Páginas vistas en total

jueves, 12 de septiembre de 2013

desgarrador el testimonio de mi amigo Roger Pinto. no pudo evitar lágrimas en su relato ante la Justicia Federal de Brasil. "mi vida corría peligro, acoso diario, degradación humana"

Senador boliviano llora en declaraciones ante la Justicia Federal
Senador dice que francotiradores fueron colocados delante del predio de la representación brasilera
Brasilia – En un testimonio interrumpido por llantos, el senador boliviano Roger Pinto Molina relató este jueves 11 a la Justicia Federal que la oficina de la embajada brasilera en La Paz, donde estuvo asilado durante un año y tres meses, corrió riesgo de invasión por aliados del gobierno de Evo Morales, que querían atraparlo. “Yo oía una multitud gritar ladrón, corrupto, diciendo `vamos a invadir la embajada para atrapar al senador´”, afirmó. “Todos los días eran difíciles, insoportables, iguales”.

El senador dice que francotiradores fueron colocados delante del predio de la representación brasilera y que los funcionarios de Itamaraty acabaron criminalizados. Delante del juez federal Itagiba Catta Preta Neto, Pinto Molina dijo que Juan Ramón Quintana, ministro de la presidencia de Bolivia, pagó un asesino para eliminarlo. El senador también acusó al gobierno de Evo Morales de relaciones con cárteles de la cocaína. El diplomático brasilero Eduardo Saboia, que ayudó a Pinto Molina a salir de la embajada y venir hasta el Brasil, evitó comentar la declaración del senador. Saboia observó que no estuvo durante todo el periodo de permanencia de Pinto en el predio.
Representantes de la Unión General de Abogados (AGU por su sigla en portugués) que acompañaron el testimonio no hicieron preguntas al senador sobre los riesgos que habría sufrido en la embajada brasilera. Israel Pinheiro, subprocurador regional de AGU, que también acompañó la presentación, se limitó a preguntar a Pinto Molina sobre el posible riesgo de muerte que corrió durante el viaje a Brasil, que no fue comunicado al gobierno brasilero. En determinado momento, el juez Catta Preta Neto reclamó que el representante de AGU quiso impedir preguntas de la defensa del diplomático Eduardo Saboia. Catta Preta Neto observó, en otro momento, que Brasil no vive una dictadura. “Dios nos libre”, dijo.
El abogado Ophir Cavalvante, ex presidente de la Orden de Abogados de Brasil (OAB), que defiende a Saboia, opinó que la estrategia de AGU es insistir en la tesis de que el senador corrió riesgo de muerte al hacer el viaje al Brasil. “Está claro, en tanto, que por la demora de los gobiernos en el caso, el senador no tenía otra opción, so pena de languidecer hasta la muerte en el cautiverio”.
En su declaración, el senador dijo que la salida de la embajada no fue de riesgo total. Recordó que fue acompañado por Saboia y por fusileros de la embajada durante todo el trayecto. Contó que, durante la permanencia en la representación brasilera, el ex embajador Marcel Biato relató que el gobierno boliviano llegó a proponer su viaje al Brasil sin salvoconducto. Los diplomáticos se extrañaron de la propuesta. Pinto Molina dijo que estaba en proceso de “degradación mental” cuando recibió ayuda para salir de la embajada, donde vivió en un cuarto de 4 metros cuadrados, sin luz directa de sol ni baño privado. “Debo mi vida a Eduardo (Saboia) y mi libertad al Brasil”.
Exame.com – Brasil
Traducción: eju.tv

No hay comentarios:

Publicar un comentario