Páginas vistas en total

viernes, 2 de septiembre de 2016

Manuel Marin del ABC de Madrid, sugiere "cicuta" recordemos el veneno que daban a tomar a los poderosos, de a poquito. está ocurriendo con Sánchez que mantiene el NO contra Rajoy, sin ofrecer alternativa.

El PSOE lleva meses inmerso en escaramuzas de amago, rituales de traiciones y técnicas de guerrilla urbana. El alma del partido, la autoridad del líder, la estrategia idónea para su refundación y la rehabilitación de su identidad como referencia de la izquierda están en juego desde el 20-D porque Podemos destrozó todos los esquemas. Hasta ahora, el PSOE se ha limitado admitir la existencia de un pulso latente, pero controlado por Ferraz, sin que los barones críticos con Sánchez hayan planteado con nitidez la necesidad de la ya familiar «abstención técnica».
Ahora, la presión interna a Sánchez para que ceda y permita formar un gobierno en minoría del PP se reactivará una vez que sus 85 escaños han asistido complacientes a una revancha moral. Sin embargo, el PSOE impondrá la ley del silencio durante tres semanas. Es impensable que se enzarce en una guerra civil en plena campaña de elecciones gallegas y vascas. Por eso, el secretismo y la falta de filtraciones, ese silencio denso previo al estallido del caos, serán señal de que la presión causa efecto y Sánchez medita. Sin embargo, cualquier sobreactuación mediática de los barones irritados sería indicativa de que no doblan el pulso a Sánchez y el «no» se perpetuará hasta la repetición de los comicios. Sánchez tiene a su favor que los dirigentes territoriales críticos solo están de acuerdo en diseñar el futuro del PSOE sin él…, pero no en quién ha de liderarlo después. Por eso, el secretario general tiene ventaja y ha aprendido a respirar sin dificultad en una atmósfera tan tóxica. Es más resistente de lo que pensaban algunos líderes socialistas.
Será factible, o no, que un puñado de secretarios generales autonómicos desautorice a Sánchez. Pero que nadie espere que la sentencia llegue a cumplirse en un cadalso público arrojándole verduras a la cara entre gritos de júbilo mientras se afila la guillotina. A lo sumo, y si finalmente exhiben en público la valentía que ahora solo balbucean en corrillos de confidentes, le ofrecerán cicuta y un reservorio silencioso para ingerirla con dignidad. A fin de cuentas, arrancar galones con deshonra no es un espectáculo edificante para los votantes, y a Pablo Iglesias se le regalaría una victoria inmerecida.
En el PSOE la confusión se ha hecho laberíntica. Nadie sabe nada porque Sánchez se encarga de que nadie sepa nada. Ayer volvió a incurrir en una contradicción insalvable. Si es «imposible» formar gobierno con Podemos, si reitera que «no habrá elecciones», y si el Comité Federal sin fecha se reafirmará en el «no» a Rajoy, ¿qué solución cabe? Sánchez la oculta. Pero tendrá que desdecirse -o le obligarán a ello- de una de las tres variables porque juntas, sencillamente, abocan a un imposible metafísico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario