Páginas vistas en total

miércoles, 29 de febrero de 2012

"infiltrados entre los minusválidos" fue la denuncia que lanzó Navarro a nombre del Gobierno. Claudio Ferrufino. Duras expresiones en contra de los agresores de los minusválidos.

Ya se llegó al colmo. Contemplamos, y ojalá el mundo lo hiciese, la represión del gobierno a la marcha de discapacitados. Esta vez no vocearon el famoso “yo no fui”, pero inventaron otra mejor: que fueron los marchistas los agresores. Dramas de un país que se consume mientras los gobernantes bailan y se desesperan por pintarse de machos. Hombres no son los que “coplean” acerca de un supuesto exceso de testosterona. Los hombres trabajan, codo a codo con sus parejas, educan y levantan a los hijos, los alimentan, no huyen de responsabilidad alguna, enfrentan a los cabrones, y vuelven a lidiar con la tarea titánica, y no siempre mala, de sobrevivir y vencer al entorno. Hombres son los que se vencen a sí mismos y se desnudan de la malsana costumbre de creer que su miembro es el faro que ilumina el camino.

Claro que si alrededor hay bacantes que los festejan, y bacantes sin calzón como es el caso, el asunto se convierte en rueda sin fin. Y no se trata de espanto moral acerca de si un individuo tiene una o diez amantes, o si su estilo eroticista comienza con bajar los calzones y no simplemente tirarse de espaldas para esperar que ellas trabajen por él. O de las mujeres lo mismo. No, ese tema ni se discute. Cada quien como prefiera. Vale. Lo que se critica es el abuso de poder. Hay que recordar a Trujillo, en la República Dominicana, bien retratado por Vargas Llosa, cuya característica dictatorial se expresaba en aprovecharse de las esposas de sus ministros y diversidad de otras mujeres. El abuso le daba su condición de hombre. Cuando alguien no puede ser más que su pene el riesgo es grave.

Avanzando… no cabe en la imaginación de ningún país, quizá en las tragedias de Sudán y Bangladesh, en la Camboya de los khmeres rojos, que se ejerza violencia sobre un grupo humano inerme. Un ataque en contra de minusválidos, y si viene desde el gobierno ni se diga, tendría en los países democráticos de occidente una condena social unánime y un proceso judicial que quitaría investiduras y degradaría oficiales, antes de terminar con sentencias que muy posiblemente alcanzaran desde veinte años de cárcel a perpetua. Empujar, patear, cualquier forma de brutalidad a una persona discapacitada acarrea al asaltante inmediatas cadenas en muñecas, cintura, cuello, tobillos, y celda a compartir con los mayores elementos de la criminalidad. No es para menos. ¿Electricidad aplicada a las sillas de ruedas para causar daño a quienes las utilizan? Creo incluso que en los Estados Unidos habría fiscal que pidiese la pena de muerte para el agresor. No es para menos.

Luego la farsa: fotografías de infiltrados inventados, el fantasma de la CIA y organismos del imperio que asustan y no dejan dormir. Y no es que no existan. Sé de historias de grupos secretos, he escuchado de primera mano relatos de Colombia y asesinatos sistematizados. Ahora que los que se cargaron a Bin Laden se han acurrucado en rincones oscuros de la geografía nacional, seguro que sí, que comenzarán a sabotear y a matar, como siempre lo han hecho, pero ya basta de jugar a complots terroristas. Cuando sucedan en serio, nadie lo va a creer. No olviden la fábula del lobo.
Quien tiene el poder piensa que también los límites le pertenecen. La narración del rey Midas no es gratuita. En relatos al parecer infantiles, el ser humano cuenta su experiencia de siglos y aconseja. Las vestiduras del rey, aquellas que le hacen creer los cortesanos lleva y que no son más que humo, imaginación, ya que el monarca se encuentra desnudo ante la inmensidad, tampoco. La historia es silente, a pesar del estruendo de las guerras, y solo la reflexión permite escucharla y comprenderla.
 

lunes, 27 de febrero de 2012

Nelson Cox paga su gran lealtad a Evo. es retirado de Justicia y acusado de estar ebrio y provocar un grave accidente la noche del domingo.

La Paz. Tras el accidente de tránsito protagonizado por el Viceministro de Justicia y Derechos Fundamentales, Nelson Cox; el Ministerio de Justicia anunció oficialmente el cambio de autoridad.
imageLa Ministra de Justicia, Cecilia Ayllón. Foto ABI
En comunicación con el periódico digital Oxígeno, fuentes del Ministerio afirmaron que la Ministra de Justicia, Cecilia Ayllón, posesionará en las próximas horas a una nueva autoridad en este cargo.
Sin embargo todavía no se definió la hora, ni el nombre de la persona que ocupará el cargo de Viceministro de Justicia y Derechos Fundamentales.
Al promediar las 19.30 de este domingo, Nelson Cox se vio involucrado en un hecho de tránsito cuando conducía su vagoneta en estado de ebriedad; en el hecho fueron heridas cinco personas. Cox es destituido de su cargo tras cerca a un año en el Viceministerio de Justicia y Derechos Fundamentales.
Fuente: Oxigeno

domingo, 26 de febrero de 2012

Susana Seleme con la franqueza de que hace gala se refiere en términos duros al Presidente en quién no puede encontrar calidad alguna

Busco razones menos críticas, miradas más benévolas hacia el presidente Evo Morales; escarbo entre los hombres y mujeres que lo acompañan para encontrar el sentido humanista del socialismo y de la solidaridad social que solía ser atributo de la izquierda, pero no hallo respuesta... Perdón, en realidad sí las hay: a cambio de humanismo solidario, apalean, amordazan y espantan a mujeres, hombres y niños indígenas en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure, y a punta de corazas y gases aplican bastones de electroshock al metal de las sillas de ruedas de las personas con capacidades diferentes, a fin de impedirles la entrada al centro del poder: la plaza Murillo. 
No me doy tregua y busco la vía pluralista al socialismo, ni jacobina ni estalinista, pero me doy con un palmo de narices infestado de aberraciones ideológicas, teóricas, de yapa vergonzosamente machistas y sexistas. ¿Qué otra cosa se puede pensar al oír berridos copleros depredadores de la dignidad de las mujeres, entonados por algunas mujeres? “Ahora las ministras van por los balcones, pidiendo limosna, para sus calzones” o “en los carnavales llueven colaciones, las ministras cambian tangas por calzones”. 
Concluyo que en el MAS, ellos y ellas están atrapados sin salida en la degeneración del oficio político público. Nada les impide hacer de Palacio de Gobierno o de la plaza Murillo, que niegan a gente en sillas de ruedas, el escenario que les da licencia para matar la mesura y la decencia, mientras ‘coplean’ sus apetitos y represiones sexuales, a título de picaresca carnavalera con dominio fálico. 
Más que el presidente ‘buscón’ –‘Evusconi’, dicen por ahí, dados sus reiterados y ofensivos ‘chistes’ de macho cabrío– me indignan las mujeres lambisconas cantando coplas, ofreciendo sexo y calzones, a título de “una cultura ancestral”, según una ministra, que reconoce que las coplas “pecan de machismo”. Un par de ejemplos: “Este Presidente de buen corazón, a todas las ministras les quita el calzón” o “nuestro presidente muy pícaro es, solo quiere una y se come a tres”. 
Tratando de ser benévola con la ministra de marras, asumiré su ‘ancestral’ como si se remitiera a la cultura patriarcal, expresada, en este caso, en el sexismo cultural que revela relaciones de poder siempre en detrimento del derecho humano de las mujeres a rebelarnos para no seguir siendo consideradas objetos sexuales, ahora con grosera sorna. La ministra exime a Morales de haber cantado la copla sobre las Bartolinas, ONG afín a Morales, cuyo nombre remite a la líder indígena, en lucha contra el dominio español: “Bartolinas Sisa, tienen mucha fama, por eso las llevo directo a mi cama”. Si no la cantó, aunque sí sonreía a mandíbula batiente, un día después ofendió a otras cambiando el nombre por el de ‘mizqueñas’ –del pueblo de Mizque– con el mismo objetivo: llevarlas a la cama. 
Bien dice Pilar Rahola que hace falta en las sociedades y culturas patriarcales: “...que los hombres se liberan del exceso de pene que tienen clavado en el cerebro”. Las mujeres del MAS también debieran liberarse del que tienen clavado en sus cabezas y dejarlo para su intimidad en igualdad de condiciones: recibir y producir placer. 
No se trata solo de impulsos autoritarios o del uso de la violencia política para perseguir a opositores. Se trata de que ellos y ellas están atrapados sin salida en la descomposición en la que han hundido la práctica política.

viernes, 24 de febrero de 2012

se refiere El Día a "la diplomacia de la coca" ejercitada por el jefe de los cocaleros que por desgracia es también Jefe del Estado. la movida ante Viena no puede dar resultados por falta de coherencia, honestidad, claridad de intención.

El presidente Morales ha anunciado una nueva avanzada internacional para conseguir la despenalización de la hoja de coca, que figura entre las sustancias sujetas a control en la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), organismo que depende de la ONU.

Evo Morales ha desistido de viajar a La Haya, donde debía presentar un recurso judicial en contra de Chile por el acceso al Océano Pacífico y en cambio, ha decidido trasladarse a Viena, Austria, sede de un foro mundial sobre las drogas y donde precisamente se encuentra la sede de la JIFE, cuyo instrumento de acción es la Convención de Viena sobre Estupefacientes suscrita en 1961 y a la cual se adhirió Bolivia en 1976.

El año pasado, el gobierno del MAS convirtió a Bolivia en el primer país en 51 años en retirarse de la Convención de Viena, con el objetivo de ser readmitido nuevamente este año, haciendo las reservas en cuanto a la hoja de coca, declarada “sagrada” por la Constitución Política del Estado, pese a que existe el compromiso boliviano ante la comunidad de internacional (firmado está) de eliminar incluso la costumbre del masticado de la coca.

Expertos en diplomacia no le auguran éxito al presidente Morales, no solo porque estos “entres y sales” son absolutamente inadmisibles en el marco de las relaciones internacionales, sino porque las cartas del nuevo Estado Plurinacional en materia de coca y lucha contra el narcotráfico son impresentables. Es obvio que la JIFE tiene en su poder todos los informes que ha elaborado la ONU sobre el impacto que ha tenido el impresionante crecimiento de los cultivos de hoja de coca, que han convertido al país en el principal proveedor de cocaína de América del Sur y destino apetecido de los grandes cárteles de narcos mexicanos y colombianos. Es natural también que este organismo conozca de cerca lo que ocurre con el lavado de dinero, que ha colocado a Bolivia en una  lista negra o que sepa lo que ha sucede con la política de erradicación, sometida al capricho de los cocaleros, quienes bajo el pretexto del “control social” o la “justicia comunitaria” deciden cuándo echar o tolerar a la policía en sus territorios.

El presidente Morales quiere llamar la atención del mundo sobre los beneficios del consumo de la coca, pero además de la industrialización más rentable y polémica, es muy poco lo que se puede mostrar en este campo. Algunas plantas para la elaboración de infusiones, una que otra microempresa que produce jabones o dentífrico, no sirven para convencer a un organismo y mucho menos para justificar más de 30 mil hectáreas de cocales, un 250 por ciento por encima de los límites permitidos por ley.

Cuando el MAS era oposición, insistía hasta el cansancio por un estudio que ayude a delimitar con exactitud la demanda legal  y tradicional de la coca. Han pasado seis años y el oficialismo no ha hecho más que poner excusas, lanzar propuestas incongruentes y en la mayoría de los casos, ignorar el asunto, lo que hace presumir que no le interesa en realidad ponerle límites a la coca, que de poco va penetrando en nuevas áreas del país, como sucede con el Tipnis y otras zonas, donde también se refuerza la presencia de narcotraficantes.

El viaje de Evo Morales a Viena, adonde irá acompañado de varios dirigentes cocaleros, no hace más que confirmar que pese a ser presidente de todo el país, su mayor interés sigue estando focalizado como un dirigente sindical con el objetivo fundamental de expandir a como dé lugar las plantaciones de coca.
El presidente Morales quiere llamar la atención del mundo sobre los beneficios del consumo de la coca, pero además de la industrialización más rentable y polémica, es muy poco lo que se puede mostrar en este campo. 

miércoles, 22 de febrero de 2012

la chavacanería, vulgaridad, bajeza moral y bajas pasiones se esconden en esos versos de "las carnavaleadas" que tolerábamos gustosos cuando se trató de bromas entre estudiantes o jovenzuelos...(B.el P.)

A nadie, salvo a las ministras y a las dirigentes aludidas, le ha caído bien las coplas que interpretó el presidente Morales el pasado sábado, en las que se jactó de sus grandes dotes de conquistador, de “quita calzón” y de “adonis andino” que muchas añoran tener en la cama. Las feministas están rabiosas, lo acusan de “misógino”, “machista” y por ahí le andan diciendo también “evusconi”, en alusión al primer ministro italiano, del que sí existen muchos registros, pruebas y evidencias de las maratones sexuales a las que se entregaba con bellas jovencitas. En los últimos seis años, Evo Morales ha acumulado un sinfín de frases y metidas de pata que han asombrado al mundo y que hoy figuran en un “best seller” denominado “Evadas” que va camino a su segundo tomo, que seguramente no tardará en salir. Los bolivianos se jactan de tener uno de los mejores carnavales del mundo. Es uno de los pocos países que decreta feriado durante casi cuatro días, las calles se llenan de jolgorio, borrachera, “pringazón” y mucho más. En ese contexto resulta de lo más lógico que el presidente resulte coplero y lance un par de “Evadas” especiales para la ocasión. ¿O es que alguien está esperando todavía que de la boca de Evo Morales salgan poemas de Neruda o frases de Gandhi?

viernes, 17 de febrero de 2012

Humberto Vacaflor advierte del muy grave peligro de haber ingresado Bolivia a la lista gris (alto riesgo) en el manejo de valores por la manipulación y el ajetreo de "capital non sancto que está circulando"

La noticia de que Bolivia sigue siendo un país de lavado libre de dinero llega en medio de un muy mojado carnaval, por las lluvias y los juegos con agua.
Las peores noticias siempre les llegan en carnavales a los bolivianos, y siempre llegan cuando sus gobernantes están muy entretenidos con otros temas, o son cómplices o no quieren aguar la fiesta popular. 
El fallo del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) de la ONU dice que las medida tomadas por el gobierno para reducir la presencia del lavado de narcodólares no han sido suficientes.
Y se nota que no han sido suficientes. A juzgar por la prisa con que algunos venezolanos están comprando empresas bolivianas, usando seguramente recursos limpios, muy limpios, las barreras levantadas no les asustan.
La Revolución Bolivariana está llegando a Bolivia en forma de monopolios modernos. Simón Bolívar no soñó jamás con que su ideal de una sola nación sudamericana se cumpliría mediante la compra, con dineros de origen extraño, de las empresas de la región.
Así como llegan maletines repletos de dólares a Argentina, pasando por Bolivia, hay otros recursos que, seguramente a través de canales similares, permiten a algunos empresarios venezolanos comprar las empresas bolivianas.
¿Alguna autoridad boliviana habrá preguntado a los nuevos ricos que llegan de Venezuela de dónde provienen sus recursos, cómo los han transferido? Para que hayan llegado a controlar medios de comunicación, comprados en efectivo, con dinero contante y sonante, y que sean dueños de un ferrocarril, de la mayor aceitera, y estén avanzando en otros sectores, quiere decir que se trata de recursos por los cuales el gobierno boliviano da su palabra de haber verificado el origen.
Por el momento, las consecuencias de que Bolivia esté en la lista gris del mundo por el lavado de dinero sólo afecta a los bolivianos que viven en el sector legal. Pronto podrían ser perjudicados incluso los pagos por exportaciones legales. Sería el triunfo de lo ilegal sobre lo legal.
Se ha convertido en una enorme complicación incluso los giros de exterior para agencias de viaje. No es un país en cuarentena financiera pero las condiciones se han endurecido en todos los niveles.
GAFI dice que tiene recomendaciones muy bien definidas que envió a los gobiernos de países observados, pero que Bolivia no ha cumplido ni siquiera con un tercio de esas exigencias.
En un idioma diplomático, el informe dice que la reprobación de Bolivia se produjo “a pesar de todos los esfuerzos hechos por el gobierno”, lo que equivale a decir que los esfuerzos fueron en dirección equivocada.
El gobierno nacional tendría que saber que esta situación perjudica a Bolivia. No es muy satisfactorio saber que Bolivia figura en una lista donde está también Irán, Corea del Norte, Cuba, Myamar y otros, que son considerados “paraísos financieros” porque allí todo está permitido.
Mientras esta imagen del país es una vergüenza para la mayoría de los bolivianos, quienes tienen la obligación de gobernar miran para otro lado.
Feliz carnaval, un mojado y lavado carnaval.

jueves, 16 de febrero de 2012

Carlos Cordero oportuno y acertado cuando puntualiza la recomendación discreta pero firme de las NNUU al Gobierno de SEEM sobre el momento político de persecución y conflictos. Había pasado mucho sin un documento así.

