Páginas vistas en total

domingo, 27 de diciembre de 2015

dura la palabra que empieza por mentiras..."me obligaron al revocatorio", cuando impuso Evo el mismo, como una trampa bien planeada, luego maldito, maldito, maldito como obsesionado por el término sacándole a Arguedas su histórico título "raza maldita" provocando una otra confusión histórica. Carlos Valverde lo describe bien...

Lo maldito en Bolivia; después de Evo… claro
Carlos federico Valverde Bravo
Decían: “La raza maldita”. ¿Qué raza maldita? La raza maldita está salvando a Bolivia*
Dado que este artículo saldrá media jornada antes del día de los inocentes, no se trata de una inocentada “inventada por la prensa”, de la derecha ni cosa parecida, es simplemente una más de las ocurrencias discursivas y tan de vuelta a la confrontación con la que don Evo pretende cerrar el año, dispuesto a recordarle a su “voto duro”… cuán víctima ha sido él en un proceso en el que incluso señala, “me llevaron a un revocatorio y aceptamos”… cuando la historia registra que él fue quien propuso la Revocatoria y que otros pisaron el palito.
Suena sin sentido eso de la “raza maldita” porque se suponía que desde que el indigeno/marxismo andino/europeo impuso sus poderes investidos por la constitución y protegido por los achachilas, brujos, sumos sacerdotes y otras linduras más, lo multipluri había sido capaz de acabar con tantos absurdos pero… ya que estamos entre lo maldito y sus salvaciones, veamos qué maldiciones se quedaron para siempre
La maldición de los Recursos Naturales; esa que se conoce como la paradoja de la abundancia, tras de la constatación de que países y regiones con una abundancia de recursos naturales, como minerales y combustibles, tienden a tener un menor crecimiento económico y peores resultados de desarrollo que los países con menos recursos naturales…
Don Evo dijo: en el reportaje e “Todos los resultados en lo político, económico y social están en récord”… sin tomar en cuenta que un récord es lo que se sale de la medida, sea para arriba como para abajo, pero, parece que hay que creerle porque el Gobierno maneja el INE y “el maldito INE” ni siquiera entrega completos los resultados del censo y, peor aún muestra su metodología de medición.
Es maldito el narcotráfico que azota cada vez con más fuerza, pese a las “reducciones voluntarias” fuera de Chapare (Chapare se mantiene intacto); es maldita la corrupción en múltiples espacios del Poder, es maldito lo que hicieron con el Fondo Indígena, como es maldita la grabación en la que se escucha “a la hermana Nemesia” informar que todo lo sucedido en el Fondo Indígena era de conocimiento del gabinete (El Deber 24 de dic); es maldita la violencia discursiva que no termina de cerrar la brecha abierta…
Hay muchos más malditos, pero… ahí lo dejo… esperando un bendito 2016 para todos nosotros. Feliz año nuevo y… próspero carnaval ¡!!

*reportaje El Deber al Pdte Morales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario