Páginas vistas en total

lunes, 29 de febrero de 2016

según el correcto razonar de Edgar Penaranda las mentiras suman y siguen. nos "retiraremos del Gobierno, Alvaro a sus libros, yo al Chapare"fue la decisión de aquella noche del 21F, a las pocas horas "seguiremos en la batalla" contra la oposición, claro, contra la ciudadanía y entre estas contradicciones del poder, la desconfianza y el hastío del pueblo llegando ya a sus extremos. basta de mentiras, basta de enganos habría que replicar.

Evo y Álvaro dijeron que no acudirían a un tercer mandato, el que el país vive hoy, y faltaron a la verdad. Evo y Álvaro dijeron después que no pedirían un cuarto mandato, y otra vez faltaron a la verdad. Dijeron que respetarán el resultado del referéndum, pero me temo que ahora harán lo mismo, violar su compromiso y hacer una nueva movida, más desesperada, para mantenerse en el poder. En su mente no está solo mejorar las condiciones de vida de los bolivianos y ayudar al país a progresar como repiten machaconamente. No. En su mente está también no dejar el poder, acumular más de él, eternizarse en él. 

En un escenario de una victoria tan ajustada, de no haber sido por unos cuantos de esos factores, el Sí hubiera vencido. Veamos cuáles fueron estos: 1) el trabajo de periodistas independientes, especialmente el de Carlos Valverde y Amalia Pando. El primero tuvo las agallas de difundir el caso de la expareja del presidente y la segunda hizo la investigación que terminó de demostrar la magnitud de los negocios que esta había conducido; 2) el trabajo de medios independientes, que son un puñado, quizás ciertos diarios de ciudades principales más una que otra agencia de noticias y radios menores. Esos medios informaron de las denuncias de Valverde y Pando, y otras, como el escándalo de corrupción del Fondo Indígena, las irregularidades del canal boliviano-iraní Abya Yala o la falta de título profesional de García Linera; 3) la función de las redes sociales, que amplificaron lo que esos pocos medios de comunicación divulgaban. Pongamos como ejemplo la mentira de García Linera sobre su supuesto título profesional. Sin los memes, retuiteos, posteos en Facebook y envíos a cadenas de WhatsApp, el caso hubiera pasado más o menos desapercibido; 4) los colectivos ciudadanos, que le dieron a la campaña del No el sustento político, pero independiente, necesario en una justa electoral como esta. Y unos cuantos dirigentes políticos que persistieron en el pasado, arando en el desierto, en denunciar al Gobierno.

Estos son los cuatro factores que lograron que el MAS, que estaba encaminado a ganar la elección hace un mes, terminara perdiendo, debido a que le dieron información al elector, que lo motivó a cambiar su voto. En vez del 48% tal vez hubiera obtenido el 58%. Y la historia sería hoy muy distinta. En la mentalidad autoritaria del régimen todo esto será considerado como algo posible de ser revertido. Si se plantea la idea de intentar un nuevo referéndum, o cualquier otra vía, para forzar un cambio constitucional, tendrá en claro que esos cuatro factores le impidieron un triunfo la primera vez. Así que contra ellos se ejercerá a partir de ahora ese indeseado ‘ajuste de cuentas’. La ciudadanía debe estar atenta a ello

lunes, 22 de febrero de 2016

Harold Olmos analiza el gobierno de puno duro de Stalin y su denunciante hijo de campesinos Nikita Jruschhov que logró tumbarlo dando inicio a la Guerra Fría que durómás de medio siglo, que Rusia terminó como perdidosa. Venezuela quizo reinventar el Socialismo que hoy acusa la gran derrota con una nación sumida en el sumatorio de todos los males. útil recordar el experimento chavista que se cae a pedazos en Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.

En el salón atiborrado de delegados, muchos no creían lo que escuchaban y no lograban articular palabra. “…no es permisible, y es extraño al espíritu de nuestras convicciones, elevar a una persona, convertirla en Superman poseedor de características supernaturales, equivalentes a las de un dios. Ese hombre (“de actitudes rudas y desleales con sus camaradas”) es capaz de conocer todo, ver todo, pensar por todos; su comportamiento es infalible”. 

Hace 60 años, entre el 24 y 25 de febrero de 1956, fueron denunciados los horrores y las mentiras del dirigente georgiano que tenía a su país en el puño: Iósif Stalin. El denunciante era hijo de campesinos de la frontera ruso-ucraniana, Nikita Jrushchov, y ostentaba el cargo de quien había muerto tres años antes. A partir de ahí adquirió ciudadanía universal el concepto peyorativo de ‘culto a la personalidad’ por el cual a un determinado líder, exaltado por cortesanos y adulones beneficiarios del poder, se le asigna una condición imprescindible de ‘yo o el caos’.

El discurso ante el pleno del XX Congreso del Partido Comunista soviético fue secreto solo por pocos días. El servicio de inteligencia israelí consiguió una copia, la pasó al Gobierno de Estados Unidos y este la entregó a la CIA que, a su vez, decidió hacerla pública y aterrizó en The New York Times, que divulgó una de las mayores primicias periodísticas del siglo. De ahí partió la ‘coexistencia pacífica’, en la que competían el comunismo con el capitalismo. Ya sabemos el resultado, expuesto al caer el Muro de Berlín y, como en un dominó, todo el sistema comunista en Europa. 

Entre las críticas más agudas al estalinismo y sus variantes lanzadas desde América Latina están las del ensayista venezolano y entrevistador de televisión Carlos Rangel, que radiografió en Del buen salvaje al buen revolucionario (1976) y El tercermundismo (1982) los errores, ineficiencias y contradicciones del legado de Stalin aplicado por las izquierdas. Las dos obras están tan vigentes para nuestra región como lo estuvo la primera, que este año cumple su cuarta década con el mismo vigor analítico con el que nació. 

En busca de reanimar la idea socialista, Venezuela emprendió la ruta hacia la utopía. Armada de las finanzas de un país inundado de recursos, ha dado un retroceso de 100 años. Ahora está quebrada, inundada por la escasez y al borde de nuevas riadas sociales. El taciturno Rangel habría visto confirmado su análisis y Jrushchov descubierto que, en su patria, producir cohetes y AK-47 sigue siendo más fácil que hacer zapatos o mantequilla, la promesa con la que lanzó la lucha en ‘coexistencia pacífica’ que Rusia perdió

jueves, 18 de febrero de 2016

recomienta calma y el ingreso a un proceso de autocrítica y saneamiento. investigar la denuncias de turbios manejos y negociados entre el Estado Pluri y las empresas contratistas de bienes y servicios, así sean de China u otros prestamistas para vivir esta ilusión de desarrollo y bonanza...

Aparentemente el Gobierno tiene planes de empeorar todavía más el turbio panorama político previo al referéndum del domingo 21 de febrero, con amenazas surgidas en un cuadro de desesperación en el que se encuentra el oficialismo por lavar la imagen de las principales figuras gubernamentales.
  Pese a que han surgido voces más prudentes que sugieren no tomar represalias con los periodistas que han estado haciendo graves revelaciones públicas, la irascibilidad parece ser más fuerte en otras autoridades que amenazan constantemente con recurrir a los tribunales contra los comunicadores, lo que en este contexto equivale a desatar la persecución, pues está claro que la justicia es hoy un resorte represivo al servicio del régimen. 
 No vamos a afirmar que el ejercicio del periodismo ha estado libre de la hostilidad en los últimos años, pues la situación ha sido difícil, pero debemos admitir que hasta el momento el Gobierno se ha cuidado de no caer en la judicialización, como ha sucedido con los políticos opositores víctimas del acecho de jueces y fiscales funcionales. Comenzar a hacerlo en este momento no solo sería perjudicial para la democracia, sino también para el propio sistema político hegemónico, cuya credibilidad se ha deteriorado con la inmensa ola de denuncias de corrupción que han llegado a tocar las más altas esferas del poder.  
Más allá de los resultados de este domingo, las autoridades tienen que guardar calma e ingresar en un proceso de autocrítica y saneamiento, de lo contrario el denominado "proceso de cambio" podría acelerar aún más su desprestigio. Ellos mismos han reconocido la necesidad de investigar toda las denuncias realizadas y lo peor sería proceder a la manera acostumbrada y simplemente apelar a la pantomima para esconder y encubrir los malos manejos. 
 Tal como se han ido desencadenando los hechos recientes, se podría anticipar más evidencias comprometedoras, como corresponde en un Estado de derecho, donde los periodistas están llamados a ejercer una labor de fiscalización y los mandatarios tienen la obligación de rendir cuentas ante la ciudadanía que los eligió. En este marco conviene actuar conforme a la ley y los principios y no con el abuso la persecución, elementos que precisamente han erosionado la imagen del Gobierno. 
 Y en este cuadro desquiciado en el que surgen amenazas de ajustes de cuentas, vuelve al tapete la machacona tesis de la conspiración, con vinculaciones de los periodistas, medios de comunicación y de algunas figuras de la oposición con supuestas fuerzas del imperio que estarían detrás de las denuncias y de la campaña proselitista opuesta al oficialismo. Para ello, algunos voceros gubernamentales no han tenido reparos en admitir que existe un trabajo de espionaje hacia la prensa y, por último, hubo gruesas acusaciones tratando de hacer creer que hay quienes trabajan como agentes encubiertos al servicio de Estados Unidos. Por esto mismo se sugirió la posibilidad de expulsar al encargado de negocios de la Embajada norteamericana, lo que terminaría por arruinar las perspectivas de la política nacional.
Más allá de los resultados de este domingo, las autoridades tienen que guardar calma e ingresar en un proceso de autocrítica y saneamiento, de lo contrario el denominado "proceso de cambio" podría acelerar aún más su desprestigio. Ellos mismos han reconocido la necesidad de investigar toda las denuncias realizadas y lo peor sería proceder a la manera acostumbrada y simplemente apelar a la pantomima para esconder y encubrir los malos manejos.

martes, 16 de febrero de 2016

Moira Verónica Sandoval se manda todo un estudio cuando estudia el SI y el NO del referendo que se viene ya! dentro de unas horas prácticamente. el reciente episodio vincula a EMA a una joven rica, empresaria e intelectual y se adjudica los más importantes contratos del Estado Pluri

 
                        REFERÉNDUM: EL FACTOR EMOTIVO Y EL AMA LLULLA.
Continuando el análisis del discurso electoral a favor del SI para el Referéndum, es bueno destacar que además de pretender instalar en el imaginario social la imprescindible presencia de Evo y Alvaro para la posteridad, el gobierno ha manejado el discurso apoteósico sobre los grandes males que aquejarían al país en caso de ellos abandonar el poder, no conformes con insistir también en el discurso apoteósico de volver al pasado, al que le atribuìan todos los males.
A decir de Javier del Rey Morató, este discurso lo manejaban desde Hitler hasta modernos gobernantes de corte populista, siendo muy efectivo instalar en el imaginario popular el discurso apoteósico en caso de no elegirlos, pues estos gobiernos también se han tomado la molestia –para legitimarse--  de elegir una clase social o sector para sus ataques, en el caso boliviano: la derecha, la oligarquía, los gobiernos del pasado, la medialuna, etc., azuzando las emociones y el descontento del electorado en algún medida impopular dictada por los políticos.
Demás está mencionar la anécdota del sol que no saldrá en la eventualidad de que Evo deje de gobernar, pretendiendo con ello interpelar el factor emotivo de la votación en el área rural, que han sentido una fuerte identificación con Evo Morales, por creer que los representa, cuyo razonamiento se nubla ante la sola idea de pensar que es como ellos, con lo cual se alegran y consuelan.
No importa si la calidad de vida en el área rural no ha mejorado de manera efectiva, no interesa si el satélite Tupac Katari funciona como repetidora de TV, permitiendo únicamente que puedan ver el canal estatal, tampoco interesa que los recursos del Fondo Indígena hayan sido robados, mal utilizados y desviados, en vez de comprar semillas, ovejas, tractores, auquénidos u otros insumos que faciliten el desarrollo del área rural o permitan iniciativas emprendedoras.
En todo caso, el consuelo es que al menos uno de ellos, nacido en el altiplano, está gobernando el país y es un líder reconocido en el mundo.  Ese es el factor emotivo al que se ha apelado siempre, obteniéndose el efecto deseado. Por supuesto este argumento iba complementado de diatribas, acusaciones y epítetos hacia los anteriores gobernantes y gobiernos, sobre cualquier persona, agrupación política o líder indígena que realizare críticas o discrepase con el proceso de cambio.
Empero, es bueno advertir que si el discurso emotivo y apoteósico funcionó a favor del gobierno, en las últimas elecciones de octubre de 2014 (ver: http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2014101103) para reelegir a Evo y  Alvaro como presidente y vicepresidente, respectivamente, no es menos cierto que el manejo del factor emotivo del electorado, puede eventualmente, jugarle en contra, en el Referèndum del 21 de febrero próximo.
A qué me refiero? Concretamente al episodio recientemente descubierto de la vida del presidente Evo Morales, que lo vincula a una muy próspera y joven empresaria que trabaja para la empresa China CAMC, que a su vez, se adjudicó por invitación directa los contratos más importantes del Estado Plurinacional.
Ello no solo hizo sospechar a propios y extraños sobre la serie de casualidades que toda esta historia implicaba: desde su meteórica carrera laboral y millonarias inversiones y posesiones materiales, hasta su presencia en la empresa que suscribió con el Estado, varios contratos por invitación directa, suponiendo que la empresa de marras, fuera asombrosamente experta y líder en todos los rubros en los que incursionó:  
·         PLANTA INDUSTRIAL DE SALES DE POTASIO.
·         CONSTRUCCIÓN DE LA PLANTA AZUCARERA SAN BUENAVENTURA EASBA.
·         CONSTRUCCIÓN DE LA PRESA Y OBRAS ANEXAS EN MISICUNI
·         CONSTRUCCIÓN DE OBRAS PARA VÍA FÉRREA MONTERO – BULO BULO
