Páginas vistas en total

lunes, 30 de diciembre de 2013

aviones de lujo, satélites multimillonarios, gastos militares en tiempos de paz, son items que el Gobierno debiera sustituir por atender demandas de igualdad en el plano económico cuando se alegra por el crecimiento "extraordinario". El Deber, SC

Las cifras de crecimiento de Bolivia siguen siendo positivas. Este 2013 terminará con un crecimiento neto del 6,5% de la economía. Para 2014 varios organismos internacionales predicen que, pese a existir condiciones menos favorables en el contexto internacional, igual la economía de Bolivia continuará creciendo a tasas razonables; será solamente superada en Sudamérica por Perú y Paraguay.

Son buenas noticias, merecen ser destacadas, pero al mismo tiempo urge aprovechar estas positivas condiciones para proseguir con la superación de problemas estructurales que el país arrastra de larga data. Y aquí el papel del Estado resulta ser fundamental. Por encima de todo rol nuevo que se le quiera endilgar o del llamado ‘Estado-empresario’, el Estado se ha constituido históricamente para ser esencialmente el gran equilibrador y regulador, el ente supremo encargado de distribuir socialmente los excedentes a fin de aminorar desigualdades e introducir cambios cualitativos.

En función de lo expresado, y según nuestra perspectiva, es imperativo que el Estado boliviano prosiga en el futuro inmediato con planes adecuados de distribución social que garanticen disminución de pautas de pobreza, superación de la desnutrición infantil, la creación de mejores condiciones en materia de infraestructura para la escolaridad, para la salud pública y para superar –o mitigar– otros menesteres sociales que, por sus carencias actuales, hacen que nuestro país aún figure en escalas bajas en materia de desarrollo humano.

Si el Estado boliviano compra aviones de lujo para sus principales ejecutivos, adquiere satélites de telecomunicaciones, promueve inversiones ingentes en nuevas empresas estatales y realiza fuertes gastos militares (en tiempos de paz y sin atisbos de conflictos en el horizonte), es bueno que quienes conducen a ese mismo Estado recuerden también que el papel fundamental de este estriba –como ya lo expresamos– en la superación de inequidades.

Por tanto, la inversión pública en materia social resulta imprescindible para la promoción de mejores condiciones globales y como factor de desarrollo. La parte privada de la economía contribuye con sus impuestos. La parte estatal tiene que hacer lo suyo, que no es otra cosa que optimizar e incentivar la distribución social para mejorar la calidad de vida del pueblo boliviano en su conjunto y crear así condiciones que generen igualdad de oportunidades para todos

domingo, 29 de diciembre de 2013

excelente editorial de El Dia, salvo cuando ataca a la oposición sin motivo. si hasta pareciera estar de acuerdo con el oficialismo. la oposición está haciendo lo suyo. no se le puede pedir más, especialmene cuando se le niega espacios informativos como El Dia, que ingresa en un juego peligroso favorable al oficialismo

Los últimos ocho años nos han enseñado que el MAS nunca se expresa en sentido figurado y cuando habla de “enterrar”, lo más probable es que esté refiriéndose a una alternativa más o menos parecida a la que aplicó en Pando en el año 2008, donde el régimen cumplió su promesa de mandar a Leopoldo Fernández a “convivir con los gusanos” luego de que el exprefecto saliera victorioso en el referéndum revocatorio de agosto de ese año.

En teoría, el oficialismo luce imbatible para las elecciones del 2014, al menos eso dicen algunas encuestas que hablan de un repunte aún mayor luego del anuncio del doble aguinaldo. No se explica entonces por qué el Gobierno no solo decidió postergar el pago de ese beneficio, sino que jamás volvió a mencionarlo en las tarimas. Es más, nadie entiende por qué se apela a un discurso tan belicista en plena Navidad y se anuncia el “entierro de la derecha”, siendo que el MAS tiene una victoria asegurada para el 2014, con el 70 por ciento, según palabras del presidente Morales.

Ya lo habíamos advertido en este mismo espacio. Existe una tendencia marcada a retornar a los mismos escenarios de confrontación del 2008 y obviamente, las amenazas recientemente lanzadas van en ese sentido y con los mismos objetivos de aquel entonces, arrasar y copar el poder a cualquier costo, azuzando de esta manera a ciertos movimientos sociales a “no permitir el avance de la derecha”, instigación que hace cinco años derivó en hechos como Porvenir, el cerco a Santa Cruz y otros hechos lamentables.

Es verdad que estas estrategias le han permitido al oficialismo ejercer el poder sin control y gozar de amplias facilidades para aplicar sus reformas; sin embargo, ha quedado claro que desde el punto de vista del apoyo popular, el resultado ha sido radicalmente distinto.

Recordemos que del 2005 al 2009, el MAS obtuvo una y hasta dos victorias por año en las urnas, pero desde que produjo la aprobación de la nueva constitución y la posterior reelección presidencial, solo ha experimentado una derrota tras otra y eso se debe a que la población no acepta el modelo autocrático que busca perpetuarse en el poder.

No es la primera vez que el Gobierno hace amenazas públicas de este talante. “No vamos a dejar que levanten cabeza”, les dijo a los líderes de Santa Cruz; “Vamos construir la carretera del Tipnis aunque se opongan” y así como estas arremetidas han fracasado, se frustró también la reforma judicial basada en las elecciones de magistrados y el copamiento del poder en el Beni, en Sucre y otros distritos, donde ha quedado demostrado que los bolivianos tienen una vocación democrática con la que el Gobierno debería sintonizar.

Pero en esta tarea de recuperar la democracia y rehabilitar las garantías constitucionales, no solo la administración gubernamental tiene mucho que ver, sino también las fuerzas opositoras, que hoy en día están brindando un espectáculo reprochable a través del divisionismo y la confrontación inútil que tienden a dispersar las opciones y contribuir de esa manera a la consolidación de la alternativa autoritaria.
Existe una tendencia marcada a retornar a los mismos escenarios de confrontación del 2008 y obviamente, las amenazas recientemente lanzadas van en ese sentido y con los mismos objetivos de aquel entonces, arrasar y copar el poder a cualquier costo, azuzando de esta manera a ciertos movimientos sociales a “no permitir el avance de la derecha”, instigación que hace cinco años derivó en hechos como Porvenir, el cerco a Santa Cruz y otros hechos lamentables.

sábado, 28 de diciembre de 2013

el Estado convertido en instrumento de la Justicia, con dictámenes directos y bochornosos del Ejecutivo, hace del derecho su arma más denigrante y arremete contra los ciudadanos sin piedad. Carlos Cordero reflexiona sobre 1 casos flagrantes

Cuando parecía que el lanzamiento del satélite Túpac Katari, adquirido por Bolivia al Gobierno chino por algo más de 300 millones de dólares, iba a convertirse en la noticia de fin de año, el sistema de justicia y seguridad del cada vez más sombrío Estado Plurinacional dio la puntada negativa, dejando a los bolivianos un amargo sabor en la boca.

Jacob Ostreicher, que llegó a Bolivia ilusionado por el discurso de un Gobierno revolucionario, se fugó del país y de sus carceleros, acosado por una red de extorsionadores, integrados a un sistema judicial corrupto que hizo desaparecer 30 millones de dólares de propiedad del ciudadano judío-estadounidense. Según los argumentos de funcionarios gubernamentales, miembros de la lucrativa red de extorsión, los millones de Ostreicher tendrían un origen mafioso. 

En tres años de prisión, tanto en la cárcel de Palmasola como en su arresto domiciliario, el sistema judicial no logró demostrar nada de lo que acusaba a Jacob, pero la siniestra red de extorsión hizo desaparecer los varios millones de dólares que trajo al país, hasta empujarlo a la fuga, desesperado por la violencia institucionalizada de la justicia boliviana.

Jorge Quiroga Ramírez, ex presidente boliviano, es otra de las tantas víctimas del atroz sistema judicial descrito. En este particular caso, el Estado tiene como agravante el haber convertido a los medios y recursos humanos de la justicia en títeres del poder político, en eficaz instrumento para amedrentar y perseguir ciudadanos mediante la instauración de procesos judiciales, con motivos o sin ellos. Estos juicios instruidos desde el poder no tienen el propósito de hacer justicia, sino de escarmentar.

Quiroga Ramírez, junto a otros exmandatarios y autoridades de la empresa petrolera boliviana, en 2005 fueron acusados de “explotar hidrocarburos sin permiso del Congreso, causando daño económico al firmar contratos lesivos” a los intereses del Estado. Han transcurrido ocho años de haberse iniciado aquella acusación y recién, en diciembre de 2013, el Tribunal Supremo de Justicia resolvió otorgar medidas sustitutivas al exgobernante, que debe firmar un libro de asistencia una vez por mes y presentar cuatro garantes solventes para salir de Bolivia.

Si un expresidente de Bolivia debe vivir bajo zozobra, acusado sin fundamento, entrando y saliendo de tribunales durante casi una década, ¿qué puede esperar de la justicia un ciudadano boliviano de a pie? Nada, excepto más Estado y menos derechos

miércoles, 25 de diciembre de 2013

WaldoTorres arremete. con ágil pluma describe las mil formas de corrupción y cómo Bolivia, para verguenza colectiva, va calificando cada vez en niveles más bajos, de los que Evo parece sentirse orgulloso, porque hay que ver cómo se ufana, cual si fuese un rey inca (que de paso eran reyes tiranos)

Según Transparencia Internacional ocupamos el lugar 106 entre 175 países calificados por su corrupción interna. El índice mide como perciben los ciudadanos a su administración pública y qué piensan de los actuales políticos.

Así, estamos estancados en el grupo de los países más corruptos. Como una pesadilla arrastramos esta vergüenza nacional en una sucesión de graves episodios de corrupción estatal, no atribuibles solo a este Gobierno, pero en este caso no aparecen como hechos aislados, sino como productos de la concentración del poder sin control. 


La Policía, la Fiscalía, la Contraloría y los Juzgados tienen en sus cajones miles de expedientes que se arrastran en el tiempo. Los ciudadanos votan confiando en comportamientos honestos, pero es una ilusión, la corrupción esta presupuesta. El cinismo político esta enquistado. La corrupción en Bolivia es endémica, letal por ser sistemática, forma parte de la propia estructura, es algo innato a la cultura popular, es decir no es ocasional o coyuntural, sino algo absolutamente normal, la administración pública está pensando en la corrupción. 

El Gobierno, como órgano que controla todos los recursos, es el campeón de la corrupción, el que al impedir el acceso libre a la información evita el escrutinio público y se hace cómplice de la impunidad. Y es la impunidad lo que permite a la corrupción ganar terreno. El absurdo de nuestro sistema penal que no condena sino a delitos cuya pena sea mayor a tres años, es una barrabasada jurídica. Debe ajustarse la norma mediante una reforma para cerrar el espacio a este vicio. Los delincuentes saben que es muy fácil ingresar y salir por la puerta giratoria de los juzgados. 

El robo es a los pobres y tiene doble consecuencia: se roba a sus oportunidades y es un expolio que impide la inversión extranjera porque el riesgo país es muy alto. Las leyes de transparencia no sirven para combatirla, la ley regula la realidad, pero no la sustituye y nunca han dado resultado. Y son los ciudadanos corresponsables porque ven y toleran que unos ‘vivos’ hurten los dineros de todos. Esto se demuestra cuando políticos imputados, e incluso condenados, se presentan a las siguientes elecciones y las ganan.

Las penas de inhabilitación o suspensión para cargo público son raras, el condenado puede volver a ejercer como si nada hubiera sucedido. La vigilancia y la sanción son propias del ciudadano, sus denuncias sumadas a la defensa de la libertad de expresión, son las únicas que reemplazan a los controles institucionales que no sirven. Y se la combate atacando sus causas y no los efectos, se la erradica con una mejor educación moral y bajando los índices de pobreza. Mientras tanto la corrupción estará en nuestro código genético.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Iván Arias acertado cuando explica que la frase "volveré y seré millones" se atribuye a Eva Perón, a Howart Fast, a Julian Apaza (Tupac Katari) quién la hubiese dicho por vez primera no es tan relevante como su significado. lo curioso es que la propaganda masista, emborrachada de soberbia y altanera como nunca, parecen haberla cambiado "volveré y haré y costaré millones" cuando se refiere al satélite chino, los pobres siguen siendo pobres, aunque los cocaleros, cooperativistas falsos, contrabandista y narcos están siendo beneficiarios de la bonanza...informa Reporte Mundial que 200 personas ultra ricos tienen fortuna valorada en 30 mil millones de dólares. (?)

Dependiendo de la óptica y del lugar, la frase "volveré y seré millones” es atribuida a diferentes personajes. Los bolivianos la atribuyen al líder indígena Julián Apaza, más conocido como Túpac Katari (1781), otros, al escritor Howart Fast, quien puso la frase en labios del esclavo rebelde Espartaco (1951) y los argentinos a su caudilla Eva Perón (1952).
Finalmente, para contribuir a la confusión, en 1962, José María Castiñeira de Dios publicó un poema con ese título dedicado a Evita, a los 10 años de su muerte.
De que la haya dicho Túpac Katari no hay prueba documental; que la haya expresado Eva Perón tampoco, pues no figura en ninguno de sus discursos. Las únicas pruebas documentales son el libro de Fast y el poema de Castiñeira.
Sin embargo, como señala Alfredo Arri, más allá de la historia última que exista detrás de la expresión profética, más allá de la parte no descubierta existe la circunstancia real de que por los poderosos caminos del mito, y si resignamos por un instante esa soberbia que nos manda a ejercer la policía de las precisiones históricas y nos entregamos a la fe, o si prefieren a la poesía, no podríamos desdeñar muy fácilmente esta idea sencilla: en el cielo hay un Dios de las rebeldías y Howard Fast ha sido uno de sus humildes e inspirados profetas.
Gracias a él, hoy, medio siglo después de escribirla, la frase "volveré y seré millones”, de alguna manera, son palabras apropiadas para Eva Perón, para Espartaco y para Túpac Katari. Y en tanto que el hombre trabaje y otros tomen y usen el fruto de los que trabajan, el nombre de todos ellos será recordado, susurrado, algunas veces, y dicho en voz alta y claramente, en otras.
En Bolivia la frase ha sido usada hasta el cansancio como parte de las expresiones de rebeldía contra las injusticias, la exclusión y el enriquecimiento a costa de los pobres y del pueblo en general.
Los actuales detentadores del poder y del legado indígena; sin embargo, parecieran haber torcido la frase de "volveré y seré millones” a la más práctica y útil de: "volveré y haré millones”.
No otra cosa evidencia el surgimiento de una nueva casta social que hace su fortuna con base al abusivo usufructo de las arcas públicas, el contrabando y el narcotráfico.
Como lo señaló la Fundación Jubileo, los cooperativistas mineros (informales), cocaleros, contrabandistas, como los chuteros, y los narcotraficantes fueron los más beneficiados por la "bonanza económica” durante la administración de Evo Morales. Mientras los pobres siguen siendo pobres.
En este mar de inequidades, el Reporte Mundial sobre la Ultra Riqueza 2012-2013 (World Ultra Wealth Report), de la consultora Wealth X y del banco suizo UBS, informa que en Bolivia hay 220 ultra ricos, supermillonarios, que cuentan con una fortuna valorada en 30.000 millones de dólares.
Para la consultora, los ultra ricos son aquellas personas que tienen un capital activo superior a los 30.000 millones de dólares, sin contabilizar sus casas y bienes de colección (obras de arte, entre otros) y de consumo durable (autos, aviones, yates).
La cifra de 30.000 millones de dólares de nuestros ultra rico es muy difícil de creer, escribe Gustavo Maldonado, aunque una evaluación sobre la naturaleza, magnitud e importancia de la extralegalidad en Bolivia, pedida al ILD por el BID y Fomin el 2006, indicaba que el capital informal acumulado en el país ascendía a 53,96 miles de millones de dólares. Una multimillonaria economía informal que mantiene a Bolivia rehén de la pobreza.
Para rematar, las autoridades gubernamentales han volcado la frase a "volveré y costaré millones”, pues no otra cosa significan los faraónicos gastos en aviones, en edificaciones para museos del Presidente, en edificios para los ministerios o en obras, como el aeropuerto de Oruro, que costó 19 millones de dólares y el promedio de uso de esa terminal aérea ha sido de 33 pasajeros por día.
O el costoso teleférico, que significará más de 234 millones de dólares que están bajo sospecha de sobreprecio y, en caso de que funcione al 100%, apenas contribuirá con el traslado del 15% del flujo de pasajeros entre La Paz y El Alto. El otro caso es el satélite de 300 millones de dólares que quedará obsoleto en 15 años.
Página Siete – La Paz

jueves, 19 de diciembre de 2013

OPINION con firmeza muestra la incidencia del Caso Ostreicher en la seguridad nacional, cuando el empresario se encontraba bajo medidas judiciales. en qué queda la vigilancia policial?

Resulta innegable que la fuga del estadounidense Jacob Ostreicher, procesado por un supuesto lavado de dinero, que huyó de La Paz y que actualmente está en alguna ciudad de Estados Unidos, repercute en la seguridad nacional toda vez que esta persona se encontraba con medidas judiciales que le otorgaron detención domiciliaria y arraigo.

Ostreicher llegó al país para hacerse cargo de sus negocios y fue acusado por lavado de dinero, fue arrestado en junio de 2011 y en diciembre de 2012 quedó con detención domiciliaria. Invirtió junto con un socio suizo 25 millones de dólares en un negocio de arroz y compraron tierras a un conocido narcotraficante, acusado además de asesinato y lavado de dinero. Entre sus antecedentes figura la denuncia de que funcionarios del Ministerio de Gobierno le habrían pedido dinero para revocar la detención domiciliaria. Varios de la red de extorsión están en la cárcel.

El caso Ostreicher es uno de los más intrincados en los tribunales en materia penal y tiene componentes, que como se puede apreciar, son diversos. A este caso ahora se añade la fuga del país, posiblemente por el Perú y que, de acuerdo a versiones de un diario norteamericano, se habría operado mediante un grupo especializado. Ahora, las versiones sobre este hecho, son diversas, desde los abogados que en principio negaron, hasta otras, sobre un posible secuestro e incluso sobre la propuesta de un grupo de venezolanos que le habrían ofrecido salir de Bolivia conjuntamente su amigo Sean Penn.

Más allá de estos antecedentes y otros, que son importantes tomarlos en cuenta para sopesar la importancia y las connotaciones que tiene el norteamericano que de una u otra manera propició la cárcel para el grupo de corruptos funcionarios extorsionadores, el problema principal, ahora está en una serie de cuestionamientos sobre la seguridad nacional, que en este caso, tiene que ver con el cumplimiento de medidas judiciales, que en todo caso, comprenden prevenciones dentro de un proceso judicial.

La huida del norteamericano que se encontraba bajo la jurisdicción de la justicia deja en entredicho la acción de vigilancia de la Policía Nacional, los procedimientos de rutina que se cumplen en una detención domiciliaria y el arraigo, la seguridad en los puntos fronterizos, más cercanos o próximos a una posible fuga, en este caso la frontera con el Perú, es decir, los dispositivos de seguridad y alerta, que contrastan, con lo que se evidenció la noche en que se dio la voz de alerta de la posible fuga, precisamente en su domicilio, rodeado por el silencio y la oscuridad.

La ministra de Justicia Cecilia Ayllón ha informado que “el procesado Jacob Ostreicher ha fugado del país, oficialmente tenemos el reporte migratorio, él ha salido por el Perú el día domingo en horas de la noche, ya el día lunes ha estado en los Estados Unidos, ha habido información al respecto cuando han mencionado que era una alegría para los Estados Unidos de que Jacob Ostreicher vuelva a casa”. Poco menos que las autoridades nacionales son las últimas en enterarse de este hecho.

Como se trata de un asunto que atañe a la seguridad nacional que tiene que ver con un proceso bajo jurisdicción, las explicaciones deben estar a la altura de una situación delicada, es decir, que tienen que tener la proporcionalidad de algo grave. Más aún, si existe un antecedente anterior relacionado con otra fuga, la del senador de oposición Róger Pinto, exasilado en la embajada de Brasil y que salió del país de Bolivia protegido por el más alto funcionario de esa representación.

lunes, 16 de diciembre de 2013

odiador, violento, atropellador Roberto Cruz (llamado de la) no deja de usar adjetivos, siempre que abre la boca, esta vez por el caso de Jacob Ostreicher de quién se dice "habría salido de Bolivia"

El asambleísta departamental de La Paz, Roberto De la Cruz consideró que la presunta "fuga" de Jacob Ostreicher es un regalo de navidad del gobierno del imperio, y un llamado de atención a las autoridades del país para mejorar los controles de quienes tienen restringidas las salidas por tener procesos en Bolivia.
Tras conocida esta información por cuentas oficiales de portales ligados a la comunidad judía en Estados Unidos, De la Cruz consideró que el ministro de Gobierno, Carlos Romero y su viceministro Jorge Pérez se aplazaron porque "realmente demostraron una ineficiencia total" en el control a Jacob Ostreicher.
"La fuga de Jacob Ostreicher, es un regalo de Navidad imperialista para el gobierno, por haber descuidado la seguridad en nuestro país, dijo el asambleísta y dirigente alteño Roberto De La Cruz. Es una verdadera pena de la forma como el gringo Ostreicher después de hacer tanto alboroto, haya burlado vigilancia la seguridad, sin respetar el arraigo que tenía", sostuvo De la Cruz.
El legislador departamental pidió una explicación a las autoridades sobre este hecho, caso contrario se considerará que la salida del estadounidense, implicado en delitos legitimación de ganancias ilícitas, fue acordada entre el gobierno y el extranjero.
Ostreicher, guardaba detención domiciliaria desde diciembre del año pasado, luego de permanecer un poco más de 18 meses en la cárcel de Palmasola por supuestos vínculos con la actividad del narcotráfico. El ciudadano estadounidense aún no tiene una sentencia absolutoria, o, condenatoria por la sindicación que hicieron ex abogados del Ministerio de Gobierno.
Este caso que puso entre rejas a los abogados más influyentes del Ministerio de Gobierno y de la Presidencia, como fueron Fernando Rivero, Boris Villegas, Dennis Rodas y Juan Manuel Antezana, además del ex fiscal de Distrito, Isabelino Gómez y personal jerárquico de la Dirección de Bienes Incautados en Santa Cruz.

jueves, 12 de diciembre de 2013

sabroso fragmento de la última entrega de Winston Estremadoiro sobre "filibusteros..." no resistimos a la tentación de reproducir pidiendo atención a los lectores y encontrar si fuera posible hechos citados por el autor que no tengan una plena ejecutoria...

en esta democracia moribunda, el Legislativo es obediente caja de resonancia del Ejecutivo; fiscales y jueces han mutado a la triste condición de ser instrumentos del acoso judicial como medio de acallar opositores.

Esta lastimera situación se evidencia en prioridades nacionales que andan de cabeza. Nadie negará que la salud y la educación merezcan la atención gubernamental. Sin embargo, reducen los ya insuficientes fondos económicos para atender personas de escasos recursos en hospitales y dar formación técnica a productores agrarios. ¿Cuestión de apretar el cinturón en un país pobre? No, señor. Hambrean a prioridades nacionales para atiborrar dulces a una carrera de motos por el Salar de Uyuni. Poco importa el impacto medioambiental en ese tesoro natural; menos aún que mueran los viejitos con males renales que requieren diálisis. Importa más el cortoplacista rédito propagandístico para un Rally Dakar sin pantalones largos en Bolivia, porque ni siquiera compiten vehículos de cuatro ruedas.             

Es a lo menos dudosa la autoridad moral de un mandatario que insta a no malgastar en parrilladas los fondos de programas claramente electoralistas, cuando dichos recursos hacen caso omiso de que la Contraloría los controle o audite, como si fuera plata del potentado de Orinoca. Frente a mandamases de países impolutos que viajan en aerolíneas comerciales, es escandaloso que de un plumazo adquieran aviones lujosos, para que los ministros viajen de aquí para allá en esta patria corrupta y muerta de hambre. 

Se han comprado helicópteros franceses e incrementado efectivos a las Fuerzas Armadas: ¿será para desplazar tropas especializadas en contrainsurgencia, impidiendo que sediciosos paraguayos o peruanos hagan sus santuarios en territorio nacional? No, hombre. Me late que será para apretar el dogal sobre ciudadanos bolivianos que protesten con pies ampollados los abusos del Gobierno. Como en la marcha de indígenas de tierras bajas oponiéndose a la carretera asesina del Tipnis, en esa Chaparina en la que los que ordenaron la represión claman a voz en cuello un cobarde “yo no fui”. 

Con tal distorsión de prioridades, no sorprende que justicia, salud y educación sean los derechos humanos más vulnerados en el país, según la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb). A su vez, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional son las instituciones donde más se los atropella, afirma Ever Moya, que preside la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, y es del partido gobernante (MAS). Asevera, cantinflesco, que los derechos de los indígenas son respetados, pues “si no se respetarían no habrían representantes en las instituciones del Estado”. 

miércoles, 11 de diciembre de 2013

agrada. lenguaje claro y directo de Ramiro Calasic cuando se refiere a: Electoralismo, caballo de troja del Autoritarismo. los ejemplos sobran entre los del ALBA.

Los gobiernos de Bolivia, Venezuela, Ecuador y Nicaragua confirman que es posible usar la Democracia contra sí misma para dar vida a regímenes autoritarios. La condición esencial es reducir la Democracia al simple acto de votar. Los cimientos que permiten tamaña estafa son los propios ciudadanos, ajenos a su potestad soberana. Simón Bolívar lo sabía: “Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”.

En Democracia, el pueblo ejerce su soberanía a través de sus representantes –a quienes elige mediante el voto- y de mecanismos de participación directa e indirecta. Sin embargo, la ignorancia ciudadana facilita que su ejercicio soberano sea arrebatado y desfigurado.

El instrumento que permite despojar a la ciudadanía de su condición soberana es tan letal como sutil: la demagogia, práctica política destinada a inducir a la acción (votar, marchar, etc.) a través de la estimulación emocional, impidiendo toda acción consciente. Su herramienta esencial: la propaganda. A merced de la demagogia, el pueblo soberano vota o marcha –incluso mata y muere-, pero de forma inducida.

En los procesos electorales, la demagogia tiene el objetivo de inducir a que el ciudadano vote, pero guiado por la estimulación de sentimientos elementales; ese es el fin de la propaganda electoral. Así, se impide que el soberano elija libremente a sus representantes a través de un proceso de descarte consciente.

Dicho de otro modo: elegir es seleccionar, el acto de votar expresa esa selección, es una forma de expresar opinión; votar sin haber seleccionado, es decir, sin que se exprese opinión razonada, es sólo votar –incluso botar-, no tiene nada que ver con delegar el ejercicio de la soberanía. Sólo el voto consciente, resultado de la selección, expresa la voluntad de la ciudadanía. Glorificar las elecciones sin priorizar la formación ciudadana, es electoralismo ruin.

En cuanto a la participación ciudadana, la demagogia es igualmente efectiva. Su objetivo es provocar la acción, generalmente masiva, azuzada por sentimientos encendidos, casi siempre odios subterráneos o prejuicios prefabricados. La consecuencia es pavorosa: ciudadanos en marchas errabundas o concentraciones soporíferas de las que poco o nada saben y que son usadas por otros para legitimar fines lóbregos.

De esta forma, los gobiernos autoritarios de América Latina legitiman la concentración y uso libertino del poder a condición de mantener a la ciudadanía en un estado de ignorancia perpetua. Su acción demagógica combina con malicia dos vicios, uno proveniente del pasado y otro de la modernidad. Por un lado, el lastre del caudillo providencial, padre bienaventurado que paga con dádivas y mercedes –a cuenta de todos- las entusiastas muestras de obsecuencia. Por el otro, la reducción del soberano a frívolo mercado político, donde el partido aparece transfigurado en marca, el caudillo/candidato deviene en mercancía, el militante principista ya no tiene principios y se diluye en la claque, y el dirigente político es sustituido por el consultor de propaganda.

En este grotesco escenario de Democracia aparente, donde la demagogia autoritaria campea a través de una permanente y millonaria campaña propagandística, ya sea directa a través de sedativas arengas o indirecta mediante los medios de comunicación, el ciudadano abdica su condición soberana y deviene en séquito electoral, cansina recua de aplauso fofo y naufragio de impenitentes demandas.

Todo haría suponer que, del lado de las fuerzas democráticas, la respuesta al autoritarismo sería enarbolar los principios y las prácticas de la Democracia. Sin embargo, la respuesta opositora es burocrática, mezquina y dramáticamente similar a las acciones autoritarias: promover cada quien a “su” candidato y prepararse para los siguientes comicios (aguanten que ganaremos, parecen decir), dejando a la ciudadanía a merced del despreciable abuso que le niega sus derechos fundamentales y de una arrolladora maquinaria propagandística que le despoja sin tregua el derecho a pensar y actuar en libertad. Así, las fuerzas opositoras capitulan en su función primaria: contribuir a la formación de la voluntad política de la ciudadanía.

Esgrimiendo una anodina monomanía electoralista, los opositores esperan derrotar al autoritarismo con algunos meses de propaganda electoral. Es tal su vocación “urnista” que cuando se clama unidad para evitar ahora más abusos, la respuesta es esperar a las siguientes elecciones. En el fondo, esperan que la ciudadanía se desencante sola –que aprenda a la mala- y que la propaganda electoral –es decir, la demagogia de temporada- haga el resto.