Ha pasado relativamente desapercibido para la opinión pública el comunicado emitido por la oficina en Bolivia de las Naciones Unidas, en el que manifiesta su preocupación por la espiral de conflictos sociales que vive el país y por el clima de hostilidad gubernamental hacia personalidades políticas de oposición.
Que después de seis años de gobierno y de reiteradas denuncias, uno de los organismos internacionales más destacados en la cooperación, asesoramiento y asistencia técnica al Estado, de actuación pública, en general discreta, cautelosa y diplomática, haya hecho conocer su opinión, recomendaciones y advertencias sobre la situación política interna del país, en los respetuosos pero claros términos en los que abordó la conflictividad y las acciones gubernamentales trae significativas y saludables consecuencias para las relaciones con entidades de cooperación internacional, el Gobierno y a favor de quienes hasta ahora han sufrido en soledad y estoicamente la violencia del Estado.
El Sistema de las Naciones Unidas en Bolivia —en el marco del comunicado— manifiesta “su preocupación por los conflictos sociales y territoriales que se desarrollan en diversas regiones… y en particular sobre la persistencia de la polémica acerca de la situación del Territorio Indígena Parque Isiboro Sécure (Tipnis)”. De igual manera, “ante  la frecuencia de casos judiciales que involucran a personalidades políticas de la oposición, Naciones Unidas desea manifestar su recomendación, nuevamente, de que los mismos sean tratados por las autoridades competentes en un marco de estricto apego a la imparcialidad, la presunción de inocencia, el debido proceso y la más alta transparencia, según establece la Constitución. De esta manera, los ciudadanos tendrán la confianza de que las instituciones y la justicia bolivianas actúan con eficacia y respeto por los derechos humanos de todos y todas por igual.”
Para enfrentar los diversos conflictos y la persecución política, Naciones Unidas en Bolivia “hace un llamado a todos los actores sociales e instituciones públicas involucrados a hacer los mayores esfuerzos, en el marco de la legalidad, para avanzar hacia soluciones concertadas a estos problemas, a mantener una actitud tolerante y de diálogo; a evitar descalificaciones a los que piensan diferente; a deponer actitudes agresivas, y a utilizar siempre medios pacíficos para hacer escuchar sus demandas.”
Lo que se debe destacar del documento señalado no es tanto la valentía para romper con un silencio cómplice sobre lamentables situaciones que vive Bolivia desde hace varios años, denuncias que realizaron oportunamente gremios periodísticos, medios de comunicación, Iglesia católica y líderes de opinión, sino la apelación a la tolerancia, el diálogo y recursos democráticos para resolver la crisis que vive el Gobierno y la sociedad boliviana.
 
El autor es politólogo

martes, 14 de febrero de 2012

el país que yo quiero expresa Claudio Ferrufino que administre un cambio real, basta de Melgarejos, sin las mafias del narcotráfico, no apocalíptico, ni convertido en esclavo de intereses ajenos que morirá cubierto por "su whipala" de modo indeleble

Cada gobierno tiene sus acres defensores, es normal. Y más los autoritarios, dictatoriales, los antidemocráticos que intentan permanecer para siempre en sus laureles.

Intentan inmiscuirse en todo, remozar la fábula negra que los libros de George Orwell retrataron; quieren, vaya osadía, regular artes y oficios, dictar las reglas de lo que se puede escribir y lo que no, en ánimo de encontrar gracia con su servilismo. Los hay censores que bajo manto de creencia u obligación actúan, como  aquel Gran Inquisidor que en León Feuchtwanger secretamente admiraba a Goya, y que tuvo la brillantez de secuestrar su obra pero no destruirla. O simples patanes que balbucean el idioma, y lo hacen mal, para ejemplificar el mundo que vendría de permitirles nosotros el trono ilimitado. No hay que ignorarlos, porque representan el peligro de la oscuridad, latente y posible además, pero tampoco darles espacio de medrar a costa nuestra.

Se firman leyes y después se las borran. ¿Gobernar escuchando al pueblo? Al pueblo mudo tal vez, que concede la oportunidad de definir por él. Pero la historia es asunto dinámico. Nadie, nadie, llega a omnipotencia tal de control absoluto. Sencillo, pero no cabe la población entera en las cárceles, y por más millones que se eliminen, maten, ejecuten, no existe amo con capacidad de frenar la explosión demográfica, que hombres y mujeres sigan pariendo vástagos que a pesar de las circunstancias llegará el día en que piensen por sí mismos y tengan propia conciencia del bien y del mal. Es carrera o juego perdido de antemano, señores mandamases. Es posible comprar algo de aire, asegurarse el futuro económico por desmanes realizados, pero ¿eternos?, ni Dios, amigos, que por ahí aparece un Nietzsche que de la noche a la mañana lo borra de un trazo.

Imaginar un país distinto al que siempre fue parece un imposible. Se acumuló error tras error, se vetaron razas, colores, se hurtó y explotó sin misericordia. Remontar una caída, permanente en nuestro caso, es reconstruir lo roto, administrar un proceso de cambio real, no un cambio de mando con prerrogativas imperiales. Ya basta de Melgarejos, que entre otras cosas fue quien legó a Bolivia la lacra de la “contribución” indigenal y su secuela de pongueaje y esclavismo. Hoy se somete al “pueblo” a otro pongueaje, el de las mafias internacionales del narcotráfico, con la salvedad que pareciera éste ser dadivoso en las ganancias. Sin ánimo apocalíptico no queda más que decir que de esta dependencia, resultado entre varias cosas del pésimo manejo de políticas y recursos durante toda la historia republicana, acabará con nosotros. No se ve, todavía, denle diez años de permanencia y verán si desean quedarse. La patria es una abstracción, a veces un sentimiento, ambos vaporosos e inestables. Si la patria ya no sirve, entonces...

