Páginas vistas en total

lunes, 17 de noviembre de 2014

Gastón Cornejo alza su compungida voz, de humanista enojado contra la Injusticia de judíos y narcos, los primeros que actúan en contra de Palestina y los segundos en contra de jóvenes inocentes que desafiaron con su presencia denunciante a las mafias en Guerrero. voces como la de Gastón deberían multiplicarse por doquier y dejarse oir a nivel planetario.

Tiempo de paz y tiempo de furia, como sentencia el Eclesiastés. Y éste es un nuevo momento de la furia, de salir de madre, de gritar maldiciones contra la animalidad del ser humano. La noticia que nos llega de México escandaliza por el horror de la violencia que contiene e inmediatamente conduce a la reflexión bioética detrás de las causas, de prever la posibilidad de una situación similar a producirse en nuestro amado país también manchado de narcotráfico y corrupción, como el Estado plurinacional de México. La matanza colectiva de palestinos por los cañonazos de Israel conmueve hasta las lágrimas. En Gaza, 2.200 muertos, 11 mil heridos (70 por ciento civiles), 50 mil casas destruidas, 500 mil emigrantes. La cultura de la muerte avergüenza a la humanidad toda.



Luego de conocer los detalles del abominable genocidio en uno y otro caso; la masacre de los estudiantes perpetrada por una banda organizada de asesinos, delincuentes vinculados a las autoridades políticas de un Estado Federal. La muerte de inocentes al otro lado del muro de la ignominia que Israel construyó para encarcelar a sus hermanos de sangre y de historia, para asesinarlos con su arsenal, si pudiera exterminarlos echaría mano a las 200 bombas atómicas guardadas.

En ambos, los autores de la matanza responden a la calificación de mafiosos de alto nivel demencial, multiplicados productos Lombrosianos, reciclados desde la Inquisición, los SS hitlerianos, los guerreros del Plan Cóndor, los hijos del mal de todos los tiempos.

Consciente de que no es posible generalizar acusaciones, tanto en el caso de México como de Israel, para lograr el equilibrio psicológico compensatorio debo pensar en positivo, respetando las reglas de la bioética aprendida, entonces evoco a las figuras nobles de sus sociedades ínclitas: Benito Juárez de quien escucho el grito vehemente: “El respeto al derecho ajeno es la paz”; la sabiduría profética de José Vasconcelos “Por mi raza hablará el espíritu”. Lázaro Cárdenas que pide, abrazando a nuestro cochabambino soñador de justicia social Roberto Hinojosa, le acompañe en su revolución constructiva. Pensando en el país de los aztecas y los mayas, por la mente discurren seres maravillosos, Diego Rivera, Alfredo Siqueiros, Clemente Orozco, Ignacio Ramírez, Alfonzo Reyes, Juan Rulfo, Adolfo López Mateos y tantos artistas, literatos, políticos grandiosos hombres y mujeres que ennoblecieron el espíritu de la humanidad. En el presente, traigo a la mente el rostro del gran hermano Guillermo Razo Cuevas, el prolífico escritor mejicano pletórico de humanidad que enriquece la cultura de Bolivia en Cochabamba

Pienso en las señeras figuras de extracción judía que respeto a ultranza, desde el mítico Moisés, Carlos Marx, hasta humanistas como Stefan Zweig, Albert Schweitzer, Friederich Nicolai, Alejandro Lipschutz, algunos que conozco y amo como el literato Volodia Teitelboim, el gran humanista Tomas Hirsch, el gran Eric Guttentag, todos seres que dignifican el espíritu de los hombres. Sobre el humanismo hoy prima la maldad; y no es posible aceptar el retorno de los genocidas que denigran la condición humana. No a los misiles sobre ciudades enclaustradas, no al genocidio de estudiantes. Las noticias queman el alma hasta el sufrimiento físico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario