entender que podemos diverger de una mayoría o una minoría sobre temas concretos dentro de materias como política o religión, que por lo general son bastante controversiales. Pero, sin lugar a dudas, el derecho a disentir tiene importantes vínculos con los componentes de la democracia, el pluralismo y el derecho de las minorías o incluso la lucha de las mayorías contra posiciones doctrinarias de minorías dominantes o que controlan el poder.

Por ello es inaceptable la postura de algunas autoridades y militantes del MAS de anunciar juicios contra quienes no están de acuerdo con la política y medidas que aplica la actual administración gubernamental. El tratar de difundir temor para coartar el derecho a disentir es propio de administraciones totalitarias y no democráticas.

Debemos entender el derecho a disentir como aquel que ampara —bajo el espíritu de las leyes y del estado de derecho— la posibilidad de discrepar y manifestar desacuerdo en el debate público que genera una sociedad democrática.

El disenso es pues un derivado natural del derecho a la libre expresión del pensamiento, y sólo cuando se puede expresar públicamente sin temor a represalias, hay democracia. El derecho a disentir es, por tanto, un valor básico enmarcado dentro de la libertad.

Ahora bien, en lo que no estamos de acuerdo es que si bien existe el derecho a disentir, no se lo puede hacer con actos vandálicos como los que se produjeron contra instituciones públicas, privadas y sindicales. Deberán ser las instituciones afectadas las que inicien los procesos contra los responsables de los respectivos destrozos y, en el marco de lo que establece la norma, individualizando las acciones.

El respeto a los derechos forma parte de los cimientos en la estructura de los derechos; su consolidación, mejoramiento, ampliación y promoción son pilares que se debe desarrollar a futuro, siempre y cuando el respeto esté garantizado por el Estado. (Texto: diario La Prensa, LP, BOLIVIA)

sábado, 8 de enero de 2011

el periodismo y la sociedad en alerta ante amenaza de una Ley de Medios con duras sanciones contra los periodistas. Diario La Prensa. LP

El Gobierno amenaza ahora con una Ley de Medios que reemplazará a la Ley de Imprenta y comprenderá nuevas sanciones contra el periodismo.

La libertad de expresión es el blanco preferido del Gobierno contra la cual dispara toda su artillería “legal" con el supuesto propósito de acallar a los medios de comunicación y, de esa manera, eliminar uno de los factores críticos de los errores de las autoridades nacionales.

Al Gobierno de poco le sirvió su estrategia inicial de querer controlar por el miedo a medios y periodistas con ataques verbales de altas autoridades y agresiones físicas a periodistas y a predios periodísticos por grupos de choque de movimientos sociales oficialistas. Fracasó al tratar de desprestigiar a la prensa ante los ojos de la opinión pública sindicándola de ser el principal “enemigo" del Gobierno y estar al servicio de la oposición.

Por el contrario, esa hostilidad y la labor periodística, alejada de consignas partidistas y de ideologías políticas, acompañada de críticas constructivas y sinceras a los errores gubernamentales para que éstos sean corregidos, llevó a los medios a ubicarse en el primer lugar de las instituciones más creíbles del país. Ello causó indignación en sectores del poder que, después de haber logrado el control de todo lo que pudieron, ahora pretenden hacer lo mismo con los medios de comunicación.

Y en esta tarea está recurriendo al expediente de aprovechar la sumisa mayoría parlamentaria de la que dispone para aprobar leyes que amordazan la libertad de expresión y convierten a los periodistas en censores de la sociedad, papel oprobioso que jamás antes se les había endilgado.

Ése es el caso de la Ley sobre Régimen Electoral que establece sanciones económicas a los medios no autorizados por el Tribunal Electoral que realicen publicidad de los candidatos a cargos electivos en el Órgano Judicial, además de otras prohibiciones que violan la libertad.

Peor es el caso de la Ley de Lucha Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, con su respectivo reglamento recientemente aprobado, con sanciones de cárcel para periodistas o el cierre indirecto definitivo de medios de comunicación. Si bien el reglamento dice que no se cerrará medios, establece la suspensión de su funcionamiento entre 150 y 360 días calendario, en los que no recibirá ni un solo centavo, pero deberá pagar todas sus obligaciones administrativas, laborales y contractuales. Ningún medio impreso, radial o televisivo, podrá sobrevivir a semejante sanción y deberá declararse en quiebra con el consiguiente despido de sus trabajadores.