El asunto de los parques nacionales y tierras de origen es solo el principio de la experimentación. Y del fin. Bolivia no tiene con qué defenderse del veneno que ha penetrado profundo -ayudado y permitido-. Cuando los que mandan, con la alegría que da la riqueza fácil, ya no estén, ése que los defiende hoy verá que los asideros que creía firmes se evaporaron, y que de pronto se convirtió, otra vez, en esclavo de intereses ajenos y superiores. Con suerte le permitirán que cuando muera la wiphala cubra su ataúd de cartón. Al narco no le interesan las minucias de la raza y el derecho.

viernes, 10 de febrero de 2012

Yury F. Torres apela a la memoria colectiva y retrotrae la figura de "esa mujer. Eva Perón" ciertamente un fenómeno sico-social ingrediente de la historia política argentina que nos tocó de cerca.

El  efecto que alcanzó la figura de Evita tiene implicancias mitológicas ya que recorre inexorablemente por los avatares de la propia sociedad argentina, “deslizándose entre las luces de lo que no fue y de las oscuridades de lo que pudo haber sido”, como dice la contratapa de la novela “Santa Evita”
Como hubo mujeres que significaron la hecatombe para la vida de los hombres, también hubo mujeres que influyeron significativamente en el devenir glorioso no sólo de la existencia de un hombre específico, sino que su aura envolvente alcanzó a la sociedad misma. Un ejemplo inequívoco: Eva Duarte de Perón que no sólo cautivó a Juan Domingo Perón, sino a la propia Argentina. Su trascendencia adquirió aristas mitológicas. Su carisma se propagó inexorablemente en el tiempo. Hace pocos meses, cuando la presidenta de la Argentina, Cristina Fernández, salía airosa en las elecciones presidenciales que la reelegían como mandataria de su país, algunas mujeres militantes pertenecientes a una agrupación que reivindicaba el legado de la protectora de los descamisados alzaban pancartas alusivas a ella y vitoreaban entusiastamente la victoria histórica de Fernández. En ese instante,  Evita espectralmente aparecía, una vez más, cabalgando por el imaginario argentino.  
Cuando uno recorre no sólo por la historia política, sino por otros parajes de la vida cultural de la Argentina, la presencia inconmensurable de Evita está presente  revelando que la devoción de los argentinos por esta mujer-mito sigue intacto, y, aun más, no tiene parangón alguno. No es casual que uno de esos espacios donde la imagen de Evita se mantiene incólume en el imaginario argentino se desliza precisamente en (o por) la literatura.
Efectivamente, la literatura argentina recupera aquel episodio que inclusive adquirió ribetes mitológicos: el embalsamiento del cuerpo inerte de Evita. Este cuerpo luego se convirtió en protagonista merced a la belleza en vida y a la  hermosura etérea  producto del trabajo del embalsamador español Pedro Ara que inclusive desató el deseo sexual de sus guardianes fúnebres. De este cuerpo se hicieron varias copias, en su recorrido azaroso por varios campos santos durante más de dos décadas, el  cuerpo de Evita  perturbaba a cualquiera que se le acercara y, a la vez, se constituía en un ícono esperanzador para un pueblo que se encontraba a la deriva y depositaba su esperanza para que la fallecida se transformara en un ave fénix.
El deseo que exhalaba ese cuerpo se ha convertido en una metáfora que sucumbió con su hechizo a los propios escritores argentinos. Es el caso de Rodolfo Walsh con su cuento “Esa Mujer” (catalogado por la crítica literaria como el mejor cuento argentino) y  Tomás Eloy Martínez con su novela magistral “Santa Evita” se dieron a la tarea de escribir sobre aquel deseo convertido en un éxtasis eterno provocado por Evita y de su impronta en la memoria de los argentinos. Una idolatría de sus descamisados, casi una necesidad por la madre. Como si fuera un seno henchido de mieles a los cuales labios sedientos buscan a su protectora, el pueblo arenga: “Eva Perón/tu corazón/nos acompaña sin cesar. Te prometemos nuestro amor/con juramento de realidad”, así Martínez narra la fidelidad inconmensurable de los argentinos por la figura de Evita.
La literatura se convierte en una vajilla donde se coloca el deseo. Es la ficción que se sublima a la realidad, en la que la realidad y la mitología se encuentran, se confunden, se entretejen. Aquel cuerpo embalsamado de Evita desencadena deseos y esperanzas. Una imagen surrealista al servicio del mito. Como dice el Coronel, personaje del cuento de Walsh: “-Sí, ya le dije que esa mujer estaba desnuda. Una diosa, y desnuda, y muerta. Con toda la muerte al aire, ¿sabe? Con todo, con todo...”. El  efecto que alcanzó la figura de Evita tiene implicancias mitológicas ya que recorre inexorablemente por los avatares de la propia sociedad argentina, “deslizándose entre las luces de lo que no fue y de las oscuridades de lo que pudo haber sido”, como dice la contratapa de la novela “Santa Evita”.   

martes, 7 de febrero de 2012

sale al foro Juan del Granado "es engañoso, es tramposo" el tema de Consulta Previa cuando el contrato está firmado y en ejecución los tramos I y III de la odiada carretera por el TIPNIS

El líder del Movimiento Sin Miedo (MSM), Juan Del Granado, calificó este martes de "tramposo, engañoso" al proyecto de Ley de Consulta Previa para construir la carretera Villa Tunari - San Ignacio de Moxos por el Tipnis, pues tiene la finalidad de abrogar la Ley Corta 180 que protege al Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure.
En conferencia de prensa, Del Granado pidió al presidente Evo Morales dejar sin efecto la Ley de Consulta, caso contrario advierte con tomar acciones legislativas y jurídicas como presentar un recursos de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional Plurinacional.
"El MSM quiere señalar que es un proyecto de ley inconstitucional, tramposo y engañoso. Hay dos finalidades que son visibles, él primero, es derogar la ley 180 de protección al Tipnis y él segundo, es el de convalidar, ratificar y ejecutar la construcción de una carretera que supone contratos lesivos al Estado con un sobreprecio de más de 100 millones de dólares", manifestó Del Granado.
En la oportunidad, el exalcalde paceño cuestionó la consulta que se prevé realizar en el Tipnis para la construcción de la carretera, cuando ya está en ejecución el tramo I y III de la ruta Cochabamba - Beni. Además que, pese ha haberse aprobado la Ley y la Reglamentación, hasta la fecha no se rescindió elcontrato con la empresa brasileña OAS.
De igual manera, culpó al presidente Morales de ser el responsable de un posible enfrentamiento entre comunidades de la Confederación de PueblosIndígenas de Bolivia (Cidob) y el Consejo de Indígenas del Sur (Conisur),vinculados con los productores de coca del trópico de Cochabamba, por la construcción de esa vía y defensa del Tipnis.
"El estado de emergencia que declaró la Cidob, se trasformará en una movilización que generará una confrontación entre indígenas, y luego entre todos los bolivianos (…), El MSM considera que el único responsable de lo que vaya a ocurrir con la aprobación de este proyecto de Ley, será el presidente Evo Morales que auspició la marcha del Conisur, además de instruir la redacción de esta ley y querer construir la carretera a toda costa", apuntó.

lunes, 6 de febrero de 2012

"en ambulancia al karaoke" sugiere Gramunt como título para un film chistoso. aunque en realidad resulta de una crítica de Evo a los munícipes que no encuentra cómo utilizar fondos estatales

Cuando la realidad nacional y local necesitan con urgencia que se lleven a cabo tantas obras en beneficio que la población necesita para que la gente viva como corresponde en estos tiempos, resulta que muchas entidades públicas no llegaron a cumplir ni con la mitad del presupuesto anual (del 2011) que tenían previsto. Y no por falta de dinero, sino por incapacidad, por incuria administrativa y, quién sabe si en algún caso, por desviación de fondos públicos a faltriqueras privadas.
El propio Sr. Presidente se lamenta de tales deficiencias pues, por ese camino, difícilmente se alcanzarán las metas de la consigna “Evo cumple”, ni la más elemental, que es la de “vivir bien”. Esta deficiente administración se nota más en los pequeños municipios. Probablemente porque sus autoridades no llegan a manejar los números con la debida facilidad. Este debe ser uno de los motivos porque Don Evo Morales anunció un gran encuentro de autoridades municipales en la próxima semana.
Sea lo que fuere, conviene recordar que el municipio es el núcleo primario de la organización político administrativa del Estado nacional. Es un  Estado en pequeño, de grandes, medianas y pequeñas dimensiones. Un municipio cumple con las tres condiciones fundamentales de un Estado: territorio,  población y autoridad.
En efecto, un municipio radica en un espacio territorial determinado, el “término municipal”, que en muchos casos, no fue oportunamente delimitado y provoca muchos conflictos de jurisdicción y de recaudación que deberían haberse previsto hace tiempo. El municipio reúne a una población, nativa o sobrevenida, permanente o pasajera, que se junta por el instinto humano de sociabilidad y porque, la colectividad municipal facilita los servicios básicos, las actividades culturales, económicas, de salud, de ocio  y otras  de común provecho. Por último, una comunidad o un municipio están regidos por una autoridad colegiada local (digo “colegiada” porque presupongo una organización democrática de la ciudad, con su alcalde elegido por los concejales y, éstos últimos, también elegidos libremente por los vecinos). Dicha autoridad colegiada, es la encargada de prevenir, coordinar y realizar las justas aspiraciones del vecindario. Cuenta con sus propios estatutos y “ordena y manda” por medio de ordenanzas y otros instrumentos legales.
Pues bien, visto este panorama, el Señor Presidente ha lamentado que ciertos municipios hagan mal uso de los recursos asignados, hasta el punto de “irse de karaoke” en la ambulancia destinada al servicio de salud. Esta falta intolerable y punible, me lleva a abusar de mi amistad con el experimentado cineasta Antonio Eguino y con el versátil humorista David Santalla para “venderles” la idea de una nueva película que se inscribiría en el realismo mágico boliviano y cuyo guión describiría a unos munícipes, con bata blanca, barbijo y estetoscopio colgado al cuello, manejando una zigzagueante ambulancia y entonando a coro y con voz aguardentosa canciones de amor y de guerra. Así pues, pido que se castigue a los ediles mencionados y me ilusiono con la idea de que nuestros hombres de cine hagan la película.

sábado, 4 de febrero de 2012

Oscar Peña nos lleva a reflexionar sobre "el ser boliviano" y su pensamiento es actual, profundo, reclama respuesta sinceras y francas

Todos los días, frente a incomprensibles acontecimientos que ocupan nuestros días y de cara a inescrutables actitudes colectivas (o sea, nuestras), la cuestión se corporiza en pregunta retadora: ¿qué es ser boliviano? Pregunta engañosamente simple, pero tan difícil de responder que casi siempre optamos por el elusivo recurso de volverle las espaldas y hablar de otra cosa, como si no hubiera nada pendiente. Pregunta para la que existen pocas respuestas. O, también, diez millones de respuestas. Y es este un asunto que rebasa los límites de la curiosidad intelectual, es mucho más importante que lo que aparenta: si no sabemos qué y cómo somos no podemos saber adónde queremos ir. 
Los instrumentos profesionales y científicos que debieran ayudarnos en la búsqueda de la clave se muestran faltos de la idoneidad necesaria. No porque carezcamos de excelentes historiadores, que los hay en número considerable y poseen talentos dignos de reconocimiento. El problema es que muchos de ellos se mantienen encerrados en las sacristías de la historia oficial donde prenden velas a santos que no lo son, mientras que los osados revisionistas, que son tan talentosos como aquellos, apenas logran abrirse paso en un campo poblado de siluetas éneas que nos miran con indiferencia. Próceres, patricios y campeones de algo, algunos de los cuales ni saben por qué están ahí. 
Lo sustancial del tema es que lo que somos es fruto de la semilla que fuimos ayer y simiente de lo que seremos mañana. De ahí que nuestros problemas son consecuencia, en gran medida, de los errores de la evaluación histórica que se han ido repitiendo desde hace cerca de dos siglos hasta convertirse en verdades impostoras. Necesitamos con urgencia desentrañarnos a nosotros mismos y saber con la mayor precisión posible qué y cómo somos para estar en capacidad de entender nuestra problemática.
Esa urgencia es constante pero se hace más sentida en etapas, como la presente, de cambios y transformaciones en las cuales nuestras discrepancias –políticas, ideológicas, económicas o culturales– se contagian, aumentándola, de la rispidez inherente a tales procesos y son la matriz en la que estallan nuestros desencuentros. No es herejía sostener que buena porción de los conflictos que confrontamos no serían tales si nos conociéramos mejor a nosotros y entre nosotros. 
La democracia, tanto como la historia, es aula para dicho aprendizaje. Practicarla con fidelidad a sus exigencias –respeto por las ideas de los otros, tolerancia mutua, apego a la ley sin diferencias entre los de arriba y los de abajo– enseña a conocerse mejor. Otro instrumento de esta pedagogía es el diálogo al que últimamente muchos se muestran reacios. 
Es hermoso el oficio de ser boliviano. Tanto lo es que en su ámbito todo sacrificio es un premio y todo avance, aun el más pequeño, un triunfo de lo mejor que tenemos sobre nuestros propios errores. Pero ningún oficio es digno per se: estamparle dignidad es tarea de quienes lo ejercen. De nosotros.