Páginas vistas en total

jueves, 22 de junio de 2017

Evo se desdobla cuando Obama decía blanco, Evo decía negro, ahora cuanto Trump dice blanco, Evo replica negro. en cual de los evos vamos a creer? la cumbre, es la cumbre de las contradicciones del Jefe del Estado, convoca a "ciudadanía universal a través de la persecusión y el acoso político" lo dice Tuto Quiroga en contacto con la Red Erbol

El expresidente Jorge Tuto Quiroga tildó de contradictoria la propuesta de ciudadanía universal lanzada por el Jefe de Estado a la cumbre de Tiquipaya, porque “el gobierno del MAS generó la mayor expulsión de políticos opositores marca Evo Morales, quienes se vieron obligados a salir de Bolivia sin papeles, debido a la persecución política”.
 
“¿Evo hablando de ciudadanía universal? ¿Que podamos transitar libremente todos los ciudadanos sin fronteras? Este el gobierno que ha expulsado por persecución política, a la mayor cantidad de bolivianos en la historia de Bolivia. Ni las dictaduras militares han generado gran cantidad de asilados y refugiados marca Evo Morales”, declaró a Erbol.
 
Señaló que la actual “cumbre  sobre ciudadanía universal, es una cumbre de las contradicciones de Evo Morales” porque fue el presidente que ha incentivado a la ciudadanía universal, pero vía persecución política. Puso de ejemplo a Roger Pinto que tiene papeles en  Brasil, Mario Cossío en Paraguay y otros que gestionaron refugio en España, Perú, Colombia, México y Estados Unidos.
 
Dijo que la persecución de Evo Morales obligó a muchos bolivianos hacerse ciudadanos universales, por tanto, la propuesta de “ciudadanía universal” debe herir la sensibilidad ciudadana porque con esa persecución logró destruir familias bolivianas para ponerse a buen recaudo de “la persecución cruel y sañuda de Evo Morales”.
 
Observa que Evo Morales “es el alumno perfecto de la pseudo-ideología chavista” que le pone el libreto en función del elemento ordenador: Qué propone Estados Unidos para que me oponga. Si Bush y Obama proponían acuerdos comerciales, era antiglobalización. Y si Trump quiere derogar los acuerdos comerciales con México, con Centroamérica, con Perú y Chile, ahora es pro-integración humana.
 
Lamentó que Evo Morales desnude enormes contradicciones por su anti-americanismo rabioso, porque quien lideraba antes las cumbres antiglobalización eran Hugo Chávez y Evo Morales. En Mar del Plata, decían “ALCA, el Acuerdo de Integración Comercial entre los pueblos, al carajo y lo defenestraron”.
 
Indicó que todo es una paradoja, porque ahora que Donald Trump, que es anti-integración comercial, anti-integración humana, porque quiere deportar a ciudadanos de Estados Unidos, ahora Evo Morales se vuelva pro-globalización, pro-integración, cuando antes era anti-globalización y por eso Bolivia perdió las preferencias arancelarias con EEUU y la oportunidad de negociar con Europa.
 
Observa también incoherencias a la defensa del Acuerdo de París sobre cambio climático, cuando saboteó el Acuerdo de Copenhague, así que como cuando habla de proteger a la Madre Tierra, insiste como ningún presidente boliviano en construir una carretera  destruyendo la reserva natural del TIPNIS.
 
“Una cosa es su discurso que encaja con su plataforma internacional y otra es la realidad y dentro esa plataforma internacional está claro que cuando Obama decía blanco, Morales decía negro y cuando Trump dice negro, Evo dice blanco. A cuál Evo Morales creer”, ironizó.

lunes, 19 de junio de 2017

abuso y manipulación de la Justicia es el método de las 5 dictaduras que aún subsisten: Cuba, Bolivia, Venezuela, Ecuador y Nicaragua con el mismo método copiado, plagiado y cooperante (entre ellos) lo revela Carlos Sánchez refiriendo el caso boliviano como ejemplo de su dictadura.


