Páginas vistas en total

jueves, 5 de diciembre de 2013

Choquehuanca es un payaso. se aprovecha de la Cancillería para contar embustes. dice que "el ekeko" (fantoche enano cargado de cosas) como una divinidad, aunque hizo disfrazarse a un funcionario, e inventa historias como si los embajadores se fueran a tragar los embustes. ya basta Choque de tanta fanfarria.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, presentó el jueves al Cuerpo Diplomático acreditado en Bolivia, al Ekeko, Dios que es la energía de la abundancia, con más de mil años de vida y recordó que visita los hogares de los bolivianos el 24 de enero de cada año después de salir de la Isla del Sol el 21 de diciembre.

En un acto protocolar en el que recibió a los embajadores acreditados en Bolivia, en el tradicional saludo navideño, Choquehuanca aseguró que el Ekeko es el Dios de la energía de la abundancia, que entra a los hogares bolivianos por 'las puertas abiertas' a diferencia de Papá Noel, que ingresa por la chimenea y por la noche.
Según varios autores, el Ekeko es una deidad de la cultura prehispánica, de la cultura de Tiahuanaco, que representa a un hombre con la típica vestimenta de la región andina. De su cuerpo cuelgan bolsas que contienen cereales, tabaco, billetes enrollados y toda clase de mercancías; miniaturas que se traducen en las ilusiones y esperanza de la gente. Se dice que el Ekeko es capaz de materializar los deseos de las personas si estos le obsequian un ejemplar en miniatura, ahuyenta la desgracia de los hogares y atrae la fortuna.
'Quiero yo presentarles a nuestro Ekeko. Decimos que tenemos identidad, tenemos todo, estamos en la tarea de recuperar nuestra identidad, nuestros recursos, también estamos en proceso de recuperación de nuestros lugares sagrados, de nuestra Illa. Aquí tenemos a nuestra Illa Ekeko, tenemos energía de la abundancia', afirmó al presentar a una persona simbolizando a ese Dios prehispánico.
El Jefe de la Diplomacia boliviana informó que su despacho está en procura de repatriar a un Ekeko que se encuentra en Berna (Suiza) hace más de 150 años, que fue llevado a ese país por un diplomático suizo.
A su juicio, con esa presencia, Suiza siempre ha tenido mucha abundancia por la energía que da el Ekeko.

No hay comentarios:

Publicar un comentario