Sin duda, la lagaña electoralista ha facilitado, y facilita, las atrocidades de los regímenes autoritarios. Estas prácticas de sectores opositores no tienen nada que ver con la Democracia, ni con su defensa. Es como ofrecer resfrío para curar la gripe.

Para sectores opositores, antes que entregarse al esfuerzo de formar y orientar la opinión ciudadana a través de la organización de amplias estructuras partidarias programáticas, las tareas son las mismas que dan aliento al autoritarismo: promover al candidato y preparar la campaña (para colmo, parecen no advertir que el régimen autoritario les lleva años de ventaja).

Mientras presenciamos indignados el repulsivo festín de los pilares de la Democracia, las tendencias opositoras tendrían que responder con firmeza y de forma permanente, educando y organizando a la ciudadanía, es decir, constituyéndose en verdaderos partidos políticos. No lo hacen, de manera que es razonable dudar que maquinarias electoralistas que invernan entre comicios puedan derrotar al autoritarismo que arremete de forma permanente.

Sin embargo, todavía estamos a tiempo. Todavía cobijamos la esperanza de que quienes se dicen demócratas sabrán defender la democracia democráticamente; es decir, no en los votos vacíos de reflexión. Todavía hay tiempo para que las fuerzas opositoras echen raíces en la ciudadanía, para orientarla y conducirla.

Todavía esperamos que los opositores asuman que “la esclavitud es hija de las tinieblas” (Bolívar) y que prioricen la información y la formación de la opinión ciudadana -base insustituible del voto-, antes que la propaganda taimada.

Todavía esperamos que las fuerzas opositoras se unan, no solo como alianza electoral, sino como iniciativa permanente que permita frenar al autoritarismo desde ahora y que en las urnas el ciudadano delegue su soberanía con la dignidad de quien asume su rol con la responsabilidad debida.


En definitiva, todavía estamos a tiempo para darnos cuenta que el electoralismo es el caballo de Troya del autoritarismo.

la dimensión histórica de Mandela va más allá de su muerte. la señal dada por Obama y Castro es alentadora. eso sí, cuando reclama El Dia, la presencia de Evo en Africa, no estamos de acuerdo porque éste menospreció a Mandela en sendas declaracione y se habría empavonado de su presencia en tan trascendental escenario.

La muerte de Nelson Mandela ha sido tan significativa como su vida entera. Generaciones que no conocieron su lucha y sus grandes conquistas a favor de la paz han podido recibir en muy pocos días un gran mensaje a favor de la concordia y la hermandad. Justamente una de las grandes hazañas de Madiba se ha producido en sus funerales. Ayer, ante una multitud congregada en el estadio de Johannesburgo para despedir al  ex presidente sudafricano, se produjo un episodio insólito sin precedentes, el apretón de manos entre Barack Obama y Raúl Castro, líderes de dos naciones enfrentadas hace más de medio siglo y que han representado hasta hoy el mayor abismo de división que se haya presentado en la humanidad.

La mera coincidencia de líderes tan antagónicos en un mismo acto, reunidos en torno a un hombre cuyo valor va más allá de las ideologías y que se ha ganado un sitial de honor en la historia, es como para despertar esperanzas en un mundo en el que “lo normal” es tirar el guante, insultar y descalificar. Castro sonrió cuando Obama se le acercó para saludarlo y dijo que ese fue un gesto de gente civilizada, aludiendo a ambos por supuesto.

El homenaje a Mandela no podía ser excluyente y tenía que representar su legado de unidad. Por eso mismo, Obama y Castro estuvieron en la lista de oradores del acto que duró varias horas y que fue visto por miles de millones de personas en todo el planeta.

¿Fue simplemente un gesto aislado de personas educadas? ¿Es posible generar expectativas en torno a lo ocurrido en Sudáfrica? Naturalmente que sí, si tomamos en cuenta que esas acciones vienen precedidas de sesudos análisis políticos, pues ningún estado de la talla de Estados Unidos o Cuba hace las cosas por impulso o por casualidad. Y no es casualidad después de observar el acercamiento entre Washington y Teherán, por ejemplo, dos países enfrentados por casi 40 años y que últimamente parecen encaminados a solucionar por la vía diplomática un diferendo originado en la supuesta amenaza nuclear iraní. Lo sucedido en Johannesburgo no es fortuito después de analizar la salida que ha tomado la crisis en Siria, donde la comunidad internacional pudo intervenir a tiempo y evitar una nueva incursión armada multinacional que hubiera replicado experiencias tan dolorosas como las de Irak y Afganistán. Y tampoco es para asombrarse con el apretón de manos de Sudáfrica si lo relacionamos con la actitud asumida por la Casa Blanca todos estos años frente a ciertos regímenes de América Latina, que no han dejado de provocar con el objetivo de despertar en “los gringos” su pulsión intervencionista.

Nadie vive ni muere en vano y la historia de todos siempre tiene un propósito. El legado de Mandela ha sido fuente de inspiración para el progreso de la humanidad y es un miope o un cínico el que diga que las cosas no son capaces de mejorar por el bien común. Es una lástima que nadie del Gobierno boliviano hubiera tenido la lucidez para estar presente en los funerales de Mandela y peor todavía cuando se los observa tan desubicados en torno a este gran acontecimiento.

lunes, 9 de diciembre de 2013


promoción de "las cholitas de pollera"

recuerdo bien que fueron Eduardo Pérez Beltrán
Laureano Rojas y Victor Fernandez en Cosmos
de modo que la promoción en La Paz, no es novedad.
sin embargo aquí ERBOL ofrece una linda galería








jueves, 5 de diciembre de 2013

Choquehuanca es un payaso. se aprovecha de la Cancillería para contar embustes. dice que "el ekeko" (fantoche enano cargado de cosas) como una divinidad, aunque hizo disfrazarse a un funcionario, e inventa historias como si los embajadores se fueran a tragar los embustes. ya basta Choque de tanta fanfarria.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, presentó el jueves al Cuerpo Diplomático acreditado en Bolivia, al Ekeko, Dios que es la energía de la abundancia, con más de mil años de vida y recordó que visita los hogares de los bolivianos el 24 de enero de cada año después de salir de la Isla del Sol el 21 de diciembre.