·         SUMINISTRO DE TRES EQUIPOS DE PERFORACIÓN PETROLERA, este último, en base al DS. 29506 de 09/04/2008 y al DS. 0224 de 24/07/2009, en la gestión del ex presidente Carlos Villegas, con la particularidad que posterior a su adquisición directa, recién se aprueba la ley No. 187 del 22/XI/2011 que aprueba el crédito de los recursos, vulnerando la ley Nº2042 que establece que ninguna autoridad puede comprometer ni disponer recursos que no están presupuestados. Resulta evidente que había prisa, y también la certeza que luego se regularizaría.
Es así que si bien las acusaciones vertidas hace algunos días, dirigidas al primer mandatario y su antigua pareja G. Zapata, generan especulaciones, aunque sin precisar la tipicidad penal de las supuestas inconductas o delitos en que hubiera incurrido.
Quien le aconsejó hablar en televisión a la Sra. Zapata, le hizo un flaco favor a ella y al gobierno, pues así la expuso en la exacta dimensión de sus capacidades, formación y talentos. Eso, permitió que los televidentes, saquen sus conclusiones sobre la información y especulación que había circulado por las redes, la prensa, la televisión, la radio y las calles.  No olvidemos que la televisión tiene un factor emotivo con preeminencia al intelectual (cualquier comunicador lo sabe). Y con ello confirmó que existen muchas dudas razonables sobre la serie de contrataciones por excepción que hizo CAMC con el Estado Plurinacional de Bolivia.
Empero, estas denuncias han creado un gran impacto social afectando la credibilidad que ostentaba invicta el presidente, generando un rechazo casi visceral a lo que se consideraba eran vicios y prácticas de un pasado, que para el discurso oficial no termina de morir, y que resucita cada vez que el gobierno se encuentra en apuros, como la afirmación última realizada por Alvaro García, de que Sánchez de Lozada o Sánchez Berzaín estarían dirigiendo la campaña del NO, o que serían los favorecidos con el mismo. Argumento que también persigue interpelar el factor emotivo de la población, por el rechazo que profesan al ex ministro de Goni.
Posteriormente, la serie de contradicciones en las que incurrió Evo Morales, procurando aclarar la naturaleza de su vínculo, y la supuesta lejanía con su ex pareja, no hicieron sino mostrar a un Evo Morales capaz de mentir, invicto hasta entonces en el enunciado constitucional del “Ama llulla”.
Es que para el imaginario del mundo aymara y quechua,  el Ama llulla (no seas mentiroso)  es un principio filosófico, que encierra toda una dimensión más allà de la acción de mentir. Cuando el indígena invoca el Ama llulla se refiere a un comportamiento integral de la sinceridad, verdad, responsabilidad, disciplina, respeto, amor, fe, espiritualidad, solidaridad, hermandad, honestidad, colaboración, desprendimiento, fidelidad, lealtad, práctica de valores, ejemplo de vida en base a la transparencia.
En consecuencia, llulla también es, aquel que se aprovecha de un cargo, el que se enriquece a expensas de sus semejantes, o que acumula riqueza de manera indebida, el que distribuye cargos a su entorno familiar, que vive como rey y dice ser pobre.
Ese es el efecto devastador que tiene en la credibilidad del primer mandatario, la denuncia o acusación, chisme o información –como quiera llamarse- vertido sobre su relación con la Srta. Zapata. Y no es culpa del periodista Valverde, ya que esa información que parece haber sido manejada con hermetismo --lo cual sugiere que es gente del entorno cercano quien proporcionó la información a Valverde-- tarde o temprano se descubriría.
Abordando el análisis electoral, siempre he procurado discernir las razones jurídicas, sociales y políticas que justificarían un voto en uno u otro sentido (ver: http://eju.tv/2016/02/los-imprescindibles-la-historia/ ), pero en esta ocasión, puedo afirmar que tales consideraciones no son necesarias, ya que en el Referéndum –al buen estilo del gobierno-  operará el factor emotivo, que no necesariamente inclinará el voto de la manera que desearía el gobierno.
El factor emotivo que opera en el área rural, donde ahora saben con dolor que su presidente tan querido es posiblemente un Llulla, será determinante en el Referèndum de febrero 21. Y ahí no tiene nada que ver los mediocres líderes de la actual oposición, ni Sànchez de Lozada, ni la CIA, o la derecha internacional. El protagonista único y principal, es el presidente Evo Morales, y su entorno, claro, que poco ayuda con los consejos que le dan. Difícil panorama para el Referèndum, la palabra, esta vez, la tiene el pueblo.

Moira Sandoval Calvimonte.
Abogada, fue asesora de organizaciones indígenas de tierras bajas y tierras altas.

                        
.


__,_._,___

sábado, 13 de febrero de 2016

la marcha progresista del "proceso de cambio" sigue siendo un Gran Engaño proclama Winston Estremadoiro cuando repasa los últimos sucesos y compara cifrasde Cepal sobre el real nivel de nuestras finanzas, que colocan a la cola a Bolivia irrefutablemente. muy revelador!

El martes de carnaval amaneció con nubarrones anunciando agua, que empezó en llovizna menuda luego en lluvia persistente, mientras una que otra salva de cohetillos y el olor a “k’oa” anunciaban conjuros para ahuyentar demonios de que la casita no se inunde, que el motor del autito recién comprado rinda como taxi.
Los bolivianos, pensé, deberían rogar para que el despertar de la ilusión de bonanza económica no termine en porrazo, uniendo nuestra menuda economía a la de América Latina, que ya se da cuenta de la quimera china de precios altos de materias primas y entró en una crisis que terminará sabe Dios cuándo.
Al presente, Bolivia se halla en un partir de aguas. Por un lado, el carnaval oculta caras sombrías bajo lluvias de mixtura o capas de betún, después de parodiar demonios en nieblas de colorido humo, o de soñar con reinas de repetitivo bamboleo en espléndidas carrozas. Por otro, el referendo del 21-F, como han venido a llamar la cita en las urnas de febrero próximo, que repleta plazuelas de comparsas bullangueras que instan a votar. 
Que los bolivianos no somos borregos estúpidos será logro notable para restregar a un Presidente que quiere ser eterno. Ya no convencen trueques de baratijas de vidrio por joyas preciosas que serán fundidas para llevar en galeones a Europa, como en el pasado, o caudales ocultos en refugios de dineros mal habidos, como en el presente. 
¿Seguirá siendo poderoso afrodisíaco el poder en uno que vestirá de mesero? Ya que no habrá “cholango” charanguero, ¿qué tal si sus preferidas atizan juergas como bailarinas en su restaurante del Chapare? Esto es, si no se escabullen como ratoncitas oportunistas. Yo no me perdería un blanquillo a la parrilla seguido de un show de coristas presidido por las bellas Cotapati, Memesia y Camzapata.    
Sin embargo, vuelvo a reiterar que el referendo no es una elección nacional que definirá quién nos gobernará del 2020 al 2025. Si el resultado fuese adverso al megalómano y a sus compinches, recuerden que son peores los coletazos del caimán enfurecido: la saña abusadora será peor hasta 2019. O en los años restantes se preparará un Plan B que permita volver a la silla presidencial el año 2025, quizá con tiempo suficiente para dar un toque aymara al Bicentenario de la República de Bolivia.
Es claro que éste ya no es un país dividido como en los años iniciales de la gran transformación prometida por el mentiroso “proceso de cambio”. No es cosa de odiados cambas autonomistas, por un lado, y centralistas aymara-céntricos disfrazados de autonomistas (como el lobo en disfraz de abuelita), por otro. Hoy el asunto es más turbio. Se tuvo 10 años donde se embutió el “proceso de cambio” quizá para ocultar una década perdida de buenos ingresos para el país, dilapidados en esquemas megalómanos como el Evo Cumple con obras mal construidas; satélites, carreteras y aviones con sobreprecios; y millonarias bolsas de dinero para ayudar a desposeídos indígenas, que escamotearon otras “originarias” de la “reserva moral” boliviana. 
Ya no está regionalizada la tensión social en Bolivia. Hoy el país se divide entre los que se sacaron la venda y ven más allá de sus narices, y los que tapan el sol con el dedo populista del mandamás. Como en el carnaval, pasada la farra hay que recoger los vasos rotos y los manteles manchados. Pero el “ch’aqui” de la farra del mal gobierno difiere del carnavalesco. Apuesto que el saldo de las Reservas Internacionales Netas (RIN) en 2025 tendrá menos divisas y más escupitajo negro de coca de mandamases con resaca. 
Y así canse documentar mis asertos, confirman mi visión las cifras del Producto Interno Bruto (PIB) de la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL), organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Brasil, el número uno de los que rodean nuestro país, en 2014 tenía un PIB de más de 2.403 mil millones de dólares: poco menos de cien veces el PIB de Bolivia. Argentina, el número dos, tenía casi 525 mil millones: más de 21 veces el boliviano. Luego viene Chile con 257.861 millones de PIB, más grande que del de Perú y Bolivia juntos: 10 veces y media el de nuestra patria. Sigue nuestro aliado de 1879 con más de 181 mil millones donde el PIB boliviano cabe siete veces. Penúltimo es Paraguay, que con un PIB de casi 25 mil millones supera a Bolivia, que con sus magros 24.475.400 mil dólares de PIB está en una vergonzosa cola de sus vecinos. 
¿Dónde está el país que en 20 años llegaría al nivel de Suiza según el genio de las predicciones adulonas, Álvaro García Linera? Suiza tiene un PIB de 701 mil millones de dólares, casi 29 veces el de Bolivia, con una población amontonada en un territorio montañoso casi 69 veces más pequeño. Entonces, ¿qué nos falta? Bueno, de entrada preferimos a los charlatanes de feria que prometen fantasías, a los demagogos populistas que hacen creer en utopías, siendo que el progreso de las naciones se basa en la educación de su pueblo y en un buen gobierno que invierta juiciosamente los dineros públicos, sin robar. Me disculpará Karl Polanyi y su obra “La gran transformación”, pero la marcha progresista del “proceso de cambio” del actual régimen es un gran engaño.

jueves, 11 de febrero de 2016

Alvaro Puente desde El Deber puntualiza el demoledor movimiento del transporte pesado que en una "especie de secuestro" ha provocado millonarias pérdidas a la economía nacional sin que nadie, ninguna autoridad, hubiese gestionado una cesasión de la medida a todas luces destructivay anacrónica y dispendiosa

Acaban de traer de Colombia a uno que secuestraba en Santa Cruz. No soltaba a sus cautivos mientras las familias no le entregaban millones de dólares. Venía, cobraba y regresaba a su tierra. Ahora le esperan años de cárcel por el monstruoso crimen. Lo curioso del caso es que ni a los del transporte pesado ni a los gobernantes les espera ni siquiera una reprimenda. Los dos tuvieron secuestrado al país el tiempo que les dio la gana y nadie los denuncia. Nadie los castiga. Nadie se da cuenta de los millones de libras esterlinas que nos arrebataron a la patria, a todos.

El transporte pesado tuvo al país sitiado durante una semana. Cerró fronteras y cercó ciudades. Bloqueó todas las carreteras. Durante una semana se quemaron al sol ardiente camiones con millones de huevos. El ganado no pudo aguantar la espera. Verduras y frutas agonizaron en el primer día. A José, el vaquero con una hernia perforada, no lo operaron en Portachuelo, porque sin caminos para superar las emergencias, era demasiado riesgo intervenirlo. Huevos, ganado, verduras, eran la riqueza de nuestra gente, la riqueza nacional que perdimos todos. El dolor de José es el dolor de nuestro pueblo que no nos permitieron atender. Perdimos todos. Ninguna de las cargas detenidas cumplió el compromiso, ni la calidad de la entrega pactada. Mercaderías, esperanzas y palabras dadas se pudrieron en los bloqueos. Solo sobrevivió el dolor.

El Gobierno, con el orgullo herido, esperaba que la protesta muriera por sí misma, por agotamiento. Es su táctica política. Con la espera absurda también moría nuestra libertad, nuestros compromisos, nuestra carga. Durante una semana no hicieron respetar nuestra vida ni defendieron nuestros derechos. Para salvar el Carnaval solucionaron el drama en un momento, porque podían hacerlo. Salvar a la patria no les preocupó, se olvidaron del cambio que anuncian, de la eficiencia, de la producción, del vivir bien. Solo jugaron el juego de su guerra particular, de aplastar al rival, de la derrota total. Unos y otros contemplaron impasibles cómo moría el país. Los dos estaban ocupados en cultivar sus ambiciones y sus odios.

Brasil y Argentina arman sus ferrocarriles al Pacífico escapando de nuestras fronteras. Conocen nuestras folclóricas protestas y tienen experiencia de nuestra política mezquina. En lugar de rogarles que nos permitan ser su corredor bioceánico, demostremos que el respeto a la libertad en esta tierra nos convierte en el territorio ideal para serlo

por cierto, para no morir de hastío, los ciudadanos tuvieron un "otro carnaval" con la vorágine de sucesos cuyo protagonista ha sido el ciudadano Evo Morales y su dama de turno Gabriela Geraldine...

Los orureños están furiosos porque los bloqueos perjudicaron de manera significativa el carnaval, algo que se vio con claridad en las graderías vacías y los hoteles con pocos turistas. 

Durante la semana previa a las fiestas, los transportistas se encargaron de arruinarle los planes a los miles de visitantes que se trasladan masivamente a la capital del folklore, dueño de un carnaval que es patrimonio de la humanidad. De esa forma, los que tenían programado bailar y alegrarse con alguna "carita conocida" en la ciudad del Pagador, tuvieron que conformarse con mirarlo todo por televisión, que no dejó de mostrar algunos detalles como el griterío que se armó con el paso de la esposa del vicepresidente, Claudia Fernández. 

Afortunadamente, para los que tuvieron que calentar el sofá mientras otros calentaban la garganta, el Gobierno puso su enorme cuota de entretenimiento, con un carnaval aparte.

Los internautas tuvieron abundante material para compartir y no precisamente globazos, coplas ni copas, sino memes, gifs, videos y otras joyitas de la tecnología que se han convertido en las nuevas formas de compartir noticias, especialmente las que tienen características novelescas, como la que nos ocupa hoy.

jueves, 4 de febrero de 2016

Susana Seleme añade "otras razones" para votar NO es que el dictador disfrazado de demócrata el violador de los DDHH, según aparece en el importante informe del Observatorio de DDHH, que circula en el Foro Internacional. muestra el documento el culto a la persona de Evo Morales, bajo el efecto con el destape del Fondo Indígena de la mayor corrupción de nuestra historia de todos los tiempos.

Más razones para tener razón
Susana  Seleme Antelo

                                                                 “El poder judicial en Bolivia ha sustituido las bayonetas                                                                     de las dictaduras militares. La violencia estatal está
                             encapsulada en la administración  de justicia”.
     Renzo Abruzzese

La frase del epígrafe, dicha  en la presentación y discusión del Reporte anual de  violaciones a los Derechos Humanos en Bolivia, 2015,  sintetiza la cruda la situación del poder judicial y de la administración de justicia, convertidos en paredones judiciales contra opositores.
Razón tiene el sociólogo y docente Abruzzese, y proporciona una razón más para tener razón y para votar NO el 21 de febrero, en la mascarada con caratula de referéndum para reformar la Constitución Política. En buen romance,  dicha reforma busca solo la re-re-reeleción del jefe del régimen, el ‘caudillísimo’ Evo Morales Ayma, dictador disfrazado de demócrata, violador de los derechos civiles y políticos, entre otros Derechos Humanos. Razón demás para tener razón y para votar NO en la consulta de marras.  
La investigación del Observatorio Boliviano de Derechos Humanos monitoreó 426 casos,  desglosados en 6 ejes temáticos: 1) Suspensión y destitución de autoridades democráticamente electas,  2) Persecución   Judicial por motivaciones políticas, 3)Discriminación   política,  4) Violencia y acoso político contra la mujer en ejercicio de cargos electivos, 5) Suspensión de autoridades judiciales por motivación política, y 6) Restricciones a la libertad de expresión y de prensa. Razones más que suficientes para tener razón y para votar NO.
Los hechos registrados en este Informe, como en los 4 anteriores desde la creación del Observatorio, desnudan el estado de indefensión en el que sobrevive la sociedad boliviana, ante el hostigamiento con que el régimen de Morales somete a la ciudadanía, y ante las potenciales violaciones a sus Derechos Humanos.  El informe hace mención a los más antiguos casos conocidos, aun sin esclarecer, mientras que los responsables intelectuales y materiales están impunes. Más razón para tener razón y para votar NO.
En la reunión, el sociólogo Henry Oporto, presentó lo que calificó como “propuesta sensata” para abordar el tema de la justicia en Bolivia: convocar a un gran acuerdo político nacional para lograr un pacto de Estado que conduzca a una verdadera reforma de la justicia. Sensata propuesta, si el gobierno de Morales no hubiese demostrado hasta el hartazgo su matriz político-ideológica autoritaria-represiva durante estos 10 años, en los que la violencia estatal ha estado y está “encapsulada en la administración  de justicia”, según Abruzzese. Otra razón para tener razón y para votar NO en el próximo referéndum.
La reforma de la justicia boliviana, hoy en coma agudo merced a bayonetas judiciales, exige un cambio político en democracia, requiere la vigencia de la pluralidad política, de  la práctica de los partidos políticos de oposición que conlleve intercambio, discusión, diálogo,  confrontación de ideas, sujeción a la alternabilidad y renovación en el poder político. Lo que busca el NO es el respeto al campo político y a la institucionalidad democrática, hoy desterradas.
Esa es una razón más para tener razón y para votar NO en una consulta que pretende prolongar el mandato del binomio Morales-García Linera, aunque falten 4 años para concluirlo, enero 2020. Se adelantaron porque la época de  vacas flacas camina ya, y tienen pavor a la crisis económica, pues Bolivia no está blindada frente a la que azota a otras regiones. Pero el régimen tiene soga aún para hacer su campaña reeleccionista, que se asemeja a la lucha de David contra Goliat,  según el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, pues Morales manipula y abusa de los medios  de comunicación estatales, también  privados, amen de todos los recursos del Estado, como si fueran propios.
Es otra forma de ‘bayoneta’ y  una razón mas para votar NO el 21 de febrero próximo. Todavía  puede sortear esta crisis con recursos de la economía ‘ilegal’ y también  de  las reservas internacionales, según confesó el Vice, que recurrió a Lenin, para afirmar que se pueden usar. Es decir, ya las usan. Otra razón para tener razón y para votar NO.
Este referéndum es un plebiscito para satisfacer las ganas ubérrimas del “caudillísimo”: quiere seguir gozando del culto hoy desenfrenado a su persona,  culto del que ya gozaba cuando era un violento líder sindical cocalero, en Chapare. Allí, donde  se cultiva la hoja de coca, materia prima de la cocaína, también su “santuario”, como dice Carlos Valverde Bravo, y  donde nadie puede entrar a hacer campaña por otro candidato que no sea Morales. Tampoco hoy, no por un candidato, sino por el NO, a cargo de democráticas iniciativas y plataformas ciudadanas, como “Bolivia dice NO” que trascienden los logros económicos del régimen. Hay que aclarar que no fueron  gracias a Morales y compañía, sino a exorbitantes precios de algunas de nuestras materias primas: minerales,  hidrocarburos y productos no tradicionales. Desenmascarar la  mentira,  es una razón más para tener razón y para votar NO.
El culto a la persona de Evo Morales se ha acrecentado no solo por una redistribución populista y rentista de la riqueza, gracias a la bonaza económica –5 bonos, sin creación de trabajo productivo- sino por el enriquecimiento ilícito de la ‘nomenclatura’ y sus acólitos. La corrupción, más allá del destape del Fondo Indígena, es mucho mayor: esquiva la transparencia, la rendición de cuentas, las licitaciones y las evidencias que pueden inculpar a los hombres más allegados al poder. Más razones para tener razón para votar NO el 21 de febrero.