Páginas vistas en total

sábado, 6 de septiembre de 2014


el Estado contra el Estado


Huanuni contra Vinto

son los inventos de Evo, ja, ja, ja! ambas estatales se van a la deriva, ja, ja, ja (Texto de El Deber. título del editor)



Los trabajadores de la mina Huanuni anuncian una huelga porque esa empresa estatal no recibe el pago por el mineral que entrega a la fundición Vinto, otra empresa estatal. De lo que se desprende que ambas empresas estatales están en situación deficitaria, como lo había adelantado a principios de año el entonces presidente de Comibol, Édgar Córdoba, antes de ser despedido.

En este mismo estilo, Eugenio Mendoza debió renunciar al cargo de viceministro de Minería, a fines de agosto, porque se atrevió a decir que Huanuni es una empresa deficitaria y que es necesario racionalizar los salarios. Aunque sean despedidos los funcionarios que dan estas noticias, o que las admiten, la crisis sigue siendo muy grave.

Huanuni tiene una pérdida de dos millones de dólares en lo que va del año, a pesar de que el precio del estaño se mantiene por encima de los diez dólares por libra fina, un nivel que supera en diez veces al que tenía a principios de este siglo. Pero Huanuni también tiene un exceso de empleados, desde que el presidente Evo Morales decidió, en 2006, que se incorporen a sus planillas 4.000 cooperativistas, con lo que el total llegó a 4.700 trabajadores. La anterior empresa, en efecto, solo tenía 700 obreros, con una tasa de productividad cuatro veces superior al que tienen los 4.700 de ahora.

El ingeniero Jorge Espinoza, exministro de Minería, dijo que las inversiones que ha hecho Comibol en Huanuni y Vinto han sido mal calculadas y podrían significar una pérdida de 70 millones de dólares para el país. Todo esto lleva, inevitablemente, a preguntar quién maneja las empresas estatales de la minería y con qué criterios. Los responsables del manejo de las empresas deberían explicar cómo es que se trata de actividades antieconómicas.

Ahora, el Gobierno ha ordenado al Banco Central de Bolivia que transfiera a esas dos empresas un total de 95 millones de dólares para que la una pague sus deudas y la otra cubra el déficit. Es decir que el déficit de Huanuni va a ser cubierto con los impuestos de los contribuyentes, y lo mismo pasará con Vinto.

Cuando el Gobierno nacional impulsa con tanto entusiasmo la creación de empresas estatales en todos los sectores, habrá que esperar que se estén tomando todas las previsiones para que no terminen siendo antieconómicas, de tal modo que se conviertan en nuevas cargas para los contribuyentes 

Consejo Editorial: Pedro F. Rivero Jordán, Juan Carlos Rivero Jordán, Tuffí Aré Vázquez, Lupe Cajías, Agustín Saavedra Weise y Percy Áñez Rivero

No hay comentarios:

Publicar un comentario