Páginas vistas en total

lunes, 29 de agosto de 2011

bolpress que generalmente acierta en términos políticos adelanta que Lula llega para "morigerar" el trato a los originarios por el Tipnis que está provocando efectos desagradables para Lula


archivo.evo, lula y piñera en otro momento
Lula llegó hoy al país para participar en un seminario con líderes de las principales organizaciones empresariales de Bolivia, patrocinado por la empresa brasilera OAS, responsable de la construcción de una carretera a través del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) de más de un millón de hectáreas de extensión.
El ex presidente brasilero brindará una conferencia sobre “Integración Regional y Desarrollo Social en Países Latinoamericanos”, y sostendrá una reunión privada con Evo Morales para evaluar el conflicto en relación a la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos de 306 kilómetros, financiada por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES) como resultado de un acuerdo definido en 2008 entre Lula y Morales.
El gobierno boliviano no dio a conocer los temas de la conversación que sostendrán Evo y Lula, pero el periodista de la publicación brasilera Valor Económico Fabio Murakawa sugirió que el tema principal de la reunión será la carretera, presupuestada en 415 millones de dólares, de los cuales 332 millones son financiados por el BNDES .
Precedió el encuentro entre Lula y Morales una reunión entre el Presidente de Bolivia y el director superintendente del área internacional de OAS Augusto César Uzêda, realizada en La Paz el viernes pasado, informó el periodista de Valor Económico, y reveló que OAS cobra al gobierno boliviano por el retraso en la transferencia de 60 millones de dólares de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC). Sin embargo, Uzêda negó que hubiera retrasos.
Las obras de la carretera ya comenzaron en sus tramos I y III, pero la construcción del tramo II de 177 kilómetros (cerca del 40% del valor total de la vía) a través del TIPNIS se iniciará recién en 2012 debido a la oposición de los pueblos indígenas que habitan el área.
En las últimas semanas, Evo Morales atacó a los originarios que protagonizan la VIII Marcha Indígena en repudio a la construcción de la carretera, acusándolos de traficar con madera, de estar al servicio de ONGs extranjeras y e inclusive de conspirar con miembros de la embajada de Estados Unidos en Bolivia.
Fuentes familiarizadas con el tema revelaron a Valor Económico que Lula tratará de convencer a Morales de que adopte una postura menos beligerante en relación a los indígenas que se niegan a permitir que el segundo tramo de la carretera atraviese su territorio. Los originarios alegan no haber sido consultados y temen el avance de los colonizadores cocaleros sobre el TIPNIS.
Según Valor Económico, el gobierno brasileño y la propia OAS consideran que la postura de Morales sólodificulta el entendimiento entre su gobierno y los indígenas, poniendo en riesgo el avance de obras en la carretera. “Lula es un conciliador por naturaleza. Él va tratar de mostrar al presidente Evo Morales que avivar los ánimos de los indígenas sólo dificulta el objetivo principal, que es construir la carretera”, dijo una fuente del gobierno brasileño a Valor Económico.
Otra misión de Lula será calmar a Morales sobre los rumores de que el BNDES retendrá los recursos del financiamiento de la carretera por la falta de acuerdo con los indígenas. Hasta ahora el banco brasileño no realizó ningún desembolso, alegando que las obras recién comenzarán y que los recursos serán liberados de acuerdo a la ejecución de los trabajos.
En La Paz, el ministro de Obras Públicas Walter Delgadillo confirmó que el Presidente Morales está dispuesto a recibir a dirigentes de la VIII Marcha Indígena en Palacio de Gobierno con el fin de negociar el diseño del segundo tramo de la carretera. Sin embargo, los líderes de la protesta reiteraron que esperarán al Presidente en la Estación Biológica de Beni para reanudar el diálogo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario