Páginas vistas en total

martes, 31 de mayo de 2011

como no podía ser de otra manera, los masistas utilizan como propaganda la visita del vice a Madrid


Al salir de la cárcel, García Linera se incorporará como sociólogo a la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz, desde la cual realiza análisis sobre las composiciones técnica y política de las clases subalternas en Bolivia, con una deriva creciente de atención a las identidades populares. Será a partir del año 2000, con la “Guerra del Agua” y el iniciod e un ciclo largo de acción colectiva antineoliberal, que el grupo teórico  Comuna, en el que participa, adquiere notoriedad pública destacada. García Linera se convierte en un asiduo analista en periódicos y televisiones, y finalmente es invitado por Evo Morales a acompañarle en su candidatura de 2005 a la Presidencia de la República, para complementar su perfil indígena y campesino con un bagaje intelectual y urbano que “tradujese” y atrajese a sectores sociales no orgánicos del Movimiento Al Socialismo.
Desde su llegada al Ejecutivo de Bolivia, García Linera ha compaginado las tareas de gobierno con las de análisis político, en una labor clásica de “intelectual orgánico” que ha tenido mucho que ver con la relativa capacidad hegemónica del oficialismo. Incluso los adversarios del proceso de cambio en Bolivia piensan la realidad con conceptos – “bloque indígena y popular”, “empate catastrófico”, “punto de bifurcación”- salidos del trabajo teórico de García Linera, últimamente, por razones evidentes, dedicado especialmente a la teoría de la hegemonía y a la teoría del Estado. 
Comentarios: la forma de hacer propaganda con dinero y los recursos del Estado de Bolivia es muy simple. Se consigue una invitación de, en éste caso una universidad, la Complutense para lo que se presenta un currículum inflado, primera vez que escuchamos de su cientismo y sus especialidades grandilocuentes, que le reconocen incluso "sus adversarios" al utilizar los conceptos acuñados por García Linera, dedicado a la teoría de la "hegemonía" experimento al que está conduciendo a Bolivia en medio de la mayor controversia de la historia separando a unos de otros, dividiendo la Patria en verdaderas regiones de "apartheid" donde los blancos no tienen cabida y donde los narcos y los contrabandistas dominan cómodamente, incumpliendo la ley, curiosamente escrita por ellos mismos. En la invitación que se puede ver en esta página figura la Embajada de Bolivia que pone la plata, la Complutense que pone la medalle, "La Promotora" y el grupo de amigos del embajador masista "contrapoder" para propagar las ideas más absolutistas y tremenbundistas. En resumen el viaje de García Linera con dinero del Tesoro, es materia de propaganda con dinero del Tesoro, para obtener los resultados propagandísticos dentro de la campaña con dinero del Estado que realiza Evo para las elecciones de octubre, por medio de las que pretende convertirse en el dueño absoluto del poder, si acaso antes no le paraliza alguna otra fuerza, los vecinos, los narcos, la colosal dimensión del contrabando con los chutos. (Observen el logo un puño izquierdo en alto, levantando un chicote (cuerda de azotar) de los ponchos rojos que sacrifican canes en sus ceremonias).

jueves, 26 de mayo de 2011

Dante Pino con gran vigor condena la vil actitud de Roberto de La Cruz,al agredir cobardemente al concejal de El Alto al exministro Kuajara en la Corte Suprema

Artero como es golpea por la espalda, a traición, porque eso lleva en su sangre, mentiroso porque no tiene el valor de decir lo que hace, payaso que busca las cámaras para saciar su necesidad de “ser noticia”: Roberto de la Cruz un bravucón.


Se fue a la Corte Suprema de Justicia, en Sucre, con los pasajes pagados por el Municipio de El Alto, esperó la llegada de los acusados en el Juicio de Responsabilidades a Gonzalo Sánchez de Lozada, ausente en el mismo y ni siquiera notificado, pero que tiene a dos de sus ex Ministros asistiendo al “proceso” uno de ellos el “chinito” Kuajara, ex Ministro de Trabajo que asiste puntual a las audiencias que lo convocan y al verlo inicia el espectáculo que ya horas antes había planificado.


Roberto de la Cruz es un matón alteño que se considera líder y defensor del pueblo. Instigador a delinquir, provocador a sueldo y dado a ofrecer espectáculos circenses, como aquel de preparar a los “talibanes alteños” para ir a Santa Cruz a sentarles la mano a los cambas.


Tiene una lengua viperina muy rápida. Insulta, agrede, califica, denuesta al que quiere y al que puede, ni Evo Morales se libró de estas sus dotes. Es esta persona la que le propinó a Adalberto Kuajara golpes, insultos y luego se hizo la victima.


Es la misma conducta de octubre de 2003, cuando salía a las calles de la ciudad de El Alto a provocar incendios, asaltos y pedradas a los comercios que no cerraban sus puertas. Este matón no reparó en nada y mando a muchos jóvenes de El Alto a la muerte. Si hay alguien que debería ser juzgado por los hechos de octubre es este personaje y no el Chino Kuajara, que como yo y Erick Reyes Villa no tuvimos arte ni parte en esos sucesos.


Con la misma cobardía que usó para golpear a Kuajara, instigó a los alteños a salir a provocar desmanes y actos vandálicos, mientras se cuidaba de estar en los sitios donde los gases, las piedras y las balas se cruzaban, lo sucedido en la Corte Suprema de Justicia, no es sino el adelanto de la traición al juicio justo y al debido proceso, que no tendrán por motivos políticos Kuajara y Reyes Villa.


No se que esperan de toda este proceso que dura ya dos años y que nunca tuvo ni respeto a la ley ni a los derechos humanos. El Tribunal de Sentencia, ya no tiene validez legal, porque no tiene los dos tercios que ordena la ley para dictar sentencia. Pero sigue actuando contra lo que manda la ley y sus actos son nulos de pleno derecho. ¿Esto le importa a alguien?


Los Fiscales urden pruebas y falsifican las mismas, nadie se atreve con ellos, tienen el gobierno de su lado, los jueces que dictaran sentencia están, a su vez, con juicios de prevaricato instaurados por el gobierno. A esto se le llama Juicio de Octubre Negro, y es negro no por los hechos de luto sucedidos el 2003 sino por las sombras que lo encubren y los actos sucios con los que está embarrado. Cuanto siento lo que le pasó a Kuajara, no se merece, ni estar ahí ni ser objeto de estas humillaciones y calificativos amparados desde el Poder.

lunes, 23 de mayo de 2011

el jurisconsulto Cayo Salinas nos hace ver quiénes son los "ricachos del Gobierno" que han sustituído con creces a los antiguos representantes de la clase media

Solo en sociedades como la nuestra, o quizá en la de alguno de nuestros vecinos, caben discursos en los que se recurre a la exacerbación como método para el logro de propósitos de orden partidario antes que el ejercicio de la mesura.
La técnica de la manipulación de masas es tan común en estos lugares y allá donde el fanatismo religioso se confunde con el político, que generalmente se cultivan auditorios capaces de creer hasta la más inverosímil de las estupideces.
De ahí que el manejo de la política sea tan importante cuando a la hora de cualificar a sus actores se trata: i) o estamos frente a verdaderos sofistas que juegan con la palabra, o ii) nos encontramos ante ciudadanos que asumen la responsabilidad de conducirla -la palabra- con inteligencia y sin la postura de quien espera adulación. No existe otra manera de mirar la política. O la ejerces para servir por el bien común o te dedicas a ella buscando el beneficio grupal y personal. Esa dicotomía no resiste terceras vías.
Si repasamos lo acontecido los últimos años, más allá de la pérdida de la oportunidad histórica de colocar al país por el camino del crecimiento, una de las características del Gobierno ha sido manipular masas con discursos insustanciales. Muchos de los auditorios a los que nos tienen acostumbrados resisten cualquier disparate: la sustitución de la leche por la coca en el desayuno escolar; que ante ausencia de pan debe comerse yuca; que la soya sirve para alimentar a los chanchos; que la gasolina se contrabandea en burros, llamas y mamaderas; que el azúcar debe ser sustituido por miel; que los abogados están para volver legal lo que no es, o la obsesiva ofuscación que se tiene contra EEUU y la derecha. A ambos se atribuye todos los males habidos y por haber. Seguramente hasta el sexo de las piedras -si acaso hay gente que, con todo derecho, cree que hay hembritas y machitos fornicando en todos los jardines privados, plazas y calles públicas- es responsabilidad de estadounidenses y de la derecha boliviana. Esa infame derecha -ricachones incluidos- que no acepta que un indígena sea presidente cuando no entiende que: i) si se trata de ricachones adversos al régimen, los nuevos provienen de sectores afines al Movimiento Al Socialismo, y ii) nadie en su sano juicio desea interrumpir el periodo constitucional de Evo Morales y menos perjudicar su gestión porque, al hacerlo, lesionamos más a un país golpeado por los errores que en materia económica se han cometido. Otra cosa es que ante el pedido de revocatoria de mandato de Álvaro García Linera se acuda al ardid de recurrir a la derecha y los ricachones que se dice, no aceptan el cambio. Ni la derecha ni los ricachones han pedido la revocatoria del mandato del ‘vice’, ¡lo ha hecho la Central Obrera Boliviana!
Resumen: cada vez que las cosas se ponen feas, el Gobierno acude al mecanismo de la manipulación de la palabra y la afrenta a la derecha y al ‘imperialismo’. Lo que no terminan de entender es que ya nadie se cree el cuento.
* Abogado

