Páginas vistas en total

viernes, 24 de julio de 2015

Alejandro Brown se califica como "perseguido político" trata el tema de Potosí "gran productor de huevos de ave", pero "no de los otros que necesitaría para reafirmar sus derechos" sostiene, aunque concluye reconociendo que los potosinos sí "habían tenido huevos y no de peluche" interesante

Es bien sabido por todos que Santa Cruz de la Sierra es el primer productor avícola nacional. Como lógica consecuencia y derivado de ello es también el primer productor de huevos.
Sin embargo, hoy por hoy en nuestro departamento los mismos escasean en su otra variedad. Aquellos referidos a las gónadas indispensables para que los hombres actúen con valentía, honor e hidalguía haciendo respetar su tierra, su dignidad y sus derechos.
Esta carencia efectiva ha causado que en el género correspondiente reine el miedo, la desazón, el pánico y una cobarde indiferencia.
Santa Cruz se vuelto Escitia, el reino de las amazonas; las mujeres son las únicas que sacan la cara por sus asustadizos varones, patética y triste imitación de gallitos de riña, buenos para discurso y pésimos para la acción, copia fiel del actual león afónico, auto declarado “nuevo amigo de Evo”.
El Comité Cívico Potosinista (COMCIPO) hace más de 18 días está sosteniendo un paro indefinido, pidiendo al gobierno que atienda sus demandas regionales. El presidente Evo Morales, mientras se distrae jugando fútbol, busca como desprestigiar este movimiento cívico en su falacia permanente de tratar de confundir a la población, responsabilizando a “algunos chilenos” como los causantes de esta movilización.
Lo cierto es que en este incidente no hay chilenos ni imperialistas, ni miembros de la derecha ni tampoco oligarcas. En legítimo reclamo hay un pueblo cansado, decepcionado, engañado y disgustado, que ha sido postergado durante estos 9 años de gobierno de Evo Morales; los potosinos están hastiados de promesas incumplidas. El valiente pueblo de Potosí reclama trabajo para sus hijos, a través de inversiones que promuevan un desarrollo sostenible para el departamento.
Es lamentable que el gobierno no haga una lectura objetiva de la situación, que no busque una solución adecuada al conflicto. No es inteligente ni tampoco prudente el tratar de desgastar a los Potosinos, es muy peligroso, el tiempo ahora juega en contra del gobierno. El Comité Cívico de El Alto ya se sumó a la reivindicación ciudadana; a medida que se alargue este conflicto va a ir creciendo y fortaleciéndose. Mientras tanto, el gobierno con los ojos nublados por su borrachera de poder se debilita cada día que pasa.
El conflicto tiende agravarse ya que las falsas negociaciones, carentes de soluciones, derivaron en reclamos más airados por parte de los manifestantes, quienes en su enojo ocasionaron daños materiales y personales en ambientes del Ministerio de Gobierno, otras reparticiones públicas y hasta en el Consulado alemán. Se lanzaron decenas de cachorros de dinamita a las instalaciones del Ministerio de Gobierno, causando por lo visto una sordera selectiva a tan grave reclamo.
Al igual que el episodio del frustrado “gasolinazo” el gobierno finalmente cederá, tendrá que llegar a un acuerdo para terminar este conflicto; esto no significa que cumplirá lo pactado, simplemente volverá a postergar con vacías promesas, que por lo menos permitirán solucionar el problema temporalmente.
Estamos seguros que a pesar del vandalismo reinante, provocado por la inoperancia del Ejecutivo, el Ministerio de Gobierno no responderá con la misma virulencia judicial en contra de los cívicos potosinos como cuando se actuó contra Santa Cruz, falsamente acusada de detonar un cachorro de dinamita (hecho cometido por el mismo gobierno) en la puerta de la casa del Cardenal Julio Terrazas, donde solo hubo daños materiales menores. En este caso el Ministerio de Gobierno se atribuyó la condición de víctima, inició una persecución infame contra inocentes cruceños, dejando hogares destruidos llenos de mujeres y niños con lágrimas en los ojos que aún se siguen preguntando por qué sucedió esto…
Ahora que el Ministerio de Gobierno es realmente víctima directa, que hubo daños materiales considerables y daños personales, seguramente callará cerrando este episodio sin pedir cuentas a nadie.
La diferencia entre los potosinos y los cruceños es que los primeros no solo tienen el preciado mineral extraído del Cerro Rico, sino que también habían tenido huevos y no de peluche.
*Perseguido político

sábado, 18 de julio de 2015

Demetrio Reynolds con pinzas, se refiere a "tras la huella de Francisco" analiza al menos dos aspectos de la reciente visita "el crucifijo con la hoz y el martillo" y el tema del mar. lectura amena, bien situada, ilustrativa.

El crucifijo con la hoz y el martillo puede ser una alegoría del triunfo de la cruz sobre el ateísmo
Nos sumamos con esta nota  a la tinta que corre tras la visita del Papa. Por donde pasó, dejó una especie de polvareda  que sólo disipará el tiempo. Con una coherencia matriz interna habló de muchas cosas, sin agotar en profundidad ninguna.
Las alusiones y  silencios fueron parte de su estilo discursivo. De ese amplio repertorio, apartamos tres para comentarlos escuetamente.
Consciente del poder que ostenta, el Papa cuida al milímetro cada paso, cada palabra.  Por más que parezca, no improvisa nada. Condenó la excesiva concentración de poder en “liderazgos únicos”. Correa está en aprestos de perpetuarse igual que sus colegas de la ALBA. Ecuador es un país también pobre, y terreno abonado para sostener, sobre esa la causa, a los dictadores. En Bolivia el Gobierno declaró varias veces como su enemiga a la Iglesia Católica. A esos dos escenarios era preciso que llegara Francisco.  
Así como están las cosas, el tema del mar era insoslayable. Abogó por el dialogo sin referirse específicamente al problema.
Un tiempo atrás, los dos países alcanzaron el más alto nivel de simpatía y de diálogo. La “diplomacia de los pueblos” parecía ser más efectiva. ¿Quién rompió y por qué se rompió esa relación? Según versiones de ambos lados, “yo no fui”; pero está rota. Chile está dispuesto a la reapertura diplomática, pero (ésta es la cosa) sin condiciones. Y de Bolivia, si no es con la solución del encierro marítimo, nada. El nudo gordiano se trasladó a La Haya. ¿Dará ese tribunal con la clave para curar  sorderas crónicas?
Las cárceles son una de las más dolorosa miserias de Bolivia. A Francisco sólo le mostraron  una superficie maquillada. Pero es indudable que está informado de que, junto a los hospitales, nada testimonia tanto la contradicción de esa realidad con la apariencia del Gobierno.  Se gastó una enorme millonada en ostentaciones vanidosas; se destinó otro tanto a las organizaciones indígenas, y fue para el despilfarro en la corrupción. Con una mínima parte de ese caudal, los presos en Bolivia tendrían justicia y comodidad lujosa.
Y el crucifijo con la hoz y el martillo si no es una audaz y torpe provocación,  puede ser –acaso por traición del subconsciente--  una alegoría del triunfo de la cruz sobre el ateísmo, cuyos antecedentes conoce sin duda Francisco. Espinal figura en lista de los mártires católicos; no es que era comunista, pero su lucha por los pobres hizo que pareciera. Junto a él fulgen con luz redentorista propia los nombres de Camilo Torres y Arnulfo Romero: “les pido, les ruego, les exijo, les ordeno: dejen de matar a mis hermanos”. Si los sacerdotes parecen guerrilleros por su lucha, hay una hombre que siendo guerrillero parece ser un sacerdote.
Hemos nombrado, claro está, a San Ernesto de la Higuera.  “La historia  del futuro pertenece al Che Guevara”, reza un título en la revista ASÍ de Buenos  Aires. (1967). El autor, un sacerdote que fuera confesor de Eva Perón, Hernán Benítez, escribe: “Su lucha –la del Che– se la inspiró el anhelo de justicia, de redención social, de amor al prójimo, es un héroe cristiano”.
El autor es escritor, miembro del PEN Bolivia.

jueves, 16 de julio de 2015

Christian Rivas glosa a Luis Espinal, (a quién conocí como hombre culto, pero inseguro y especialmente agresivo contra el orden establecido) y explicando su ideología concluye, Espinal no explicó qué hará el revolucionario al dia siguiente, de qué comerá o qué producirá para seguir viviendo...interesante porque entrañó violencia, regalar la vida

Es difícil presentar los aspectos criticables de Luis Espinal Camps S.J., porque no son pocos los méritos intelectuales y sentimentales que le brindan un aura de protección frente a cualquier tipo de cuestionamiento.
Pero lo que nos interesa criticar son sus ideas políticas. Empecemos con su poema: “Comunismo” que pertenece a sus Oraciones a quemarropa, que dice así: “Señor, / nos da miedo este mundo/ que avanza hacia el comunismo. / La mancha roja se extiende/ con el apoyo de muchos. / Hoy, aquí, la religión de la materia/ es más fuerte que tu Religión, / es más viva, más proselitista. / Tal vez, sea mejor así, / que el comunismo crezca y de un zarpazo/ saque de su letargo a tu Iglesia milenaria. / Ante un peligro tan agudo, ¿qué significa esta Iglesia de boato y de rutina?/ Tal vez, tus pobres hallan en el comunismo/ aquello que Tú predicaste: / el hambre y la sed de justicia (Mt. 5,6). / Tal vez, nosotros los hacemos ateos al mostrarles un Dios que de verdad no existe; / tal vez, tienen razón al hablar de “opio del pueblo”/ porque hemos desencarnado nuestra fe…/ Tal vez, hará falta atravesar el Mar Rojo/ para entrar en la Tierra Prometida. / Tal vez, Tú, Señor, estás con”.
Desconocemos si como dice Víctor Codina S.J. en: “Luis Espinal. Gastar la vida por los demás”, esta oración conformó parte de sus escritos de 1965 o fue elaborada posteriormente con otras oraciones que pretendía publicar y que fueron publicadas póstumamente. Tampoco sabemos si fue por ignorancia o deshonestidad intelectual que desconoció los resultados del experimento comunista. Su obsesión con la hoz y el martillo lo plasmó en un crucifijo tallado en madera seguramente divagando en un posible acuerdo marxista-cristiano. Pero el símbolo de la hoz y el martillo fuera de que represente diálogo, es un símbolo de muerte, persecuciones, crímenes, hambruna, terror, dolor, represión y sufrimiento. Millones de muertos donde la mancha roja se extendía, la religión de la materia avanzaba con la prédica del profeta Marx y sus discípulos, hacia un infierno empedrado de buenas intenciones. No podemos negar las buenas intenciones de Espinal, pero estaba equivocado y como vemos en su oración, estaba confundido y desesperado, nos dice que tal vez sea mejor que exista comunismo soviético.
En su texto “El cristianismo y la revolución” plantea la revolución del pueblo en América Latina ejecutada por cristianos y crítica a la Iglesia que defiende el sistema y que tiene privilegios, siendo contrarrevolucionaria, determinando que: “Hay que recordar que la revolución no va a ser en favor de todos; sino solamente en favor de las mayorías”, claro discurso de la Teología de la Liberación, cuyos principales pensadores poco o nada conocían de economía, según uno de sus principales críticos Michael Novak, para quien estos religiosos estaban confundidos, porque atacaban el capitalismo que no estaba presente en los países latinoamericanos, lo que ellos veían y en su confusión atacaban, era el mercantilismo, aquel sistema que otorga beneficios y privilegios sólo a los amigos de los gobernantes.
Si la democracia te libera de la dictadura, los mercados te liberan de la pobreza. Los religiosos de la Teología de la Liberación criticaban el capitalismo en sociedades precapitalistas; no nos explicaron como debíamos producir y con qué herramientas salimos de la pobreza. Su discurso terminaba con la palabra revolución (revolución violenta, Espinal sostenía comunicación con el Ejército de Liberación Nacional). Pero: ¿al día siguiente de la revolución qué hacemos y qué comemos?
Esto ninguno supo explicar en sus oraciones.
El autor es vicepresidente del Instituto Libertad, Democracia y Empresa