En un acto protocolar en el que recibió a los embajadores acreditados en Bolivia, en el tradicional saludo navideño, Choquehuanca aseguró que el Ekeko es el Dios de la energía de la abundancia, que entra a los hogares bolivianos por 'las puertas abiertas' a diferencia de Papá Noel, que ingresa por la chimenea y por la noche.
Según varios autores, el Ekeko es una deidad de la cultura prehispánica, de la cultura de Tiahuanaco, que representa a un hombre con la típica vestimenta de la región andina. De su cuerpo cuelgan bolsas que contienen cereales, tabaco, billetes enrollados y toda clase de mercancías; miniaturas que se traducen en las ilusiones y esperanza de la gente. Se dice que el Ekeko es capaz de materializar los deseos de las personas si estos le obsequian un ejemplar en miniatura, ahuyenta la desgracia de los hogares y atrae la fortuna.
'Quiero yo presentarles a nuestro Ekeko. Decimos que tenemos identidad, tenemos todo, estamos en la tarea de recuperar nuestra identidad, nuestros recursos, también estamos en proceso de recuperación de nuestros lugares sagrados, de nuestra Illa. Aquí tenemos a nuestra Illa Ekeko, tenemos energía de la abundancia', afirmó al presentar a una persona simbolizando a ese Dios prehispánico.
El Jefe de la Diplomacia boliviana informó que su despacho está en procura de repatriar a un Ekeko que se encuentra en Berna (Suiza) hace más de 150 años, que fue llevado a ese país por un diplomático suizo.
A su juicio, con esa presencia, Suiza siempre ha tenido mucha abundancia por la energía que da el Ekeko.

martes, 3 de diciembre de 2013

inventar cosas para mantener entretenida al público. distraer la atención de los temas serios y preocupantes. manipular las noticias y restarles interés. esto hace el MAS, lo hicieron otros, aunque este Régimen se especializa en llevar la mirada a otro lado. Humberto Vacaflor

Pero no está bien que los temas realmente importantes sean descuidados y hasta olvidados porque el gobierno así lo desea. O porque los medios audiovisuales miran para otro lado y han adoptado la costumbre de introducir temas “ablandadores” entre las noticias, como en una lavadora eléctrica.
• La guerra que se está librando en Santa Cruz, a cargo de una ministra que se ha propuesto expulsar a extranjeros dedicados a la agricultura, tendría que merecer más atención.
Embajadores de tres países latinoamericanos, los más grandes, han recibido urgentes órdenes de ocuparse del tema, porque decenas de sus compatriotas están en la lista negra de la señora ministra.
• El diario La República de Lima ha dicho que en Bolivia opera una filial, es decir un brazo permanente, del cártel de Sinaloa de México, que hace incursiones en territorio peruano.
• El Ministerio Público de Sao Paulo ha admitido que el grupo mafioso Primer Comando de la Capital tiene presencia en 20 estados brasileños, “además de Bolivia y Paraguay”.
• La periodista Anastasia O´Grady mantiene su tesis de que, como van las cosas, Bolivia se perfila como el Afganistán de Sudamérica.
• La gobernación de Santa Cruz ha informado que el parque nacional Choré ha sido copado por grupos irregulares, con 58 sindicatos de cocaleros. Los campesinos de la zona denunciaron que son grupos armados de las FARC los que controlan el parque y no permiten el ingreso de la policía.
• La Unión Europea ha advertido al gobierno que la exportación de hoja de coca a países vecinos está prohibida por la Convención de Viena de 1961. Cuando cruza las fronteras, la hoja sagrada pasa a ser una droga como tantas otras. ¿El país va a seguir dejando salir la coca hacia los vecinos? ¿Esos países van a seguir fingiendo que no se enteran de esta forma de narcotráfico?
La lista es mucho más larga. Son temas que han sido puestos en la gaveta del olvido por un gobierno que tiene otras urgencias y que cuenta con el apoyo de medios propios, alquilados o atemorizados, que quieren contradecirle.
Sólo algunas voces solitarias, de columnistas confinados, hablan de estos temas.

lunes, 2 de diciembre de 2013

gratificante el diálogo entre dos grandes literatos por el relieve que hacen de las letras por su capacidad de liberar al hombre. necesitamos literatura para seguir derrotando a todos los grandes demonios que hacen la vida difícil o insoportable. Vargas Llosa

Los escritores Mario Vargas Llosa y David Grossman coincidieron hoy en que la literatura es "una de las mejores cosas que le ha pasado a la humanidad", por la capacidad que tiene de liberar al ser humano y permitirle vivir otras vidas distintas a la propia.

"Si queremos que el mundo siga cambiando, que la humanidad siga derrotando a todos los grandes demonios que hacen la vida difícil o insoportable para mucha gente, necesitamos literatura, esa fantasía que nos saca de la realidad tal como es y nos acerca a la realidad tal como quisiéramos que fuera", dijo el peruano Vargas Llosa.

El Nobel de Literatura de 2010 inauguró este domingo junto al israelí Grossman el Salón Literario "Carlos Fuentes" de la XXVII edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), ante cientos de lectores y escritores reunidos en el auditorio "Juan Rulfo" de la Expo de esa ciudad del oeste de México.

Provocador, el escritor peruano dijo que era "una terrible insensatez pensar que las humanidades son una mera distracción, un entretenimiento", cuando en realidad "despiertan en nosotros muchas cosas".

"Quienes piensan que la educación debe centrarse fundamentalmente en lo científico y en lo técnico (...) creo que están trabajando por que se vuelva realidad esa pesadilla orwelliana de una sociedad modernísima, de autómatas, sin espíritu crítico y totalmente subordinados y conformistas a una realidad totalitaria", apuntó.

El novelista se sinceró con un auditorio al señalar que cuando con cinco años aprendió a leer, que fue "la cosa más importante que me ha pasado", comprendió "que la vida, tal como uno la vivía, no bastaba" y que valía mucho la pena vivir de cerca los relatos y aventuras ajenas de los mundos de ficción.

