Páginas vistas en total

viernes, 24 de julio de 2015

Alejandro Brown se califica como "perseguido político" trata el tema de Potosí "gran productor de huevos de ave", pero "no de los otros que necesitaría para reafirmar sus derechos" sostiene, aunque concluye reconociendo que los potosinos sí "habían tenido huevos y no de peluche" interesante

Es bien sabido por todos que Santa Cruz de la Sierra es el primer productor avícola nacional. Como lógica consecuencia y derivado de ello es también el primer productor de huevos.
Sin embargo, hoy por hoy en nuestro departamento los mismos escasean en su otra variedad. Aquellos referidos a las gónadas indispensables para que los hombres actúen con valentía, honor e hidalguía haciendo respetar su tierra, su dignidad y sus derechos.
Esta carencia efectiva ha causado que en el género correspondiente reine el miedo, la desazón, el pánico y una cobarde indiferencia.
Santa Cruz se vuelto Escitia, el reino de las amazonas; las mujeres son las únicas que sacan la cara por sus asustadizos varones, patética y triste imitación de gallitos de riña, buenos para discurso y pésimos para la acción, copia fiel del actual león afónico, auto declarado “nuevo amigo de Evo”.
El Comité Cívico Potosinista (COMCIPO) hace más de 18 días está sosteniendo un paro indefinido, pidiendo al gobierno que atienda sus demandas regionales. El presidente Evo Morales, mientras se distrae jugando fútbol, busca como desprestigiar este movimiento cívico en su falacia permanente de tratar de confundir a la población, responsabilizando a “algunos chilenos” como los causantes de esta movilización.
Lo cierto es que en este incidente no hay chilenos ni imperialistas, ni miembros de la derecha ni tampoco oligarcas. En legítimo reclamo hay un pueblo cansado, decepcionado, engañado y disgustado, que ha sido postergado durante estos 9 años de gobierno de Evo Morales; los potosinos están hastiados de promesas incumplidas. El valiente pueblo de Potosí reclama trabajo para sus hijos, a través de inversiones que promuevan un desarrollo sostenible para el departamento.
Es lamentable que el gobierno no haga una lectura objetiva de la situación, que no busque una solución adecuada al conflicto. No es inteligente ni tampoco prudente el tratar de desgastar a los Potosinos, es muy peligroso, el tiempo ahora juega en contra del gobierno. El Comité Cívico de El Alto ya se sumó a la reivindicación ciudadana; a medida que se alargue este conflicto va a ir creciendo y fortaleciéndose. Mientras tanto, el gobierno con los ojos nublados por su borrachera de poder se debilita cada día que pasa.
El conflicto tiende agravarse ya que las falsas negociaciones, carentes de soluciones, derivaron en reclamos más airados por parte de los manifestantes, quienes en su enojo ocasionaron daños materiales y personales en ambientes del Ministerio de Gobierno, otras reparticiones públicas y hasta en el Consulado alemán. Se lanzaron decenas de cachorros de dinamita a las instalaciones del Ministerio de Gobierno, causando por lo visto una sordera selectiva a tan grave reclamo.
Al igual que el episodio del frustrado “gasolinazo” el gobierno finalmente cederá, tendrá que llegar a un acuerdo para terminar este conflicto; esto no significa que cumplirá lo pactado, simplemente volverá a postergar con vacías promesas, que por lo menos permitirán solucionar el problema temporalmente.
Estamos seguros que a pesar del vandalismo reinante, provocado por la inoperancia del Ejecutivo, el Ministerio de Gobierno no responderá con la misma virulencia judicial en contra de los cívicos potosinos como cuando se actuó contra Santa Cruz, falsamente acusada de detonar un cachorro de dinamita (hecho cometido por el mismo gobierno) en la puerta de la casa del Cardenal Julio Terrazas, donde solo hubo daños materiales menores. En este caso el Ministerio de Gobierno se atribuyó la condición de víctima, inició una persecución infame contra inocentes cruceños, dejando hogares destruidos llenos de mujeres y niños con lágrimas en los ojos que aún se siguen preguntando por qué sucedió esto…
Ahora que el Ministerio de Gobierno es realmente víctima directa, que hubo daños materiales considerables y daños personales, seguramente callará cerrando este episodio sin pedir cuentas a nadie.
La diferencia entre los potosinos y los cruceños es que los primeros no solo tienen el preciado mineral extraído del Cerro Rico, sino que también habían tenido huevos y no de peluche.
*Perseguido político

No hay comentarios:

Publicar un comentario