Dictadura en Bolivia: Control de la justicia con plagio y corrupción



domingo, 18 de junio de 2017

Carlos Mesa lacera el alma cuando se refiere a todas las formas de machismo que en Bolivia y en Latinoamérica se ceban en los cuerpos de mujeres de toda edad y condición. condena del machismo y de los machos que utilizan a la mujer especialmente.

Macho, muy macho. Más macho aún si ella está a mi merced. La mujer como objeto de uso. Objeto de descarga en realidad. ¿Dónde? ¿Quién? ¿Por qué? Bebés violadas, niñas violadas, preadolescentes violadas, adolescentes violadas, jóvenes violadas, adultas violadas. Hijas, hermanas, primas, sobrinas, madres… No salgas que te puede pasar cualquier cosa. No te quedes que te puede pasar cualquier cosa… No nazcas que te puede pasar cualquier cosa… Sociedad de machos, dominada por machos.
Más de mil feminicidios en los últimos diez años, el mayor índice de violencia de género de América Latina (cifras de la OPS, 2014), niveles de impunidad que indignan, culpabilización directa o indirecta de las víctimas, procesos en los que la “solidaridad” masculina encubre, dilata, esconde y olvida. Vivimos un incremento de la violencia en todos los ámbitos, cierto, pero con porcentajes abrumadoramente superiores de mujeres de todas las edades que sufren agresiones en todas sus formas, desde el acoso hasta la muerte.
No se trata de un fenómeno nuevo, es una vieja tara que hemos heredado de tiempos ancestrales. Lo que hoy ocurre, y esa es la única buena noticia de todo este horror, es que la acción valiente de activistas y organizaciones de mujeres de diferente signo han logrado, por fin, sensibilizar a la sociedad a través de una visibilización que ha hecho que los medios se tomen en serio el tema y lo coloquen entre lo prioritario en su tratamiento informativo. La cortina comienza a descorrerse y lo que vemos es un espejo que refleja imágenes espantosas de una comunidad que padece de una severa patología.
Hemos alimentado desde que tenemos memoria la lógica de “me pega porque me quiere”, la de la sujeción. “¿Por qué la has pegado?” “Ella sabe porqué”, respuesta acompañada de una sonrisa cínica. En la construcción de nuestra mitología, la presunción de que hubo una sociedad ideal en el mundo indígena originario, ocultó y aún pretende negar que el machismo es una de sus características. El discurso de la complementariedad de la pareja se enfrenta a una realidad en la que el ejercicio de la violencia física y psicológica fue y es un ejercicio común. A ese escenario se suma el pasado de la conquista y la colonia, que estableció una relación carnal violenta, funcional a los deseos y completamente alejada de la construcción de una idea de familia. Un padre que tiene hijos “en” varias mujeres, en varios vientres se podría decir. Lo que ocurra con los hijos de “esos vientres” es asunto de quienes los poseen, no de los hombres y la actividad incesante de sus falos. ¿Familia? La teoría del núcleo familiar estable se redujo a un pequeño porcentaje de la sociedad. Esa saga continuó con los patrones de hacienda y se deslizó sin ninguna solución en el mundo urbano, en el siglo XX y XXI. La combinación de estos referentes históricos fue terrible y ciertamente no se resuelve con la retórica idealizada o condenatoria de un todo fundido y mezclado.
Más allá del viejo debate sobre los instintos aguzados por la testosterona o de la evidencia general de la ventaja física del hombre sobre la mujer, lo evidente es que estos elementos se agregan a la forma en que se ha construido nuestra sociedad. El problema es estructural. No es la ley, es el comportamiento colectivo, es la deformación de raíz que tenemos desde nuestra infancia, con un incremento demencial del acceso a todas las facetas más oscuras y brutales de lo humano que trastornan la relación entre realidad y ficción, que han roto la línea entre el comportamiento y los límites que marcan la división ética entre lo que se debe y no se debe hacer. Tiene que ver con el respeto, con la percepción imprescindible de que el límite de mi libertad es la libertad del otro, la esencia de mi humanidad es la comprensión de lo que es humanidad expresada en otro ser diferente pero igual, cuya vida es tan sagrada como la mía. Educados como estamos, seguros de que nuestras acciones no tendrán consecuencias, nos olvidamos de lo más importante, la construcción de un nuevo escenario social que forme en el respeto y la igualdad, que prevenga y que, obviamente, castigue.
Si constatamos que la seguridad y la vida de una mujer corre tanto o más riesgo en el seno de la familia que fuera de ella, es que la enfermedad es profunda. Si una mujer vejada y violada tiene que duplicar su vía crucis después de haber sido abusada, es que la sociedad está negada a la justicia y a la búsqueda de igualdad. El respeto a la mujer no viene dado, se lucha, se conquista, se arranca y parte de esa tarea nos toca a todos, pero especialmente a padres y madres. “¡Ni una menos!” es un grito desgarrado al que hay que responder desde nuestra posición injustamente privilegiada de hombres, para aprender —aunque parezca una verdad de Perogrullo— que ellas son seres humanos, no objetos de uso y de cambio, no apéndices de nuestra locura.

El autor fue Presidente de la República
http://carlosdmesa.com/ 
Twitter: @carlosdmesag

miércoles, 14 de junio de 2017

encontró Alvaro Riveros la expresión cabal "fuga en cocaricóptero" refiriéndose al helicóptero en el que Coca huyó de Arapata Yungas dizque para salvar "su pellejo" de la turbulencia que se produjo por su presencia para "socializar la Ley de la Coca que no convenze a los cocaleros pacenos" entre la risa y el llanto.


Fuga en Cocaricóptero



lunes, 12 de junio de 2017

nuevamente sube la marea, la agitación y recrudecen apuestas ante el propósito de reelección de Evo. nada bueno saldrá de la confrontación verbal contra Chile asegura Paz Zamora que repone la vigencia del MIR, lo cierto es que nuevos elementos animan el momento político boliviano, dice Olmos en su columna de El Deber.


Crece la marea


El ambiente político boliviano empieza a agitarse de nuevo y anuncia un recrudecimiento de apuestas contra el propósito reeleccionista del presidente Evo Morales y la mirada puesta en los comicios generales dentro de dos años. A los pronunciamientos periódicos de organizaciones políticas se ha sumado estos días el del MIR, cuyo jefe nacional, Jaime Paz Zamora, vino a Santa Cruz y afiló las espadas para la lid. Entre las más aceradas figuran la justicia y la administración de los recursos del Estado, con acento en las oportunidades ignoradas para una gestión que pudo haber dejado huellas perennes. 

Con la recuperación de la identidad política de su partido ante el CNE en puertas, Paz Zamora cree que nada bueno saldrá de la confrontación verbal con Chile. Al reiterar que “La Haya no nos dará mar”, dice que la fase tras el fallo del tribunal de justicia será la negociación. Al igual que muchos especialistas, cree que la mesa para trabajar está lejos de ofrecer condiciones indispensables para un diálogo de esa trascendencia.

Al presentar una obra con apuntes sobre la historia de su partido (La hazaña de la esperanza), escrita por Susana Seleme Antelo y Rolando Aróstegui, el expresidente destacó dos vertientes con las que Bolivia rompería su dependencia de los puertos chilenos. Ilo, en el sur de Perú, que ya está empalmado por carretera hasta el Desaguadero, pero aún sin la infraestructura de un puerto marítimo, y Puerto Busch, la conexión atlántica que ofrece a Bolivia, con acuerdos de libre navegación suscritos hace un cuarto de siglo con Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, la posibilidad de abrirse al comercio atlántico de manera soberana. “Con inversiones equivalentes a poco más de la mitad de lo gastado en el teleférico de La Paz, se podría haber construido una infraestructura portuaria moderna y una carretera asfaltada desde Puerto Suárez”, dijo a su audiencia. El trasfondo es saber cómo fue administrada la bonanza histórica de los precios de las materias primas. 

En otro punto, que repercutió como un desafío, planteó al presidente escoger a los 100 mejores jurisconsultos nacionales y proponerlos al Legislativo para designar al Poder Judicial. “Él mismo los designaría, pero nosotros y todo el país estaríamos vigilantes a las designaciones”. El guante que lanzó el 6 de junio no ha tenido respuesta todavía. 

jueves, 8 de junio de 2017

cinco mil millones de dólares necesita el Tesoro para sueldos a la burocracia. se ha crecido tanto, que ningún dinero alcanza. lo dijimos antes "la burocracia tumbó al MNR, la burocracia tumbará al MAS".


Aparato estatal insostenible

Se ha anunciado un ambicioso plan para reducir los trámites en diferentes reparticiones públicas. Existe una lista de ministerios, oficinas y papeleos que enfrentarán algunos cambios, con el fin de simplificar, reducir y en muchos casos llevar a la red internet las gestiones que hacen los ciudadanos y que los obliga a hacer innumerables colas, lidiar con esperas y malos tratos de funcionarios muy afectos a estropear y chantajear a la gente, que paradójicamente paga su salario con las contribuciones que hace.

Un poco tarde para iniciar este proceso que debió ser incluido dentro del programa de “descolonización”, pues si hay algo que aprendimos y lo- hicimos muy bien los que vivimos de este lado del “charco”, es a complicar las cosas y especialmente a rodearlas de mala fe, corrupción y abuso, todo resumido en el concepto de burocracia.

De cualquier forma hay que celebrarlo y animar al Gobierno a que siga haciendo reformas para que el sector público se convierta en un facilitador de la vida de los bolivianos, para que deje der un torturador, una tranca de los negocios, un monstruo gigantesco que le mete la mano a los bolsillos al contribuyente a cambio de nada. Hemos estado viviendo un periodo negro en materia impositiva, con obligaciones crecientes, con una hostilidad nunca vista hacia el sector formal de la economía y una estructura administrativa demasiado compleja y llena de recovecos.

¿Cuál debe ser el segundo paso? Muy poco puede aportar esta política de eliminación de la burocracia, si no se piensa en reducir el gasto público, que en los últimos años ha crecido de manera exponencial. De acuerdo a un reciente informe de prensa, el denominado “proceso de cambio” implicó una impresionante inflación del aparato estatal al punto de que en el 2016, el Estado, en sus diferentes instancias, gastó cuatro veces más en sueldos que en el año 2006, lo que supone haber pasado de 1.160 millones de dólares hace diez años, a casi cinco mil millones de dólares.

Si bien este fenómeno, denominado vulgarmente como “peguismo”, no es nuevo y se ha manifestado en los municipios, las gobernaciones y en las universidades, en el periodo mencionado el gasto en sueldos ha sido desmesurado y ha sido el Gobierno central el principal protagonista de esta explosión burocrática que se ha traducido además, en la ampliación de oficinas, incremento de alquileres, construcción de palacios, ministerios y cientos de oficinas para albergar a todo un ejército de funcionarios, que en este momento hacen poco y que pasarán a hacer nada si es que tienen éxito las medidas de simplificación de los trámites que mencionamos al principio.

En la actualidad el Gobierno nacional está gastando más de la mitad del presupuesto en el pago de salarios y muy pronto, con la drástica reducción de los ingresos, esa inmensa carga será insostenible. A las autoridades no les quedará otra salida que reducir el personal, buscar cómo generar empleos productivos o hacer como en el pasado, recurrir a donaciones y préstamos para pagar sueldos. ¿Cuál será la salida?

En la actualidad, el Gobierno nacional está gastando más de la mitad del presupuesto en el pago de salarios y muy pronto, con la drástica reducción de los ingresos, esa inmensa carga será insostenible.

domingo, 4 de junio de 2017

significativo que las zonas populares habitualmente "chavistas se vuelquen" y protesten en contra de Maduro. "esto es un infierno" clama un paciente terminal que faltan medicinas, si dejamos de protestar no se irá MADURO, y siguen las marchas de hambre que hace estragos en la población.


El cacerolazo de las Ollas Vacías se sintió en todo Caracas

Sectores chavistas del oeste de la capital venezolana se unieron a la protesta contra el gobierno de Maduro.
Nueva protesta contra Maduro en Caracas. (AFP)
Cuando decenas de miles de personas suenan sus cacerolas en una manifestación multitudinaria el ruido que producen es ensordecedor y se escucha a leguas de distancia. Es lo que ha ocurrido este sábado en Caracas en la manifestación de las “ollas vacías” que la oposición convocó en el oeste de la capital venezolana.

Por primera vez desde hace dos meses la zona oeste de Caracas está participando en las protestas que ha convocado la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), y su protagonismo ha centrado la atención de los medios.
Las zonas populares de La Vega, Montalbán y El Paraíso comenzaron a desafiar los obstáculos que le habían impuestos las bandas paramilitares, conocidas como los “colectivos”, para que no salieran a protestar.

Este viernes los habitantes de La Vega, todavía bastión chavista, estuvieron 12 horas enfrentándose con los cuerpos de seguridad. Y hoy, pese a la brutal represión, se unieron a sus vecinos de Montalbán y El Paraíso para hacer sonar las cacerolas en la denominada marcha de las “ollas vacías”.

La marcha se convocó para protestar contra el hambre para darle protagonismo al oeste de Caracas. El hambre en los adultos (pérdida de 9 kilos) y la desnutrición infantil están causando estragos en la salud de la población, especialmente en los niños menores de 5 años en los sectores populares, que Cáritas ubica en 11 por ciento.

Por ello las ollas vacías se hicieron sonar de manera estruendosa en un sector privilegiado del chavismo. María Cuenca, de 45 años, empleada de la Asamblea Nacional, estaba con su hijo en la marcha, “protesto porque no hay comida, los productos básicos están siete veces más caros que los regulados y además no se consiguen. Las bolsas de comida del gobierno (Claps) vienen cada dos meses”.

Un manifestante de 50 años, que pidió anonimato, también llevó una tapa de una cacerola que golpeaba como si fuera un baterista de una banda de rock: “Estoy marchando desde hace 18 años cuando comenzó el chavismo. Tengo los zapatos gastados de tanto marchar pero ahora las ollas agujereadas de tanto cacerolear. Con mi protesta le estoy dando un puntapié o patada a Maduro para que se vaya pronto”.

Carlos García, un inválido de 30 años iba en su silla de ruedas golpeando su sartén al que ya le quedaba poco tiempo de vida. “No consigo las medicinas para mi tratamiento, esto es el infierno venezolano. He participado en todas las marchas desde hace dos meses. Sé que los uniformados y pistoleros han asesinado a más de 60 personas pero sé que si dejamos las protestas entonces no se irá Maduro”.

Es muy significativo que el oeste de Caracas, la zona popular chavista, se sume a las protestas que se iniciaron el 1ª de abril en el este de la ciudad, donde se ubica la depauperada clase media venezolana.

La oposición que ahora representa a la gran mayoría, que está en contra del proyecto constituyente de corte comunista que ofrece Maduro para cambiar la constitución que creó su padre el difunto Hugo Chávez, piensa arreciar las protestas para reclamar elecciones generales ya.

Maduro ha levantado fisuras a la interna con su plan constituyente, dividiendo al chavismo, con la oposición que ha impulsado la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, cuya postura contra la ruptura constitucional le ha valido toda clase de críticas, protestas y amenazas por parte del sector madurista.

sábado, 3 de junio de 2017

no le gusta al Vice que se hable de "dictadura", al parecer se molestó por alusiones al populismo y demagogia, al sofismo, no sabe García que no basta tener parlamento, el Capitalismo de Estado resulta ya insuficiente, desde Bs.As. Carlos Valverde


Trasnochados o no: peligro de dictadura

   

Trasnochados o no: peligro de dictadura


Carlos Federico Valverde Bravo

Fiel a su pedante estilo de creer que sólo él sabe y que es la piedra filosofal de la política boliviana, se lo escuchó decir: “oigo a algunos trasnochados, ignorantes que acusan de dictadura el día de hoy”; no se equivoca si lo pensó: fue el Vicepresidente García, refiriéndose a opiniones diversas acerca de que Bolivia puede estar viviendo hoy, en dictadura.

García, que debe estar “desvelado, por cambiar pañales” (él no trasnocha, creo yo), tiene que entender que el mundo de hoy no gira en torno a su obstinada idea de que la dictadura se la hace sin “facebook” (quitándole a la gente el acceso a Redes Sociales) y con militares tomando las calles; parece que el leidísimo matemático y sociologo (o era al revés?) no tomó en cuenta que Hitler ganó elecciones y tenía parlamento, al igual que Mussolini y que la presencia de parlamento ya no es garantía per-se de democracia plena, porque cuando los Poderes del Estado, Independientes entre si, dejan de tener esa cualidad, la democracia moderna no funciona y que si la gente pierde sus libertades políticas, la democracia deja de ser tal, para convertirse en un remedo de ella misma. El cuartelazo ya no es “condición sine-qua-non” de la dictadura.

El Poder gubernamental boliviano corre tras de la idea “gramsciana” del “Estado Integral”; ya no están con el marxismo clásico que pretendía la desaparción del Estado. Ahora que están en el Poder, buscan imponer un Capitalismo de Estado, arrinconando a empresarios privados (las últimas medidas y leyes sobre la cuestión laboral e incluso el plan de empleo son una muestra) con el objetivo de debilitarlos hasta hacerlos desaparecer (sustituirlo por “los empresarios de ellos”) o cooptarlos. Lo visto hasta ahora simplemente muestra un capitalismo corrupto e ineficiente; por si acaso, esto ya lo hicieron Hitler y Mussolini y también en la actualidad lo hacen o han hecho, una serie de gobernantes neopopulistas, de manera que, personalmente difiero con la idea de que el Populismo de hoy tiene raices únicamente marxistas o de izquierda. (A lo visto me remito).

Hablando de neopopulistas, no olvidemos que en esa idea, el “líder popular” encara el Poder del Estado, mientras los intelectuales apegados al mismo elaboran “tesis” de dudosa justificación para “unificar el discurso”; como se dice siempre, un refrito de lo peor viejo que ya vimos

Le agrade o no a García, hay dictaduras del Siglo XXI que parecen democracias; estas tuvieron cambios de comportamiento, adecuando su acción al momento que vivían o viven. Por ejemplo, a Hugo Chávez Frías, apoyado por mayorías electorales, jamás se le hubiera ocurrido cerrar el parlamento y desconocer su propia CPE para imponer su idea y dictadura de nuevo cuño, cosa que si hizo Maduro; de eso se trata su convocatoria a una Asamblea Constituyente y la propuesta de un Estado Corporativo a la usanza de Mussolini y, porqué no, al propio MAS que en varias ocasiones ha sustituido la Institucionalidad republicana; amenazando, cuando no tenía mayorías, al parlamento por las turbas en la calle (Bartolinas, Cooperativistas, Interculturales, Cocaleros, etc) para lograr sus objetivos y, luego, para mantener sus conquistas.

El Populismo masista o del Siglo XXI ha ido tomando un poco de cada uno de los pensadores que se arrimaron al totalitarismo, sin importarle de dónde vengan, así, del nazismo aplican esa lógica de amigo-enemigo (Schmidt) y la aplican para sustituir la “lucha de clases; acaso no es lo que vemos que pasa en Bolivia? Nada nuevo bajo el sol, digamos que simplemente se convirtieron a un pragmatismo que criticaron en otros, que nunca llegaron a esos niveles de reciclaje político.

En la Bolivia de Morales, el Parlamento de mayoría masista usó al Poder Judicial y al Poder Electoral para cambiar la CPE en función de sus intereses; se pretendió “cambiar por la vía del Referéndum” la CPE impulsada e impuesta por ellos, para hacer candidato nuevamente de Morales (21F) ¿Les salió mal? (voto mayoritario del NO). Eso no les interesa en lo institucional, aunque los desgarra en lo político, dado que perdieron la “elección que no debían perder”,pero, buscarán otras maneras de “revertir ese NO” en función a sus intereses; esos son elementos que configuran una tendencia claramente totalitaria y, aunque no se muestran abiertamente totalitarios, en en los hechos, sólo que se enmascaran en democracia porque así se “mueven mejor”.

Entonces, le agrade o no, al Vicepresidente, para pensar en dictaduras no hay que mirar los 70´s porque en el Siglo XXI hay dictaduras sin militares en el Poder y con facebook (para García, este parece ser un indicador de la democracia; en esa misma declaración aseguró que “en un régimen de facto los jóvenes no tendrían acceso a Facebook, a Twitter ni a WhatsApp”).

En Bolivia hace rato nos dimos cuenta de todo, sabemos que apenas llegaron al Gobierno, fueron tras del Poder y una vez se hicieron de él, buscan acabar la Institucionalidad democrática porque son conscientes que, con la misma institucionalidad, Morales deberá dejar el Gobierno al finalizar esta gestión.

De la gente, depende lo que sigue.

jueves, 1 de junio de 2017

Marcelo Ostria de temenda visión política sobre Venezuela, hoy n una crisis tal que se respira en el aire sus carencias de medicinas, de alimentos, de transporte, de JUSTICIA que abruma por doquier.


Las crisis no se ocultan


Marcelo Ostria Trigo


América Latina esta alborotada. Hay resistencia activa al autoritarismo populista. Pero también hay ceguera. Por ejemplo, los parlamentarios del gobernante Frente Amplio en Uruguay, se niegan a condenar al gobierno de Nicolás Maduro que, ante las protestas por la crisis que sufre el país, reprime y mata, En la Argentina, también el kirchnerismo “se resiste a repudiar la embestida del régimen de Nicolás Maduro contra las instituciones y la oposición en Venezuela”. (Clarín 25.05.2017).

Pero, como prueba de que no se puede ocultar el sol con un dedo, una nota, con el título “En carne propia. Un viaje a las ruinas de Venezuela”, publicada el 27.05.2017 por El País de Montevideo, trata sobre la experiencia de un periodista de ese diario que viajó a Venezuela a cubrir un partido de fútbol, y “esto fue lo que se encontró: gente que no tiene dinero para comer. Jóvenes que quieren juntar dólar por dólar para irse del país. Niños que preguntan constantemente a sus padres qué es lo que pasa. Alimentos que escasean al igual que la libertad, un presente desastroso y un futuro incierto pintan el panorama actual de Venezuela”.

Cuenta, además, que cuando los integrantes del club uruguayo llegaron a Maracaibo —la segunda ciudad más poblada de Venezuela—, se les advirtió: “Aquí dentro (del hotel) no les va a pasar absolutamente nada. Estamos nosotros, están los militares. No se preocupen. Eso sí, no salgan a la calle, y menos solos”. “Afuera está todo mal. La gente está desesperada por dinero y por comida y es capaz de hacer cualquier cosa para conseguirlo”. El periodista también relata que seis hinchas del club de fútbol uruguayo “pasaron por Caracas y que allí vieron la cruda realidad: ‘No estuvo bueno ir ahí. La Policía te para, te pide plata, si no te saca el pasaporte y ya no te podés mover para ningún lado. Las calles están imposibles”. “Así está hoy Venezuela, un país que tiene una gran variedad de riquezas para sobrellevar el día a día, pero que está inmerso en una crisis política, social y económica que se respira en el aire”.

Lo que está claro para todos es que Venezuela, pese a los sacrificios y a las penurias de sus ciudadanos, va a cambiar. El punto de inflexión ya ha llegado; ya no se teme la represión brutal con muertos, heridos y apresados por la policía y la guardia nacional bolivarianas. Es que ahora, como siempre, resulta válida la sentencia: “Con las bayonetas se pueden hacer muchas cosas, excepto sentarse sobre ellas”. (Talleyrand). Los populistas deberían tomarlo en cuenta.