Dijo que obras como "Los miserables", de Víctor Hugo, grandes, inabarcables como la misma vida, marcaron su adolescencia "de una manera central" y ayudaron a organizar su vida "en muchísimos sentidos".

"Estoy seguro de que los libros han sido la mayor influencia que he tenido en mis gustos, disgustos, pasiones, aficiones. Creo que han sido la fuente de las mayores enseñanzas que he tenido", agregó.

A su lado Grossman, integrante de la delegación que ha acudido a la FIL 2013 con Israel como invitado de honor, señaló el enorme poder de los libros con el ejemplo de que "una ´Anna Frank´ es suficiente para devastarte" y hacer entender a un lector la dimensión del Holocausto.

Vivimos en sociedades donde "no nos damos cuenta de cuánta manipulación del lenguaje hay alrededor de nosotros", añadió Grossman, y señaló como una virtud la capacidad de los escritores de sospechar de las palabras.

"A veces creo que la única libertad que tenemos es la de describir nuestra tragedia con nuestras propias palabras", agregó el autor de libros como "El abrazo" (2013).

Explicó que los escritores tienen el privilegio de poder al crear tratar "con los materiales mas relevantes" del ser humano para uno mismo y para su cultura en un mundo que "nos inunda de irrelevancias".

Crítico con los medios de comunicación, "que son los que transforman a los seres humanos en una masa por el modo en que nos manipulan" en un "intento forzado de hacernos sentir que todos somos iguales", recordó que un mismo libro cada lector lo lee "de un modo diferente", lo que le enriquece y amplía su libertad.

Grossman consideró que la gran fortuna de hacer literatura es precisamente "poder hacer el mundo nuestro" y "darle nuestros propios, nombres íntimos", y que los libros eran espacios "donde el arte y las cosas perdidas coexisten" ante la vida "atrozmente corta" que cada ser humano enfrenta.

Al término del acto, los dos escritores, ovacionados en varios momentos de sus intervenciones, moderadas por el periodista español Juan Cruz, recibieron una medalla cada uno de la viuda del escritor mexicano Carlos Fuentes, Silvia Lemus, presente en el acto, uno de los más importantes del programa literario de este año.

La FIL comenzó ayer y por sus salones pasarán hasta el próximo 8 de diciembre más de seiscientos escritores y 20.000 profesionales del libro dentro de un programa que este año. 

domingo, 1 de diciembre de 2013

Cayo Salinas jurista renombrado que es, ha realizado un estudio sobre el A2. parte de ser ésta una medida inconstitucional por tanto ilegal. impuesta la medida como obligación a compartir utilidades, lo que de suceder obliga al pago de una prima, aplicable caso por caso a cada empresa. interesantes los otros cuestionamientos.

El tema no pasa por compartir utilidades o no querer hacerlo; menos por el hecho de que el Estado benefactor, mesiánico en su postura, haya sido capaz de imponer a la cruel casta empresarial, el pago de una parte de sus ganancias en concepto de doble aguinaldo. El asunto, por ponerlo en términos sencillos, pasa por hacer bien las cosas y apegadas a derecho. El fácil expediente de recurrir a la promulgación de disposiciones sin antes verificar su impacto en términos racionales (y legales), predomina en un escenario donde surgen interrogantes sobre la sostenibilidad de la economía boliviana en el mediano plazo.
Lo primero que debo subrayar es que el aguinaldo, respecto a su implementación, tiene en Bolivia rango de ley. Al ser así, lo menos que debió haberse hecho es acudir a este tipo de instrumento dejando de lado el odioso método de legislar mediante decreto. Por tanto, el Decreto Supremo 1802 es inconstitucional, así como la forma de determinar el origen de los recursos para el pago al sector público. En efecto, la CPE establece de manera terminante que “todo proyecto de ley que implique gastos o inversiones para el Estado deberá establecer la fuente de los recursos, la manera de cubrirlos y la forma de su inversión. Si el proyecto no fue de iniciativa del Ejecutivo requerirá de una consulta previa”. Era indispensable, en ese sentido, que la determinación del pago de segundo aguinaldo haya merecido el cumplimiento del Art. 321 de la Constitución Política del Estado considerando que se dispuso en el cuestionado decreto, la afectación a una partida presupuestaria que ya tenía un fin determinado.
De otra parte, el sustento de la medida oficialista descansa en el crecimiento registrado en el PIB de más del 4,5 por ciento, por lo que según los proyectistas de la medida, dicho crecimiento sirve de suficiente aval para presuponer que las empresas, sean estas grandes, medianas o pequeñas, e incluso las personas y profesionales que trabajan por cuenta propia, alcanzaron ese porcentaje (o más). Es indudable que únicamente el sentido común te dice que resulta incompatible medir el comportamiento macro económico del país con el de unidades empresariales, cualquiera que fuera su tamaño. Creer que por el hecho de que nuestro Producto Interno Bruto sea superior al 4,5 por ciento todos los actores formales de la economía también estarán en ese rango, es cuando menos inverosímil. Otro aspecto que debe tomarse en cuenta es que el doble aguinaldo ya existe y está plasmado legalmente a través de la prima que debe cancelar una empresa en caso de registrar utilidades, sea ésta del 4,5 por ciento, o menos o incluso más. Por tanto, ¡es esa la forma de compartir utilidades!, a través de instrumentos legales ya establecidos y no por medio de duplicidades que además atizan el fuego de la inflación. Comparto el criterio de que el doble aguinaldo además de haber sido poco auspicioso, dará curso a que la estabilidad laboral de quien tiene trabajo seguro (80 por ciento de la PEA dicen que no lo tiene), peligre. Y, lo que es peor, que ahora se opte por terciarizar la prestación de servicios, lo cual agravará aún más ese 80 por ciento.
Termino aquí: el doble aguinaldo, que pudo haber tenido componentes electorales, tiene también un rasgo monetario. No olvidemos que todos los partidos en función de gobierno exigen a sus militantes en cargos en la administración pública, “un aporte voluntario”. No tengo certeza de que éste lo hace, sí sobradas sospechas de que es así. 

El autor es abogado