Páginas vistas en total

martes, 30 de septiembre de 2014

Brasil otorgó asilo político al capitán policía Laguna a solicitud del ex-guardia de Marcelo Soza. el amparo es por un año, así se suele empezar y luego se prolonga por otro y al tercero o cuarto permiso el solicitante puede buscar la nacionalidad. Laguna dijo estar perseguido, varias veces el Ministerio Público trató de detenerlo, habló con periodistas desde Brasilia donde se encuetra.

A través de una entrevista concedida a la red televisiva, Cadena A, el capitán Juan José Laguna Saavedra, encargado de la seguridad del exfiscal, Marcelo Soza cuando encabezaba las investigaciones del caso Terrorismo, denunció que vive bajo amenazas.

La entrevista fue grabada antes de su salida del país, rumbo a Brasil. En aquel entonces aseguró su predisponibilidad de comparecer ante los juzgados si era requerido. No obstante, el amedrentamiento “por parte del Gobierno” lo hizo temer por su vida y su libertad, aunque no quiso precisar nombres.

El uniformado, aseguró desconocer de las actividades ilícitas de las que se acusó a Soza, en su momento. En ese marcó, negó haber coadyuvado en algún hecho de extorsión durante las investigaciones del caso, sostuvo que solo cumplía con su labor de brindar seguridad a la exautoridad.

También prefirió guardar silencio en otros aspectos, manifestando que son “secreto profesional”, pero que si sus superiores así se lo ordenan, él romperá el silencio.

Laguna dijo que cuando fungió como custodio de los reos por el caso en cuestión lo hizo cumpliendo órdenes, no con fines de amedrentar a los mismos. Asimismo, consultado sobre la veracidad de los audios presentados por la senadora Carmen Eva Gonzales, contra Soza, dijo desconocer su veracidad.

Tras la huida de Soza, Laguna retornó a trabajar en la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) de Santa Cruz, pero ante las constantes amenazas que ponían en riesgo su integridad y la de su familia pidió refugio político al Comité Nacional para el Refugiado (Conare) de Brasil, la pasada semana, por considerarse un perseguido por el Gobierno.

Entretanto, la Policía Nacional inició un proceso disciplinario por el delito de deserción contra el capitán. El comandante  de la Policía, Walter Villarpando, informó que en cumplimiento de las normas de la institución, el oficial será dado de baja, ya que si un efectivo no se hace presente durante tres días continuos a su fuente de trabajo es destituido directamente. "Si en tres días no se presenta a su fuente laboral es deserción y eso es baja definitiva sin derecho a reincorporación”, dijo la autoridad a El Dia, SC

No hay comentarios:

Publicar un comentario