Páginas vistas en total

martes, 25 de marzo de 2014

el boomerang, viene en auxilio de Karen Arauz, es la representación del manejo del Caso Terrorismo cuyo operador principal el fiscal Soza, asestó golpe mortal al MASISMO. aunque el Presi y su Vice, se hagan los sordos y ciegos. lo cierto es que Soza la ficha de ajedrez, la estrella de los estrategas evistas, está desbaratando talvez sin proponérselo toda la armadura de un Régimen listo para caerse de un soplo.

MÁS CONFESOS, MENOS CONFUSOS

La ecuación era al revés hasta hace un tiempo. La mayoría de los bolivianos que nos auto-otorgamos el derecho de pensar y decir lo que se nos viene en gana, estábamos  -aún- un tanto confundidos.  Nuestra confusión está mermando en directa proporción al canto de los confesos cuyo número e importancia se acrecienta día a día.

Es obvio que parecía que la idoneidad del Fiscal Soza estaba más allá de todo cuestionamiento. Si era el encargado de presentar las pruebas de sus sesudas investigaciones para el caso más importante de la actual administración de gobierno y recibía toda la ayuda de la parafernalia oficialista para cumplir a cabalidad sus labores, no había pues manera que se pensara del todo mal en él.

Ya han sido superabundantemente resaltadas sus tajantes y concienzudas respuestas a la opinión pública mediante los medios de comunicación. Todo el mundo se cruzaba a la vereda del frente si lo veía venir, como un Eliot Ness del Chicago de los 30´s. Impartía autoridad , solvencia y temor. Su presencia era tan importante, que pocas personas hubieron que lo miraran a los ojos detrás de sus magníficas y de marca gafas solares que de por sí, ya eran intimidantes.

Quién podría poner en duda la severidad de sus actos. Hasta los escépticos del efectista caso "terrorismo- separatismo" tenía por momentos una sensación de hormigueo en el estómago de que sus convicciones podrían estar erradas y que algo había.  Ello sumado a la batería de abogadazos que pisaban fuerte en el Ministerio de Gobierno y en cuanta repartición de la Justicia existe y eran parte sustancial de la escenificación de graves acusaciones. Todas estas movidas no hacían más que ponerle una ingrediente extra a la percepción, que estaban pasando nomás cosas importantes.

Los famosos libros Ciudadano X  y Masacre en el Hotel Las Américas de Emilio Martínez, tendrán que ser reeditados con urgencia bien recargados otra vez.  Igualmente ¿Qué pasó? y Maten a Rozsa! de Carlos Valverde. Estos libros son en este momento muy buscados porque muchos sólo los ojearon y necesitan ser  leídos porque son verdaderas revelaciones.  Incluso, se buscan los videos de algunos programas que denunciaron en su momento, el sainete que se estaba desarrollando y que estamos experimentando en este momento. Todo lo dudoso se ha vuelto cierto.

Soza resultó ser nomás una vergonzosa ficha del ajedrez que con gran habilidad se urdió para afianzar al gobierno de Evo Morales. La Senadora Carmen Eva Gonzales, receptora de los audios donde Soza se desboca, le clavó la primera banderilla. Esos audios, no los consiguió la aguerrida Senadora con su equipo de infiltrados. Fue uno de ellos mismos que le mandó esos audios lo que una vez más le da, al otro Melgarejo, la razón que no se puede confiar ni en la propia camisa.

El resultado es que el fiscal estrella de los estrategas del poder, está como un vil refugiado en el Brasil. Las voces oficialistas que pretenden seguir con la pantomima del caso, acusan ahora a la oposición de ser los que protegieron y ayudaron a Soza a huir a fin de derrumbar el caso Rozsa. Son tan previsibles en sus reacciones! La vuelta que le tratan de encontrar a la huída de Soza, es tragicómica y certifica que a este país, nadie lo puede tildar de tedioso.

Dicen que la letra entra con sangre. Cuando crees contar con la lealtad y el hombro confidente de descalificados, amaneces por supuesto,  mojado. Era lógico esperar, que tuvieran guardados bajo la manga ciertos detallitos de los que pudieran echar mano en caso de necesitar un comodín para protegerse de este juego que con gran ahínco, ha dejado a la justicia boliviana con su más maleva reputación desde 1825.

El equipo de choque abogadil perfectamente engranado  que se desenmascararon con el caso Ostreicher, están en Palmasola y a juzgar por su relajada actitud, saben, al igual que Soza, que tienen seguros ases bajo la manga. Y son varios. El ex-fiscal Mollinedo, que también formó parte del consorcio unió su voz a los otros tres, para solicitar que el Ministro Romero, los libere de la "cláusula de confidencialidad" para seguir hablando del cómo, quién y cuándo de modo envolvente se han manejado varios procesos como Chaparina, Porvenir, la Calancha y otras joyas igual de fulgurantes que han sido ofrendadas ante el corrupto altar del masismo.

Y eso sí que es interesante. Qué bueno no estar en los zapatos de Romero y ramas anexas. A estas horas deben estar rogando que se los trague la tierra.  Porque éste puede ser el tiro de gracia a la ya desgraciada credibilidad del gobierno en términos del manejo de los resortes de la justicia para su absoluto beneficio. El boomerang, así tan simple como es en su construcción, es infalible en su diseño. No importa que tan mal tirador se sea, siempre golpea de vuelta.

Karen Arauz



No hay comentarios:

Publicar un comentario