Páginas vistas en total

miércoles, 16 de julio de 2014

Karen desenvaina la pluma y vierte sobre el papel su texto valiente y claro. la línea del respeto a los derechos de los otros, "usufructo del poder" que lo justifica todo. ya no tienen verguenza, han perdido el decoro y los ejemplos abundan


IMPÚNEMENTE Y A SU AIRE


 Se dice que los derechos de uno terminan donde empiezan los de los demás. Es tan simple, debiera ser  tan fácil de entender. Ésta tiene que ser la regla primordial de la convivencia civilizada. Pero por otra parte, debe ser la menos observada. Y su vulneración es directamente proporcional a la impunidad asfixiante que emana del usufructo del poder. Que el fin justifica los medios, se ha convertido en el pan nuestro de cada día. Y a eso se reduce todo.
Después de nueve años de uso y abuso del poder, con todos los privilegios que de él emana, esa línea divisoria hacia los derechos de los otros, se ha desdibujado absolutamente. Y esa omisión elemental, se ha convertido en la básica aversión hacia el oficialismo de muchos más ciudadanos de los que se pueden visualizar. Porque éste es el fundamento más sólido de oposición hacia los que sin importar cuánto esfuerzo hagan para maquillar realidades,  ya no es posible disimular cómo se atropella desaprensivamente los más elementales derechos de los demás.
Desde la inconstitucional postulación a un tercer período de gobierno, todos los actos del oficialismo están teñidos de arbitrariedad con un marcado vaho de impunidad. El mismo Presidente Morales, hace alarde de este accionar en sus constantes intervenciones públicas. La visión de país que se pudo visualizar tibiamente en los comienzos de esta administración, se ha desvirtuado totalmente, pues hoy sólo proclama  su voracidad por el poder.
Las permanentes alusiones a cualquiera que no esté dispuesto a agachar la cérvix y dejarse  instrumentar,    no sólo incurre en atropello de sus derechos,  irrespeta la condición de un ser libre e incluso, denigra la investidura presidencial por lo desaprensivo de su pública posición.
Han perdido totalmente la noción de lo que significa el habérseles otorgado un mandato que emanó de una sociedad libre que dio muestras contundentes de su aspiración democrática. Están cediendo espacios a dirigentes de lo que ellos llaman "movimientos sociales" -la mayoría no son nada menos que funcionales oportunistas- en la más burda demostración que no les importa cómo, pero no piensan resignar ni un centímetro de la gran impunidad con la que vienen escatimando principios y valores. Que su objetivo sea mantener dos tercios de la Asamblea, lo que les facilitaría una reforma constitucional para introducir la figura de la re elección indefinida, no es un secreto para nadie. Y si alguien aún duda de que éste es el verdadero propósito, ya pueden ir meditando si están dispuestos a una especie de Castro dictador, por los años  y  años por venir.
La vara con la que se miden, no tiene nada que ver con la que usan para la permanente descalificación de los demás. Hace unos días, un postulante a la Asamblea del Movimiento al Socialismo por Santa Cruz, fue objeto de persecución policial por sus nexos con el narcotráfico y su abultado y público prontuario, no le dio el mínimo chance de apantallarse en el partido de gobierno. Otro connotado dirigente masista en Santa Cruz, protagonizó un fatal accidente de tránsito con el deceso de una persona, en aparente estado de ebriedad y haciendo uso indebido de un vehículo oficial.
Consultado Evo Morales que se hará con esos militantes masistas que sean cuestionados por inconductas varias, el Presidente respondió que " no se discriminará a nadie". Eso, en buen romance se llama encubrimiento. O una especie de conveniente indulgencia.  Sanabria, Ormachea, Soza, son unos pocos pero medulares ejemplos, de hasta dónde ha llegado el largo brazo de la corrupción, la extorsión y la impunidad.
No pasaron ni veinticuatro horas que la carrera electoral empezó formalmente, que ya dio muestras inequívocas de que ésta será una campaña no solo asimétrica, sino abiertamente depredadora.  Entre la formulación de íntimos deseos de ver muertos a los dizque neoliberales y el llamado a no emitir voto por determinado candidato  con descalificadores adjetivos,  demuestran su esencia atropelladora y antidemocrática. El binomio oficialista, no sólo no debate los temas que a todos les incumbe, como bien podría ser la real situación de YPFB a partir de la falaz nacionalización,  qué exactamente podemos esperar de los avasallamientos de tierras o quién controla la dispendiosa y petulante fiesta de recursos, sino que  ejerce sin límite su libre albedrío e inexistente control.
Hay que confiar en  que las organizaciones políticas de oposición en carrera, tendrán la suficiente fortaleza para resistir la acometida de remate que  está en marcha. Esperemos que estén a la altura de las expectativas de hallar en ellos, la indispensable reserva moral sobre la ignorancia de muchos que aún no tienen la capacidad de percibir el deterioro que todo esto afecta sus propias vidas.
" Mañana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear." GHANDI

Karen Arauz




No hay comentarios:

Publicar un comentario