Páginas vistas en total

lunes, 20 de agosto de 2012

además del disgusto brasileño por el tema Pinto que H. vacaflor enumera está lo mencionado por Susana Seleme. no habrá "placet" el documento de conformidad de Itamaraty para el embajador Jerjes que se quedará con el título hasta las calendas..."toma y daca"

Pinto espera salvoconducto y el placet para Justiniano el Embajador de Evo
MOTIVOS DEL DISGUSTO BRASILEÑO. DE SIGLO 21 N 1237. 20.8.12

Disgustos brasileños

Los motivos de disgusto de Brasil con el gobierno boliviano aumentan todos los días. La impaciencia brasileña respecto de Bolivia hizo que el prestigioso embajador Sergio Amaral emulara a Cicerón con un artículo que tituló “¿Hasta cuándo abusarás de nuestra paciencia?” los motivos para esta impaciencia aumentan con mucha rapidez.

Robar a los robados: Al cerrarse la semana pasada, los brasileños que vinieron a llevarse sus vehículos que habían sido robados y traídos a Bolivia se fueron molestos cuando se enteraron de que debían pagar fuertes sumas de dinero por el tiempo que estuvieron en “depósito” en instalaciones de la policía.

Camioneros miedoso: Los vehículos de lujo que debían ser llevados sobre camiones, no pudieron partir porque los camioneros brasileños no se atreven a venir a Bolivia por temor a ser linchados, como les ocurrió a dos jóvenes de esa nacionalidad en San Matías.

Tropas movilizadas: Mientras se daban estos hechos, 9.000 soldados brasileños estaban cumpliendo un rastrillaje por toda la frontera con sus vecinos de la cuenca del Plata, aunque estaban concentrados en identificar y bloquear las vías por las que entra la droga del Chapare a ese país.

Fuerzas aéreas: Los aviones de la fuerzas aérea brasileña estaban cumpliendo los ejercicios programados por el acuerdo trilateral, que comprende también a EEUU, también para identificar y frenar las rutas de las avionetas que llevan droga del Chapare.

Agentes de la policía federal llegaron a San Matías para identificar los cadáveres de los jóvenes Rafael Max Días y Jeferson Castro Lima que fueron linchados y quemados en esa población. Y los deudos de los muchachos protestaron por el hecho de que habían sido enterrados en una fosa común.

Pinto y Assange: Todo esto mientras sigue la espera del salvoconducto que debe otorgar el gobierno boliviano al senador opositor Róger Pinto, asilado en la embajada de Brasil desde mayo pasado.

Este hecho también tuvo novedades la semana pasada, pues el gobierno boliviano se pronunció de manera militante en defensa de la institución del asilo en el caso del hacker Julian Assange, responsable de los famosos wikiLeaks, asilado en la embajada de Ecuador en Londres.

Sin advertir que estaba cayendo en una flagrante contradicción, el gobierno boliviano hizo rotundos pronunciamientos y criticó a Gran Bretaña por negarse a conceder el salvoconducto para la salida del famoso asilado.

Itamaraty decepcionada: Por todas estas razones se advierte que las relaciones con Brasil están muy deterioradas y quizá estén en su peor momento desde la guerra del Acre.

Hasta antes de estos episodios, la actitud crítica hacia Bolivia se daba en Brasil sólo en el entorno de la señora Dilma Rouseff, mientras Itamaraty tenía una actitud distante, pero ahora todos están muy molestos.

Es difícil imaginarse qué podría pasar cuando la paciencia de Brasil termine por agotarse, pero la situación se ha puesto muy difícil. El trato descortés que se dio a los propietarios de los vehículos robados en Brasil que fueron encontrados en Bolivia provocó muchas molestias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario