Páginas vistas en total

viernes, 24 de enero de 2014

OPINION ofrece un buen resumen de lo obrado por Mario Vargas en Bolivia desde su llegada, el encuentro con periodistas, su actuación pública.

El público boliviano quedó, una vez más, cautivado por Mario Vargas Llosa Nobel de Literatura 2010. Su visita a Santa Cruz despertó gran interés y entusiasmo, al margen de la polémica política que acompaña al célebre escritor enfrentado con el presidente Evo Morales.

Es imposible separar la posición política de la personalidad literaria de Vargas Llosa, pero hasta sus detractores políticos ponderan su calidad como literato y sus novelas lideran las ventas en Bolivia y otros países de habla hispana. 

Vargas Llosa aprendió a leer en Cochabamba, ciudad de la que guarda los mejores recuerdos “vinculados a una edad mítica de la vida en la que uno es feliz y dueño del mundo”. 

Por eso apoya el anhelo marítimo boliviano. Lo califica de un sueño absolutamente legítimo, aunque discrepa con la demanda presentada por el Gobierno boliviano ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya y sostiene que Bolivia debió haber buscado el diálogo tripartito con Perú y Chile.

Vargas Llosa tiene una personalidad encantadora y en su encuentro con la prensa, así como en sus charlas políticas y literarias, habló con franqueza y aplomo sobre las más diversas temáticas. 

Calificó de “tontería” decir que vino a Bolivia a conspirar. Atacó a los populismos y abogó por desterrar de la violencia en América Latina, a la vez de defender la democracia y los derechos humanos.

Censuró la estatización de las empresas vaticinando que, con las nacionalizaciones, los países llegan “a la ruina económica".

Vargas Llosa, invitado por la Fundación Nueva Democracia, visita las Misiones en la Chiquitanía. Las autoridades cruceñas pretenden que el escritor ayude a promocionar turísticamente la riqueza de esa zona declarada por la Unesco en 1990 "Patrimonio Cultural de la Humanidad" .

Vargas Llosa aseguró que la lectura es el mejor instrumento de aprendizaje y crecimiento. Alertó sobre los peligros de la tecnología y el riesgo de que ésta se banalice, pierda su compromiso con la realidad o simplemente perezca, ante la cultura del espectáculo.

La llegada de Vargas Llosa debió ampliarse a Cochabamba, a recorrer los espacios de su infancia y reencontrarse con amigos. Es de esperar que su presencia y amplia cobertura en medios de comunicación sea también un incentivo para que más personas disfruten de sus extraordinarias obras literarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario