Páginas vistas en total

lunes, 7 de mayo de 2012

agresión torpe a los médicos utilizando fuerzas represivas. conservar la vida es la noble tarea. "Nunca el hombre tan cerca de Dios" reflexiona Gastón Cornejo desde OPINION

Leonardo Boff, el maestro de la ética, los derechos de la humanidad y de la Madre Tierra, escribe un artículo titulado ¿Quién cuida al cuidador? Cae bien a propósito de la actitud peyorativa, ofensiva, cruel del Ministro de Salud y de cierta población, ignara en el significado del acto médico e irrespetuosa, por no decir cavernaria, hacia los cuidadores de la salud. Escrito para Bolivia en estos momentos de movilización social donde los cuidadores luchan por sus derechos y el ejecutivo los agrede utilizando fuerzas represivas violentas.

Se refiere al médico suizo Albert Schweitzer (1875-1965) y a la enfermera Florence Nightingale (1820-1910). Del primero, nos dice Boff: “fue un eximio exegeta bíblico y uno de los mayores concertistas de Bach de su tiempo. A los treinta años, estudió medicina para cuidar de los más pobres de los pobres en Lambarene (Gabón). Escribió una vasta obra centrada en el cuidado y el respeto por la vida. “Lo que necesitamos no son misioneros que quieran convertir a los africanos, sino personas dispuestas a hacer lo que debe ser hecho a los pobres, si es que el Sermón de la Montaña y las palabras de Jesús tienen algún valor. La ética es la responsabilidad ilimitada por todo lo que existe y vive». La idea clave del bien consiste en conservar la vida, desarrollarla y elevarla a su más alto valor”. 

Otro arquetipo del cuidado fue la enfermera Florence Nightingale. Humanista y religiosa, mejoró los modelos de la atención conocidos. En 1854 asistió con 28 enfermeras a la guerra de Crimea en Turquía para atender a los heridos graves por las bombas de fragmentación. Logró la reducción de la mortalidad de 42 por ciento a 2 por ciento en un período de medio año. En Inglaterra y EEUU creó una red hospitalaria privilegiando el cuidado y la ética natural. Su natalicio es recordado cada 12 de mayo como el Día Mundial de la Enfermería en su homenaje eterno.

Desde la antigüedad se considera a los cuidadores como seres privilegiados por lo extraordinario de su apostolado, su acción benéfica y la bondad de su elevado altruismo. ¿Pero quién cuida a los cuidadores? Continuando a Leonardo Boff adiciono reflexiones: ¡Nunca el hombre estuvo más cerca de Dios que al atender la salud del prójimo! reza una máxima de la sabiduría humana. Todos los cuidadores de la salud, médicos, enfermeras, especialistas y estudiantes, consagrados en ese ejercicio, son dignos del mayor respeto por su sacrificada formación, por el noble ejercicio profesional, por sus derechos y obligaciones cumplidas a cabalidad. No son conductores de vehículos, ni comerciantes, ni vendedores de aceite, no siembran coca ni producen cocaína. Cualquier técnico petrolero, comerciante o cocalero gana mucho más que ellos y sin mayor responsabilidad.

Cuidar a los cuidadores es un concepto privilegiado en una sociedad culta de acendrada ética. Eso no ocurre en nuestra Bolivia, donde so pretexto del cambio se agrede al intelectual y en el caso de los servidores de la salud, con envidia no disimulada se pretende retrotraer al tiempo cavernario de la mayor violencia e ignorancia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario