Páginas vistas en total

jueves, 20 de abril de 2017

perpetuarse en el poder. cuando fusilaban los Castro aduciendo que eran mercenarios de Baptista, el mundo lo creyó. cuando el Che empezó a matar militares en Bolivia muchos le creyeron hasta que mató a los propios bolivianos "por una lata de sardinas" y apoyó descabellados planes para romper la institucionalidad. el populismo, designa a los peores como jueces, por la paga sostiene Karen y hoy la postulación está en manos del Gobierno que pinta de mil colores, los que vienen como "iluminados" no son los mejores, son "candilejas" para engañar a los incautos.


CANDILEJAS
 
por Karen Arauz

El  populismo del Siglo XXI ha tomado un camino sin retorno no sin antes dejar una profunda grieta en las sociedades víctimas del experimento híbrido de la dictadura castrista. Sus enseñanzas  adaptadas al gusto y folcklore  de los presidentes que se dejaron seducir, resalta -sobre todo-  la posibilidad de perpetuarse en el poder. Para eso, les enseñó no sólo a dominar el lenguaje demagógico  con un discurso falaz del "vive bien"  sino a utilizar la gran tijera, indispensable para recortar libertades, disidencia, oposición,  y cualquier otra cosa que amenazara el propósito.

La cooptación del poder, significa tener todo bajo control. Y la justicia independiente, equilibrada y pronta, es uno de los factores de los que no hay que descuidarse. Con instituciones débiles, por supuesto que es más fácil. Lula da Silva y Dilma Roussef, son dos de las muestras de una institucionalidad sólida. ¿Cómo se logra tener unos jueces benevolentes con el poder? Obviamente, es  utilizando cualquier método y dejando muy en claro, que favor con favor se paga. El deberle algo a alguien, obliga a las personas a comprometerse, pasando por encima incluso, los principios y valores que pudo haber adquirido en la facultad. La justicia en Bolivia ha sido siempre mala. Una de las razones es por supuesto, la baja asignación presupuestaria que significa no tener profesionales de primera. Esto sucede con la educación, que no permite que los maestros sean bien formados y remunerados,  relegando lo que debe ser la máxima función de un estado. En el caso de los estudiosos de las leyes, los mejores optan  por  el ejercicio libre, donde  tienen mayores posibilidades de progresar.

La interferencia del ejecutivo, trae como consecuencia una selección natural  donde los menos aptos se conforman con ser parte de la maquinaria estatal , subordinándose al poder para su designación o enfrentar su remoción. En Bolivia que se optó por designar a los administradores de justicia mediante el voto popular, no funciona pues la selección de esos postulantes, está -otra vez- en manos del gobierno de turno.  A quien sólo se le da semillas de pasto, no se le puede exigir cosechar amapolas.

La administración actual, es hábil para pintar de mil colores los muros de la estructura sin importar  nada más que la apariencia. Y es así que con la rimbombancia a la que tienen acostumbrado al pueblo,  deslumbran con nombres de marquesina llenas de luces,  a personalidades extranjeras que como magos vendrán a poner en orden leyes y modos. Justo ellos, los de la soberanía,  dignidad y anticolonialismo cacareados hasta el hartazgo. De los cuatro juristas invitados, de los que mencionaré por ahora dos por ser los más rutilantes, aunque, vaya coincidencia, los cuatro son muy cercanos a la teología bolivariana de Chávez.

Baltasar Garzón, español,  ha sido uno de los más mediáticos jueces que alcanzó renombre mundial, cuando dictaminó la aprensión de Augusto Pinochet.  Lamentablemente,   el año 2012 y por once años,  ha sido inhabilitado  para ejercer incluso su profesión. La acusación que derivó en la posterior sentencia, es por prevaricato en un sonado caso de corrupción estatal mezclada con el poder político. Se lo acusó además de haber utilizado  "prácticas de regímenes totalitarios" y de "violador sistemático de todos los derechos constitucionales."  Durante estos cinco años, se ha desempeñado, entre otros,  como asesor jurídico del fundador de Wikileaks,  Julian Assange,  refugiado hace cinco años en la Embajada del Ecuador en Londres, lo que ha derivado en una estrecha relación del súper Hacker con Rafael Correa, otro de los mandatarios socialistas de Siglo XXI. Este famoso  juez con amplia experiencia y conocimientos, es el convocado estrella del Ministerio de Justicia de Bolivia para "asesorar" a tan vital cartera del Estado en la reforma del sistema de justicia del país.

El otro convocado es Eugenio Zaffaroni, ex magistrado de la Corte Suprema argentina, penalista y tildado como el "más oficialista" de sus miembros en la era kirchnerista.  Un cambio notable considerando su cercanía con la dictadura militar, a quienes justificó plenamente años atrás. Últimamente fue imputado por  una importante evasión impositiva y rodeado de un escándalo de proporciones, al haberse develado ser propietario de seis departamentos en la exclusiva zona de Puerto Madero, donde funcionaban prostíbulos de alto nivel. Progresista declarado, asumió cerrada defensa del ex vice presidente Amado Boudu en su proceso por apropiación indebida de la imprenta  Ciccioni, encargada de la impresión del papel moneda de aquel país. En los últimas días ha sido contantemente mencionado debido a que  jueces seguidores de su doctrina abolicionista y garantista, ponen en la calle a violadores, asesinos y otras rarezas, humillando a las víctimas acortando las sentencias y poniendo en peligro a la sociedad muy afligida en los últimos tiempos por la escalofriante estadística de una mujer muerta cada treinta horas, en una insólita versión de que es el capitalismo y sus medios de prensa pro imperialistas , los verdugos de los acusados.

Es claro que se han cerrado filas en esta sociedad de socorros mutuos. Sin desmerecer las trayectorias, no se puede dejar de observar, la coincidencia ideológica y antecedentes de los llamados a corregir nuestra justicia. Sobre sus aportes, el tiempo dirá.

Karen Arauz

No hay comentarios:

Publicar un comentario