Páginas vistas en total

martes, 4 de septiembre de 2012

Nelson Bocaranda es el periodista que mejor conoce la salud de Chávez. por ello sus textos son reveladores. nos hacen saber que Chávez se la pasa resfriado y que en las últimas dos semanas ha viajado 2 veces a Cuba. Interesante! El Universal lo publicó hace unas horas apenas.


La campaña electoral del comandante que quiere reelegirse de por vida sufrirá unos cambios en los días por venir. La "gripe repetitiva" del candidato que lo obliga a recluirse con más frecuencia por estos días esconde un malestar mayor que lo obligó a viajar por segunda vez en menos de dos semanas a La Habana. El origen de sus dolencias vuelve a surgir. Las angustias recientes no lo ayudan. Lo de Amuay colmó el vaso de agua. Se le fueron los tiempos.

Peor aún el viernes pasado cuando regresando de Cuba montó un mitin  de autobús y aerotransportado en el Polideportivo de Maiquetía. La promoción a Henrique Capriles fue total. No dejó ni un minuto en ofenderlo y por lo menos 200 veces lo tildó de jalabolas. Usando el montaje de un falso programa de la MUD, cuya autoría es de Didalco 2, David de Lima, despotricó del candidato tratando de asustar a sus electores. Siente que las cosas no le están saliendo bien y que el cansancio colectivo del que todos hablamos es una realidad hasta en lo más interno del chavismo.

Sus amenazas de darle un palo a la lámpara anunciado hasta una guerra civil si llega a perder han tenido repercusión en el exterior. Sin haberlo sabido medir a tiempo, solo por su contumaz  empeño en ingresar al Mercosur, se puso la soga al cuello en cuanto a cumplir ciertas condiciones del grupo sub regional. No se le aceptaría negar un reconocimiento a una victoria opositora y menos desatar una persecución a sus contrincantes. La primera en advertírselo --en otras situaciones aquí lo escribimos- fue la presidenta argentina, su amiga del alma, Cristina Kichner. Ella conversó del tema con su par brasilera, Dilma Rousseff. Ambas han enviado mensajes a Chávez, por diferentes vías, que una reacción como la anunciada no sería aceptada por la comunidad de Mercosur ni la de Unasur. "Nos la pondrías muy difícil para apoyarte. Ninguno de nosotros" me dice un colega argentino le habría dicho la "Señora K"  al caudillo según sus más cercanos colaboradores de gabinete.

Ni en Cuba, donde discutió las últimas encuestas, consiguió el visto bueno buscado. Allí dejó colar que "si llego a perder, unos días antes de la toma de posesión encargo a Jaua de la presidencia para que él sea quien traspase la banda presidencial". No duerme. Ayer, una vez más, gargajeando su mocosidad vía telefónica, insistió en que el majunche, oligarca, burgués y escuálido no sabe hablar,  que sus mítines son de dos minutos y que lo que hace es repetir todo lo que decía Manuel Rosales en sus tiempos. Una vez más volvió a mandar a Diosdado para Monagas. Insistencia extraña. Anda bravo y molesto. Por eso los días que vienen son más peligrosos. Añádase a ello el informe de los funcionarios militares del Plan República sobre el simulacro electoral del domingo donde se dieron cuenta que, a pesar de que el PSUV tuvo más movilización -con todos los recursos del Estado, del gobierno y de Pdvsa en un mismo pote-, al final tuvieron menos votos que los de Capriles en zonas que antes eran controladas por los rojos.

 Transcribo un segmento del artículo de Carlos Raúl Hernández en este diario el pasado sábado que es demoledor por lo crudo y real: "Los bolivarianos de relevo reciben su castración química. No habrá dirigentes importantes, interlocutores de envergadura en el PSUV mientras ese tapón (Chávez) se mantenga. Pueden ser funcionarios, más bien empleados disponibles, para que en un mitin los lancen a capricho y estrellen de candidatos a gobernadores del Zulia, Miranda, Táchira, Monagas, Nueva Esparta, Carabobo. Siempre subalternos, nunca líderes..." 

@nelsonbocaranda

No hay comentarios:

Publicar un comentario