miércoles, 8 de julio de 2015

ha muerto Huacho Zamorano bien conocido en los círculos de familias de clase media, habiendo sido su padre un Gran Alcalde Kochala. Huacho cultivó muchas amistades en el fútbol, en el turismo, en el LAB al que sirvió muchos años por lo que recurrimos al texto de Gastón Cornejo para rendirle homenaje



ha muerto el popular
“HUACHO”

Repitiendo los antiguos versos del poeta alusivos a la pérdida de un ser querido reflexiono. “¡Por quién doblan las campanas! Reza John Donne desde el pasado y afirma: El ser humano no es una isla. Somos todos un fragmento de la urdimbre universal, apenas una brizna del conjunto pero una parte del todo; cuando la mariposa bate sus alas, en otro punto del cosmos otro movimiento similar sucede, y por ello, la muerte de un ser humano nos afecta; también un pedazo de cada uno de nosotros muere con él. Él mismo poeta da respuesta a su pregunta: “Las campanas doblan por ti, por todos nosotros, porque hemos perdido para siempre el tesoro de una vida, una parte de nuestra vivencia”,  y con la muerte de Huacho, perdemos alguna trascendencia de la grandeza humana.

Al evocar recuerdos compartidos de mi condiscípulo y entrañable hermano de la vida, lo veo niño otra vez, juguetón y divertido, riendo siempre con sonrisa de ángel puro.
Cuando se concluía el Teatro “Teófilo Vargas”, párvulos aún, recitamos juntos en el escenario y al “Alimón”, el dulce verso del cubano Martí: “Cultivo una rosa blanca,/ en junio como en enero/ para el amigo sincero / que me da la mano franca / Y para el cruel que me arranca / el corazón con que vivo. / Cardo ni ortiga cultivo / Cultivo una rosa blanca”. 

Más tarde, en el colegio, destacado como gran compañero y leal amigo. Muy joven, el primero en el empeño de ser útil despachando milagrosos fármacos en la Farmacia “Mercado”, mágicas recetas magistrales. Luego nos diste la lección de hombría, deportista consumado, pieza humana irremplazable en el equipo preferido; aseguran que compartiste una delegación deportiva a Europa cuando Holanda ofreció contratarte, también supimos de tu heroísmo y de tu amor por la lid deportiva realizada con honor y sacrificio; cargado de dolor por un trauma, debieron administrar anestésicos y desinflamantes que complicaron la circulación distal de una extremidad con graves consecuencias ulteriores.

Experto jinete triunfador sobre veloces corceles; alguien te encontró junto a un hermoso alazán, dormido de amor en su regazo, en el Club Hípico de nuestros recuerdos, las carreras de caballos que hoy son una nostalgia y el club un terreno en la mira de ser una bomba de polución en Cochabamba. En tu madurez de hombre, relevante fue tu desempeño cargado de afectos en la línea bandera de la Patria. Ofreciste la mejor de tus bondades, tu sana alegría, tu empeño intelectual y tu ser de noble estirpe familiar. Benefactor entregado al servicio del prójimo, plasmaste en todos los departamentos de la Patria, en Panamá, en Chile, tus valores humanos prestigiando la institución que te dio cobijo laboral. El nombrado “Ojmillo” y tú, serán para siempre recordados como “Los “Caballeros” del LAB.

Buen hijo del mejor alcalde de Quillacollo y Cochabamba, don Aníbal Zamorano, en cuya sangre bullía la nobleza, tenías que nacer también noble, de sangre y de alma. Buen padre, buen esposo, buen hermano, ¿qué más? Capitán heroico hasta culminar la travesía. Cual Cyrano de blanco penacho, sonriendo al destino, te vimos los últimos años enfrentar la batalla del dolor, sembrando a cambio, amor genuino hasta el instante de quedar inane y partir a tu vuelo de ángel destinado al paraíso.

Al despedirte, sensible mi corazón, sólo atino a pronunciar el Salmo que escuché de ti en el silencio de las palabras sublimadas, cuando preparabas los aprestos del viaje último, moviendo los labios sin sonido, rezabas en la interioridad de tu alma al avanzar hacia el cambio de substancia humana, el salmo que yo rezo acompañando tu infinito viaje: El Señor es mi pastor, nada me falta./ En verdes pastos me hará reposar. / Por aguas tranquilas me conduce / Y reconforta mi alma. / Porque tú Creador estarás conmigo. / Tú vara y tu cayado / Me infundirán aliento. /

Vuela al cielo, hermano, la paz sea en tu sueño.                         


Gastón Cornejo Bascopé
Cochabamba, 31 de junio 2015.




jueves, 2 de julio de 2015

para Alvaro Puente Calvo la inoperancia e irresponsabilidad del Servicio de Caminos o como quiera que se llame es una "Asociación para delinquir" por ni fiscales, ni jueces, ni policías cumplen la Ley y dejan desprotegidas a las familias que transitan por los caminos de Bolivia.

Hace algunas semanas nos estremeció la noticia. Una familia volvía de un pueblo de Comarapa a El Torno y cayó por un barranco. Murieron los dos padres y sobrevivieron tres hijos pequeños. Los protegió una buena persona. Él los abrigó y los arropó. Él pidió auxilio y estuvo a su lado hasta que los recogieron.

Tres niños perdieron en un camino lo más valioso que tenían. Para que crecieran por dentro y por fuera, para que se hicieran personas plenas, Dios los puso en un hogar que se les fue por el barranco. Quedaron sin seguridad ni apoyo, sin estímulo, sin calor, sin compañía, sin guía. Lo perdieron todo y sin remedio. Cuenta el testigo que todo sucedió porque cayeron en un bache y el auto quedó sin frenos que los detuviera antes del precipicio. Dios los puso en un hogar, pero la carretera abandonada mató a sus padres y los dejó a ellos en la soledad. Toda esa carretera es un solo paisaje lunar, un campo de batalla, una cadena interminable de cráteres con las fauces abiertas para devorarnos. El auto de la pareja quedó sin frenos, cómo pudo romper la dirección o saltar por los aires. Esa ruleta rusa se llevó dos vidas, se llevó la infancia de los niños y la mitad de su felicidad.

Aunque no lo parezca, hay una empresa encargada del cuidado de las carreteras, lo que no hace nunca. Todavía no se les ha ocurrido cumplir su misión y sus carreteras son un arma cargada que se dispara y mata. ¿Cuántos puntaejes, cuántos amortiguadores, cuántas personas, cuántos pernos no revientan? Por su culpa se van millones en reparaciones y en repuestos. Pero más graves son las miles de muertes absurdas que nunca debieran llegar. Y la empresa depende de un ministro, tan irresponsable como ellos, que les permite dormir. Y el ministro tiene un presidente que hace la vista gorda, ocupado en cosas más importantes que las muertes de máquinas y de gente.

¿Ha sabido usted de algún fiscal que se haya ocupado de investigar este crimen? Están ahí a la vista los culpables y sus cómplices y nadie mueve un dedo. Ni el defensor del pueblo exige sanción. ¿Qué pasa? ¿Puede permitirse una irresponsabilidad que en sí misma es criminal? Ya debían habernos anunciado un juicio por asesinato y cien mil más por cien mil intentos fallidos de asesinato. Juicio por incumplimiento reincidente a perpetuidad de deberes, juicios por desfalco y por despilfarro, juicio por asociación para delinquir. Lo que no puede quedar impune es que se exponga a 10 millones de ciudadanos a la muerte con el arma letal de las carreteras