viernes, 20 de mayo de 2011

Winston Estremadoiro antropólogo él nos hace ver la de contradicciones que expone Evo con tal de adquirir poder y más poder aunque en éste caso reconociento el mestizaje de dos clanes originarios

¿Cuajará el engendro de la nueva nacionalidad étnica en el escenario cruceño, donde el mestizaje ha sido respetado, si no incentivado? Si así fuera, ojalá que reconociendo a la mayoría mestiza del país

Pido disculpas a Roman Polanski y su film de horror demoníaco de 1968, “El bebé de Rosemary”, pero yo asocio el engendro étnico “yuracaré-mojeño” con el bebé de Rosmeri Gutiérrez, mezcla de una y otra etnia, de nombre blancoide, oriunda de Puerto Villarroel, departamento de Cochabamba. El meollo es la pretensión del partido de gobierno de arrebatar un curul a la oposición en la Asamblea Legislativa del departamento de Santa Cruz.
Las implicaciones son un platillo que sólo se puede digerir aderezado con una salsa picante de sardonia. Uno, ¿viene al caso que yuracarés y mojeños hayan caminado juntos en la marcha de los pueblos originarios del oriente boliviano por el Territorio y la Dignidad, en 1990? También marchaban Esse-Ejja, Tacanas, Chimanes, etc., sin que ello signifique que apareamientos entre ellos multipliquen las etnias o “nacionalidades” reconocidas en la Constitución de La Calancha.
Dos, nadie mejor que el lingüista Xavier Albó, autor de un sesudo estudio sobre las mil caras del quechua, para confluir en que si la lengua es un aspecto principal de la identidad étnica, el “yuracaré” es un lenguaje aislado según Loukotka, que nada tiene que ver con el grupo lingüístico mojo de stock arawako. La Asamblea Legislativa cruceña reconoce a los mojeños como uno de sus pueblos originarios con derecho a curul, no a los yuracaré-mojeño ni a las combinaciones ad infinitum de nuevas “nacionalidades” híbridas. Tales engendros son sustento de que Bolivia es mayormente mestiza. 
Tres, la Marcha por el Territorio y la Dignidad de 1990 consolidó el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro-Sécure (Tipnis), la frontera entre pueblos originarios de tierras bajas –trinitarios (de origen mojeño), yuquis y yuracarés- y los cocaleros del Chapare. Puerto Villarroel es una población donde toman contacto “urbano” –y lo que ello implica en presencia estatal y servicios asistenciales- indígenas de tierras bajas y cocaleros chapareños. La frase “que los indígenas no nos hagan renegar” define la actitud de estos últimos, grupo privilegiado de arrimados dedicados al cultivo de la coca y cobijados en su jefe máximo, que también es Presidente de “todos” los bolivianos. Fue una amenaza proferida por un senador cocalero del partido de gobierno, contra los trinitarios (de origen mojeño), yuqui y yuracaré, que se oponen al desborde de la frontera de la coca al Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure (Tipnis) con la carretera “transcocaleira”. ¿Quizá la migración del pueblo yuracaré hacia tierras cruceñas de mojeños tiene que ver con irse a “regiones de refugio” lejos de los cocaleros?
El trasfondo es una típica cachaña política del régimen de Evo Morales, dentro su campaña para anular a la oposición. No es cuestión solo de subyugar cambas autonomistas en una Media Luna opositora, que incluye a chapacos que poco comen masaco.
Empezó con la invasión de Pando y el cautiverio sin sentencia ni presunción de inocencia de su gobernador. Prosiguió con el acoso judicial de mandos electos en Chuquisaca. En Cochabamba comprar vehículos nuevos y en Potosí adquirirlos usados neutralizaron opositores elegidos en democracia. Luego le tocó el turno al gobernador de Tarija, que se exilió en Paraguay. Miren lo que pasó al otrora leal aliado sin miedo en el departamento de La Paz. Hoy aplican banderillas sangrantes al torete beniano: ya tenía clavada una de cuarto millón de fianza y arraigo; ahora le chantaron otra de cincuenta mil y arresto domiciliario.
No es poca cosa lo que se juega. Tomar la fortaleza cruceña es lo único que falta en este adiós a la democracia representativa de equilibrio de poderes y alternancia presidencial. La meta es un Estado Plurinacional autocrático, con Poder Legislativo de levanta-manos, un Poder Judicial sumiso y estamentos electorales y constitucionales cooptados.
Para mí, la principal implicancia es que el fundamento mismo del régimen de Evo Morales –la tan mentada plurinacionalidad- está siendo minada desde adentro por el apetito político. Es clara demostración de que la cantonización de Bolivia mediante un engendro basado en 36 nacionalidades “originarias”, es subalterna a la autocracia política en ciernes, a la centralización que niega la autonomía regional y a la hegemonía aimara-céntrica. 
Causan sorna los charlatanes de ferias pueblerinas, que sacan de una canasta a una inofensiva e infeliz boa, para reunir a bobalicones atraídos por los curalotodos que ofrecen. De cuando en cuando profieren la frase “¡no me pise la víbora!”, cuando la montonera se distrae del reptil. 
La multicolor boa es la tan mentada plurinacionalidad, hoy mellada desde el oficialismo. El blablá de los “pajpakus” evoca la retórica y la propaganda gubernamentales, incluidas la cizaña presidencial y la sabihondez vicepresidencial. Los incautos boquiabiertos son los bolivianos, tanto los cooptados con pegas en un sector público duplicado en cuatro años –casi 70.000 votos seguros para las próximas elecciones, piensan los estrategas del gobierno- como los miles a los que la desilusión con el actual régimen ha entrado por la barriga, después que la chambonada del “gasolinerazo” abrió la puerta a la inflación y volteó su patuleca estantería de control de precios.
¿Cuajará el engendro de la nueva nacionalidad étnica en el escenario cruceño, donde el mestizaje ha sido respetado, si no incentivado? Si así fuera, ojalá que reconociendo a la mayoría mestiza del país.

El autor es antropólogo

domingo, 15 de mayo de 2011

trae cola. el matrimonio masivo para propagandear al Jefe del Estado. Fragmento de art. de LT de Agustín Echalar

todavía trae cola el matrimonio promovido desde el Palacio de Gobierno con fines propagandísticos engañando a los "novios" con el regalo de una casa. dónde, cómo, cuándo? nada está defintivo

"Que la gente tiene el derecho de casarse inventando los rituales que le dé la gana, o que puede adscribirse a rituales inventados por otros, es parte de la modernidad, del ambiente de tolerancia que debe regir en una sociedad civilizada desde el punto de vista occidental, (obviamente poniendo como salvedad, el que no se haga daño a terceros), y no debería ser motivo de ningún cuestionamiento.

Lo que cabe preguntar es si un estado laico tiene derecho a tocar alguna vela en ese “entierro”. No deja de llamar la atención que el presidente del Estado Plurinacional, que hace un par de semanas se ha proclamado “católico de base”, apadrine una ceremonia de otra religión, digo, ¿ha abandonado a la Santa Madre, o es que su apadrinamiento en el ritual ancestral es de mentiritas nomás?

Cabe también preguntar si el matrimonio andino del coliseo fue simplemente un acto folklórico y proselitista, o un acto de creación de una nueva religión, (con elementos folklóricos, patriarcales y absolutamente conservadores)." Fragmento de un artículo de Agustín Echalar de Los Tiempos, CB)

sábado, 14 de mayo de 2011

Virginia Moyano con gran madurez de juicio se refiere al racismo, al clasismo, a la descolonización y otros conceptos que se manejan en el debate actual

Si algo tengo que agradecerle al proceso de “descolonización”, ha sido las buenas carcajadas que me ha ocasionado leer al respecto, con el debido respeto que me merecen quienes se toman esto de lo más en serio. ¡Sucede que ya no saben qué más inventarse en un mundo donde ya todo está inventado! Por más que haya rasgamiento de vestiduras, la cultura boliviana obedece a un sincretismo de larguísima data producto de ese (odioso) proceso de transculturación: así como se venera a la Pachamama se venera al Tata (Dios). Diablos e Iglesia van de la mano. Es un algo tan arraigado como el beber chicha. Tampoco es una cuestión de estratos sociales porque ricos y pobres, k�aras y no k�aras, citadinos y campesinos, obedecen a costumbres, rituales y hábitos de vida que los hacen parte del país. Una sola nación y un solo pueblo, significa que por encima de creencias y costumbres, se comparte una misma tierra y hay rasgos culturales que nos vuelven uno; y, por encima de la diversidad cultural, son rasgos que se tejen y entretejen con mayor celeridad porque la gente se va moviendo de un lugar a otro buscando mejores oportunidades.Una educación formal hace la diferencia a la hora de comprender estos asuntos, de manera que el valioso tiempo no se lo desperdicie. Más que una cuestión de términos (descolonización, despatriarcalización, etcétera) lo que hace falta es educar en materia de diversidad. Aceptar plenamente al otro que difiere de uno, requiere total respeto y buena convivencia entre partes, algo que se adquiere cuando se conoce al otro. De ninguna manera, los términos ni lo que se pretende que conlleven, será lo que cambie a la sociedad. La clave para ello, es una educación que fomente las rectas relaciones humanas, donde no haya espacio para racismo ni clasismo alguno, como tampoco para la violencia. Los vicios de toda sociedad, nacen de la ociosidad, de la baja autoestima, de la falta de objetivos y sentido de vida. El hombre se malea ante la carencia de ejemplos positivos, ante sus desatendidas necesidades, ante el hambre y el abandono. Más que iniciar procesos que sólo generan división y separatismo, hace falta prestar atención a esas necesidades y buscar satisfacerlas. Hace falta incentivar a que el boliviano sienta orgullo de su cultura y esté consciente que esa cultura forma parte importante de un todo llamado Bolivia. Hace falta comprender que la educación es la herramienta más valiosa sí -realmente- lo que se desea es que la gente “viva bien”. Términos, discursos y frases hechas buscando dar marcha atrás al reloj, politizan, cristalizan y debilitan toda pretensión de erradicar aquello que no está bien en el país.La cultura nos une y nos hace quienes somos. Son los hábitos y las costumbres lo que nos diferencia; pero, ser o no ser, no es la cuestión. Una persona de bien nace del buen ejemplo, de la buena educación, del ambiente que le rodea, sin importar creencia, lugar, raza o cultura. No se es mejor por ser indígena o se es peor por ser k�ara. Esas son, precisamente, las cosas que promueven el racismo y el clasismo, equivocadas actitudes segregacionistas. Pretender echarle la culpa a la cultura por los entuertos de quienes no han aprendido a vivir en comunidad, es irse por el camino más superficial e insulso. El reto consiste en unir en la diversidad y crecer en el encuentro. 

martes, 10 de mayo de 2011

texto del diario Clarin de Bs. As. refiriéndose a la desaparición de Lidia Gueiller que corresponde a la pluma de Alberto Amato. Interesante

Le gustaba contar que, cuando niña, su madre le había prohibido llorar porque “en Bolivia el llanto es una institución con la que hay que terminar”. Ese yunque forjó la vida política de Lidia Gueiler Tejada, la primera y única mujer en gobernar su país, que murió ayer en La Paz a los 89 años.Su breve gestión de gobierno entre noviembre de 1979 y julio de 1980 y en especial su derrocamiento, la ligaron sin quererlo a la Argentina: los generales bolivianos que la barrieron del poder a sangre y fuego, en un golpe con hedor a cocaína, contaron con la colaboración entusiasta de militares y paramilitares de la dictadura argentina , que ensayaba en el exterior los métodos de tortura, asesinato y desaparición de opositores políticos que todavía practicaban en nuestro país. Bolivia fue el ensayo general que se extendería luego a El Salvador y Nicaragua.Lidia Gueiler había nacido en Cochabamba el 28 de agosto de 1921. Debe haber llorado de pequeña, como todos los chicos, pero adquirió una fuerte personalidad: dura en un país donde la mujer casi no participa en política e inquebrantable para defender sus principios elementales: defensa de las instituciones y de la paz, igualdad sexual a la hora de los derechos.Muy joven se unió al Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) de Víctor Paz Estensoro y Hernán Siles Zuazo, responsable de las principales reformas políticas, sociales y económicas en los años 50 y 60, entre ellas la instauración del voto universal, la reforma agraria y la nacionalización de las minas de estaño. Gueiler fue en esos años diplomática y diputada. En 1979 presidía la Cámara de Diputados boliviana, cuando, el 1° de noviembre, un golpe militar derrocó al gobierno interino de Walter Guevara Arce. El golpe fue resistido por la Central Obrera Boliviana (COB) y la resistencia fue aplastada por la policía y el ejército. En uno de esos enfrentamientos, conocido como la Masacre de Todos los Santos, fueron asesinadas más de cien personas; otros treinta figuran como desaparecidas.Pese a la violencia, el golpe liderado por el coronel Alberto Natusch Busch no tuvo éxito: los militares debieron entregar el poder al Congreso que eligió a Gueiler como presidente constitucional interina, hasta las elecciones del 29 de junio de 1980 . Como siempre sucede, el de Natusch Busch era un ensayo general. El frágil gobierno de Gueiler se abrió paso como pudo en la turbulenta realidad boliviana, mientras se gestaba el verdadero golpe militar que iba a liderar el general Luis García Meza y al que el historiador y periodista argentino Gregorio Selser bautizó como “El cuartelazo de los cocadólares”.Una semana antes de aquellas elecciones, un atentado terrorista hizo estallar en vuelo el avión en el que viajaban varios líderes de la izquierdista Unidad Democrática y Popular (UDP), en plena campaña electoral, lo que no impidió el triunfo de Siles Zuazo.El 17 de julio de 1980, antes de la entrega del poder, García Meza y una banda de militares ligados al narcotráfico, derrocaron a Gueiler, tomaron por asalto la Central Obrera Boliviana y asesinaron en su sede a Marcelo Quiroga Santa Cruz, político, escritor y docente universitario enfrentado abiertamente con García Meza. Con él fueron asesinados, entre decenas de personas, Gualberto Vega y Carlos Flores Bedregal, líderes de la COB encargados de llevar adelante un Juicio de Responsabilidad contra el ex dictador Hugo Bánzer. En esos crímenes habrían tomado parte civiles y militares del entonces todopoderoso Batallón 601 de Inteligencia, sede de la Secretaría de Inteligencia del Ejército de la Argentina.Gueiler se retiró luego de la vida política. Fue dirigente de organizaciones femeninas bolivianas y representante de su país en la Comisión Interamericana de Mujeres.

domingo, 1 de mayo de 2011

"no tengáis miedo. abrid las puertas a Cristo" fue la arenga de JPII al pueblo polaco. tiempo después se abría el gran templo católico y se cerraban los centros con la bandera roja del comunismo. el milagro mayor.

Primer milagro de Juan Pablo: Enterrar al Comunismo
Mauricio Aira
Stalin envalentonado por su poderío militar llegó a menospreciar al Vaticano que contenía –con su poder espiritual- el ingreso de las tropas soviéticas a Roma, por lo que llegó a preguntar en público sobre el número de los efectivos militares que comandaba el Papa. Stalin no llegó a soñar que varios decenios más tarde un convencido creyente de origen polaco pediría la asistencia del Espíritu Santo para que “cambie la faz de la tierra” Oh milagro! Tan solo 10 años mas tarde de aquella invocación el sistema desaparecía como obra de magia y surgía en Polonia la fuerza del movimiento católico llamado Solidaridad que se impuso por encima de tanques, aviones, armamento de todos los calibres.
Conversando con amigos mencioné el milagro de Wojtyla que convirtió los fusibles en rosarios y que al construir un templo grandioso en la ciudad natal del primer Papa polaco Wadowice se estaba reconstruyendo la fe de todo un pueblo. Hoy cuando tenemos en los altares a un nuevo beato proclamado oficialmente por Benedicto XVI al cabo de seis años de su muerte corre un rumor estruendoso la Polonia Católica proclamó a Cristo por encima de la perversidad del comunismo artero que se consideraba asimismo como absoluto dueño del pensamiento y la vida de los polacos.
Me he preguntado algunas veces residiendo tan cerca de Polonia y en pleno corazón de la Unión Europea, “cómo es que sucedió. Qué pudo inducir a un cambio tan radical de ser una nación dominada por los comunistas de la postguerra, con un ejército armado hasta los dientes, con grandes recursos para dominar al pueblo, con un servicio de inteligencia capaz de controlar hasta la respiración de sus habitantes, y que logró en contados años levantarse sobre su pasado y como alguno lo dijera –abrir de nuevo las puertas a Cristo que llegó para quedarse” La respuesta es ha sido la Fe y la presencia del Papa Juan Pablo II que obró el milagro.
El régimen de Jaruzelski percibía que algo estaba cambiando desde la primera visita del Papa Polaco que despertó el orgullo y la fe al punto que acudió en masa a festejar al hijo del pueblo convertido en el Sumo Pontífice, en Obispo de Roma y estuvo pendiente de sus palabras y de sus gestos. Inspirado por el Espíritu Santo el representante de Cristo en la Tierra ordenó la construcción de un templo con el aporte de todos los polacos sin excepción y le ponía plazos, esto en lo material que se podía percibir, aunque la construcción de la fe sucedía en la vida diaria de los polacos. Todo empezó a cambiar a pesar de las banderas rojas, del internacionalismo del comunismo y cosa inédita quienes llevaron el estandarte de los nuevos tiempos fueron los mismos trabajadores agrupados en Solidaridad el instrumento para el cambio.
Para la inmensa mayoría de polacos el milagro que oficialmente admite la Curia Eclesiástica para elevar a los altares a Juan Pablo II, no ha sido la curación del mal de Parkinson de la monjita Marie Simon-Pierre, sino el inmenso, incontrastable, único milagro del cambio. Polonia dejó de ser atea, roja, descreída y materialista, Polonia dejó entrar al seno de las familias y de las escuelas, de las universidades y los partidos políticos al Papa y su inmensa autoridad moral que jamás pudieron desmentir ni los medios, ni las mediciones, ni la influencia de otros estados, temerosos del modelo de Solidaridad que terminó por imponerse y en 1989 derribó al muro de Berlín y determinó el final de un imperio que contra toda predicción acortaba su existencia.
Algunos teóricos del pensamiento político han ensayado respuestas al fenómeno que las hay, desgaste ideológico, excesiva burocracia, corrupción, cansancio de las multitudes por un régimen que nada nuevo podía ofrecer, etc., etc., aunque ninguna de estas razones han podido resistir el hecho inconmensurable de la Fe Católica que renace de las cenizas de una guerra injusta y dolorosa y se dota de líderes, emblemas, programas de gobierno rompiendo en forma impetuosa los viejos esquemas y aceptando el nuevo templo y el liderazgo de un “varón real, valiente e infatigable” que aparece en el firmamento de la historia para recristianizar al mundo. 129 países visitados. Tal cantidad de kilómetros volados como para darle varias veces la vuelta a nuestro planeta que aparece diminuto ante el infatigable apóstol apoyado en el báculo que corona el Crucificado.
Si me parece oír en las palabras de los Obispos de Bolivia la misma frase de Juan Pablo II en su primera visita a su natal Polonia “no tengáis miedo. Abrid las puertas a Cristo” la consigna es la misma porque de la inolvidable visita a Bolivia el Pontífice confesó “He conocido un nuevo amor” (se refería al amor del pueblo de Bolivia al Vicario de Cristo)
Y es que hoy en Bolivia, cada día, cada hora hay miles de fieles que se recogen en la oración y piden por el retorno de Cristo a las escuelas, a las oficinas, a los cuarteles al Palacio del que fue echado sin razón, tal vez en un acto impensado y brutal, sin saber que más temprano que tarde renacerá la Fe, el Amor entre todos los bolivianos y el sentido de responsabilidad que nos haga amarnos los unos a los otros desechando la maldad y el ateísmo pernicioso.