Páginas vistas en total

sábado, 13 de junio de 2015

tras de Erika, está Lupe Cajías, no le sobra una tilde para describir "el clientelismo" de ese fenómeno que ha creado el masismo, como lo dijo Erika disfrutas de las lisonjas del poder político sin asumir la responsabilidad. granjerías y gangas sí, pero renuncian a la Contraloría y a la Ley. lo de El Alto y esos de "usos y costumbres" ayudan a entender el abuso de poder y la corrupción.

Los resultados de las elecciones subnacionales evidenciaron, entre otros asuntos, los límites del clientelismo. Ni las amenazas de las máximas autoridades nacionales (el palo) ni las ofertas de nuevas obras fantásticas (la zanahoria) guiaron el voto del elector boliviano, que suele ser mucho más reflexivo que sus pares en el continente. 

El caso más notable fue el de El Alto, una compleja urbe con estadísticas de megaciudad y con prácticas aún pueblerinas, como los bailes improvisados a cualquier hora en cualquier avenida principal; con eslóganes de pobreza y de lamento, pero con creciente imagen de ciudad productiva e inventiva.

Una joven migrante de segunda generación, aimara sin trenzas, con maquillaje sobrio pero moderno (muy al estilo de las Eva Liz), profesional y entradora, Soledad Chapetón, ganó la pulseada con un amplio margen contra el candidato apoyado indiscretamente por el Poder Ejecutivo y por un enorme aparato que aprovechó bienes y medios de comunicación estatales. 
Soledad sabía de antemano que le esperaba una jauría, aquella que se alimentó de discursos falsos, de socialismo neoliberal, de descolonización estalinista y de ejercer un poder oscuro sin rendir cuentas ni a la Contraloría ni al electorado. Los dirigentes de los llamados ‘movimientos sociales’ parecen gozar de privilegios que no acompañan a los otros habitantes de este territorio y están libres de auditorías.

Como no podía ser de otra manera, ese poder se escuda usualmente en frases hechas como ‘usos y costumbres’. Vagos conceptos para justificar el chantaje y el clientelismo, tú me das y yo te doy. ‘Usos y costumbres’ que reclaman como ‘pueblos originarios’, a la vez que se visten como vaqueros de Hollywood, usan celulares coreanos, compran zapatillas Nike y manejan vehículos de último año.
Han creado un caos como una cortina de humo para que no se indague sobre los ‘usos y costumbres’ de la gestión municipal que permitió la discrecionalidad en su administración. Desconocen la Ley Safco y las otras normativas que son las válidas y no las distorsionadas consignas.

Esos ‘usos y costumbres’ que concentran el control de los recursos en unas pocas manos e impiden desarrollar los planes para el progreso y la modernización que quiere la mayoría de los alteños. Los actuales líderes de la Federación de Juntas Vecinales poco o nada hicieron para mejorar, por ejemplo, el sistema público de salud o fomentar la cultura ciudadana. “¡Que se vayan todos!”, fue la respuesta del vecino de pie al fracasado paro en El Alto

No hay comentarios:

Publicar un comentario