Es más, será una institución gubernamental la encargada de “iniciar el procedimiento sancionatorio sin intimación previa", que es lo mismo que poner al ratón a cuidar el queso porque será “a su enemigo" al que deberá juzgar y sancionar.

El Gobierno amenaza ahora con aprobar una Ley de Medios, que reemplazará a la vigente Ley de Imprenta que, según la Ministra de Justicia, comprenderá nuevas sanciones contra el periodismo. Ésta constituye una confesión de las intenciones gubernamentales de castigar a la prensa por realizar su trabajo con independencia.

El periodismo y la sociedad deberán estar alerta ante tales propósitos de seguir afectando la libertad, que es el máximo sostén de la democracia.

martes, 4 de enero de 2011

en auxilio de nuestra afirmación viene El Dia con su editorial "no hay crimen perfecto" a propósito del asesinato de tres personas en SC


El gran problema para Evo Morales es haber admitido públicamente que él fue quien dio la orden de meter bala aquella madrugada del 16 de abril de 2009 en el hotel Las Américas.

Producto de la intervención policial murieron tres ciudadanos europeos, con familia, con un Estado al que le pagan para proteger a sus ciudadanos (no al revés, como en Bolivia) y con un aparato supranacional como la Unión Europea que, entre otras cosas, no puede permitir que anden matando como a cucarachas a los habitantes que portan un pasaporte que representa a 27 naciones.

En Irlanda, en Hungría y en Croacia saben muy bien que lo del hotel Las Américas fue un crudo ajusticiamiento cometido por fuerzas policiales bolivianas que dispararon a mansalva contra Eduardo Rózsa, Árpad Magyarosi y Michael Dwyer. Numerosas voces oficiales de aquellos países se han pronunciado al respecto y le han exigido al Gobierno boliviano una investigación imparcial sobre lo que las autoridades nacionales calificaron como una célula terrorista-separatista, que supuestamente tenía intenciones de asesinar al presidente y a otros dignatarios.

Incluso un representante de la Unión Europea solicitó que
los resultados de las autopsias practicadas a dos de las víctimas en sus lugares de origen, donde están en marcha sendos procesos judiciales, sean tomadas en cuenta dentro de la investigación que se había iniciado en Bolivia. La respuesta del Gobierno fue un rotundo rechazo mezclado con abundantes dosis de soberbia y chauvinismo.
Videos, fotografías e innumerables evidencias demostraron después que la versión oficial sobre el caso terrorismo era muy débil y en todo caso pesaba más la tesis del complot gubernamental para criminalizar a cientos de dirigentes cívicos, empresarios y líderes políticos de Santa Cruz y destruir no sólo el proceso autonómico nacido en la región, sino también amilanar definitivamente al departamento más pujante y con mayor proyección nacional.

Que ahora se divulgue un cable diplomático a través de esa herramienta denominada WikiLeaks, que confirma todas las versiones que jamás le otorgaron credibilidad a la tesis gubernamental, no es ninguna coincidencia. Es una señal clara de que la verdad siempre termina por imponerse, por más que los poderosos de turno sean expertos en imponer
sus mentiras.

Lo que afirma la Embajada de Estados Unidos, basado en una fuente de alto nivel, es la constatación de que el “Caso Rózsa” fue una farsa de principio a fin, planificada y perpetrada por los servicios de Inteligencia de Bolivia al amparo de las más altas cúpulas políticas del Gobierno. Es una ilusión pensar que esa verdad prospere en las actuales circunstancias políticas del país, donde la mitad está comprada y la otra parte amedrentada por un régimen abusivo e inescrupuloso.

El problema, decíamos al principio, es que esa verdad está siguiendo su curso normal fuera de nuestras fronteras, allá donde no hay cargo, poder ni dinero que pueda comprar la justicia; allá donde ni siquiera Pinochet pudo escapar, allá donde saben que, con relación al caso Rózsa, el único que ha confesado es el señor Presidente.Lo que afirma la Embajada de Estados Unidos, basado en una fuente de alto nivel, es la confirmación de que el “Caso Rózsa” fue una farsa de principio a fin, planificada y perpetrada por los servicios de Inteligencia de Bolivia al amparo de las más altas cúpulas políticas del Gobierno.