Páginas vistas en total

jueves, 15 de diciembre de 2016

como un boomerang que se vuelve al punto de partida, así la ciudadanía devolverá "el cartel de la mentira" a sus creadores los del MAS, que al decir de Karen Arauz, ha hecho de su perennidad, la razón de su existencia. es que sin credibilidad no se puede gobernar, dirïamos "no se puede existir"


LA AVENTURA DEL PODER

Con una vehemencia derrapando en paroxismo digna de una mejor causa, el oficialismo ha hecho de su perennidad , su razón de existir. Es normal que el  frenesí, haga que se termine perdiendo la compostura pública, además de desfigurar los objetivos por el exagerado esfuerzo.  Resulta inverosímil  que un gobierno que ha podido -aunque  a la mala- poner bajo su dominio la totalidad de los poderes del Estado, no balancee bajando los decibeles de estridencia que claramente juegan en su contra.

Motivados por llegar a la inamovible meta que se han trazado, que no es más que hacerle una finta a la democracia y lograr una perpetuación en el disfrute del poder, no miden las consecuencias de muchos de sus actos, que no solo debilitan la democracia, sino que pone en entredicho el estado de derecho y la vigencia de la ley.

Esta claro que no pueden  ocultar el nerviosismo que les causa lo errado de la pretendida postulación del binomio Morales- García, y ese estado, los hace cometer crasos errores que no pasan desapercibidos para la opinión pública. El Ministro Ferreira, que en un sincericidio involuntario argumenta las razones del por qué la realización de un documental de ataque frontal a medios y periodistas a los que no han podido someter, dijo (sic) "solo ellos pueden mentir, solo ellos pueden insultar, solo ellos pueden calumniar  sin pedir disculpas y cuando alguien quiere dar una versión diferente y alternativa, lo consideran acoso..." (Ferreira, ATB)  A ver Ministro,  la prensa libre puede usar perfectamente sus palabras, en el mismo contexto pero referido a la persecución y acoso del que son víctimas,  por el poder incontrolable  que ustedes representan.

Es muy claro que las mentiras, las calumnias y los insultos, son casi una cultura impuesta desde la llegada al poder del MAS. Quédese tranquilo, el gobierno si lo hace. Y con una efectividad bastante más contundente que una columna en un matutino o un comentario en un programa de televisión. Ustedes, creen tener el monopolio de la verdad. Y eso es muy peligroso. Quien se cree poseedor de la piedra filosofal, no solo pretende convertir todo en brillante oro, sino que además, niega la posibilidad que exista  una visión diferente a la suya, y eso, denota rasgos de desequilibrio  imposibles de  ocultar indefinidamente.

 El Cártel de la Mentira, corre el riesgo de ser un boomerang.  Al parecer, no somos tan tontos como ustedes pretenden establecer. Matices más o matices menos, hay verdades de las que no tienen modo de liberarse. Pueden  realizar ene número de documentales, folletos, panfletos, o copar las horas pico de toda la televisión y radio para ocultar, disfrazar, minimizar, o lo que sea, para lograr la reversión  que desearían. Pero la ciudadanía tiene la libertad - y de hecho la ejerce- de formar su propia opinión más allá de cualquier imposición.

Casi una hora y media de documental, refrescando  lo acontecido  antes, durante y posteriormente al referendo de 21 Feb., pareciera que es contraproducente para sus fines.  La mitomanía y el narcisismo no es un disturbio generalizado ni contagioso fuera de los límites del poder. A lo largo de una década, se han cometido errores hasta delitos, que no hay ni habrá manera de borrar de la conciencia colectiva. La autocrítica de la que esta administración carece absolutamente, ha dejado huellas en la memoria de todos, con mayor o menor grado de permanencia. El caso terrorismo, está ahí. El caso Chaparina, está ahí. El satélite y las barcazas  también están ahí. La joven Gabriela Zapata, ligada sin duda sentimentalmente al Presidente, se convirtió de la noche a la mañana, en una ejecutiva notable codeándose con inmensos capitales chinos que operan en el país. Los barcos de bandera boliviana que sin explicación contrabandean armas y drogas en los mares del mundo, gastos sin ningún tipo de control priorizados a capricho, están también en el subconsciente de la gente. Lo sucedido con Lamia y esa horrorosa tragedia, un aeropuerto de cientos de millones a punto de cerrar a menos de seis meses de inauguración, la crisis del agua en la sede del gobierno e infinidad de  etcéteras, son como esa célebre tortura china por goteo. Una tras otra, constantemente martillando, termina por penetrar irremediablemente.

Es así, señores creativos del gobierno, que no solo le han dado un tiro a la libertad de expresión, garante de la democracia, sino que han dejado expuestas a instituciones como periódicos y lo que es peor aún, han puesto en  riesgo la integridad física de periodistas,  quienes pueden ser víctimas de solícitos y funcionales vengadores defensores de esa supuesta verdad que ustedes insisten en sustentar.

Y ronda otra mala noticia para ustedes. El documental en cuestión, no hará bajo ningún concepto, que aquellos que votaron por el NO, sientan que deben cambiar su modo de razonar y salgan a vociferar que quieren otro referendo para enmendar su voto. Su problema, enorme, se llama credibilidad. Y eso, no hay modo de restablecer. Ustedes lo elaboraron solos, con primorosa dedicación.

Karen Arauz

No hay comentarios:

Publicar un comentario