Páginas vistas en total

viernes, 26 de agosto de 2011

rebelión de los pobres en El Alto, marcha de marginados TIPNIS, alzamiento en Potosí, campañas por el NULO a nivel planetario. "qué le pasa a S.E?" pregunta Pasquier en acertado artículo

Evo Morales llegó al poder con la bandera de la defensa de los recursos naturales, que envolvía  una compleja cosmogonía sobre la pachamama (madre tierra), reconocida como sujeto de derechos preferenciales a los de los ciudadanos; con un discurso anticolonialista, que revalorizando la existencia de pueblos y culturas ancestrales los convertía en los motores y preferidos del proceso de cambio; con un antimperialismo  a flor de piel, sensible y susceptible; reconociendo al  Estado plurinacional, integrador  y pacifista. Sangre se derramó para plasmar todo aquello en 411 artículos y 9 disposiciones transitorias de una nueva CPE.

Agosto 2011, a tan solo cinco años y ocho meses del triunfo electoral. Su gobierno tiene como focos principales de tensión la rebelión de los potosinos, mayoritariamente campesinos quechuas, que reclaman por las promesas incumplidas. Hay de todo: pobreza, falta de inversiones y proyectos de desarrollo, carencia de infraestructura básica y, nada menos que en Potosí, sinónimo de riqueza minera. La bandera federalista izada y sostenida por la mayoría expresa hasta donde culpan al gobierno central de la responsabilidad.  El pueblo que dio su voto casi unánime a Evo el 2005, le ha retirado su confianza.

La rebelión de los pobres está de nuevo en apronte. El Alto “puso los muertos” se repite, recordando las jornadas de Octubre 2003 y la famosa Agenda, de la que queda el recuerdo, pues sólo la aplicación de la Ley de Hidrocarburos promulgada por el extinto  Presidente del Congreso Dr. Hormando Vaca Díez (con enorme, salvaje, oposición del MAS) salva de la debacle económica a esta gestión del gobierno de Evo Morales.  Aunque  la aplicación de los beneficios generados por  la exportación del gas a precios extraordinarios sea otro de los puntos más cuestionados.  A los alteños no les es suficiente haberse beneficiado con conexiones gratis de gas  domiciliario, porque donde estaban puestas todas las esperanzas de ellos y del país era en el proceso de su industrialización, que continúa en el mundo de las promesas. Ya volvieron a las calles.

Le viene la oleada de NO y NULOS en octubre en la elección de magistrados. Está en juego el control político del Órgano Judicial Plurinacional. Evo se ha embarcado ya en la campaña a favor del SÍ, reclamando a sus bases una victoria con el 100%. ¿Está confesando que los candidatos son “sus” candidatos? ¿Acaso no se intenta prohibir la propaganda a favor o contra los postulantes, y aún por los votos manifestando el rechazo a todo el proceso porque se vota, no se elige? Si la opinión de organismos y veedores internacionales es importante, más aún, será definitivo el resultado del voto  ciudadano boliviano. ¿Intuye Evo que se está jugando su futuro político o, quizás,  su permanencia en el poder?

Los indígenas del oriente, con apoyo de occidente (CIDOB y CONAMAQ), marchan otra vez por “territorio y dignidad”; les acompañan algunos protagonistas de aquellas épicas jornadas de 1990 que iniciaron el proceso de cambio sobre el que hoy se construye el Estado Plurinacional. Los verdaderos actores del proceso, los  que prestaron los argumentos y pusieron  su voto para encumbrar a Evo. Hoy le reclaman el  respeto al  TIPNIS (Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro  Sécure), pues este gobierno,  súbitamente empecinado, pretende “a cualquier precio” construir una carretera de Villa Tunari a San Ignacio de Mojos,  con la ayuda técnica y financiera del Brasil, rompiendo (destruyendo)  una de las zonas más ricas del mundo en biodiversidad pero, además, hogar de las étnias chimanes, yuracarés  y mojos.  Sin seguir los procedimientos legales; hay mayor sensibilidad y exigencia de respeto al medio ambiente y a los pueblos afectados. Además, desde entonces el lado de Cochabamba (Chapare) se ha convertido en un  centro de atención mundial por la expansión de los sembradíos de coca, que al no ser aptos para el acullico (uso tradicional) pasan en su integridad a ser materia prima del narcotráfico.

La movilización contra Evo por salvar el TIPNIS es mundial. Cientos de miles se expresan  vía los medios sociales de comunicación y coincide con la defensa de la Amazonia en Brasil, por alcanzar 1.5 millones de internautas indignados y enfurecidos. Con menos hicieron “cataplun” los regímenes cuasi perpetuos del norte de África, sin escrúpulos en la aplicación de la represión. Hay que salvar estos pulmones del planeta Tierra y  sentar  las bases para un futuro mejor de las generaciones venideras.

Pero el gobierno insulta, calumnia, amenaza y, por último, recurre a la “seguridad del Estado”. Grave, gravísimo.  ¿Acaso se está violando la CPE? Al contrario, la libertad de expresión, en todas sus formas, está garantizada por la misma Constitución. No se  desestabiliza a un gobierno con reclamar diálogo. ¿Por qué no se quiere hablar del tema? Nadie discute la necesidad de desarrollo, tan necesario, pero sí el modo y el costo. Cuando se menciona seguridad del Estado, Art. 244 de la CPE, se está hablando de la misión fundamental de las FFAA. ¿Ha pensado el gobierno en tal extremo? La incertidumbre aumenta y se justifica cuando aparece el ministro de Gobierno, un ministerio político secundando al Presidente, y no el de Defensa. Hay riesgo de convertir en delito todo acto democrático de discrepancia política o de conciencia. ¡Criminalizarlo todo! Responde a la lógica impuesta por el Vice, que de demócrata ha demostrado no tener ni un pelo. Discurso “pour la gallerie” que los “indígenas y los mestizos compartimos las decisiones de Estado” si, según él,  “el control del poder estatal tendrá que realizarse y dirimirse en base a la fuerza….fuerza desnuda y nada más” (A. García, Las tensiones creativas de la revolución, 2011). En definitiva, ¿qué le pasa al Presidente: sostendrá las banderas que lo llevaron al poder o transitará nomás el rumbo hacia una dictadura disfrazada de democracia electoral?   
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario