Páginas vistas en total

viernes, 24 de agosto de 2012

valiente nota subeditorial de LT referida a la tradicional unidad en el sector sindical boliviano. no lo nombra aunque todos sabemos que Juan Lechín luchó por la Unidad de la COB. Evo pretende dividir al TIPNIS con el halago y otras armas


La historia del sindicalismo boliviano ha sido, a diferencia de la de otros países de la región, una historia de unidad. Ejemplos de ello son la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (Fstmb) y la Central Obrera Boliviana (COB) que, en su momento, fueron referentes del movimiento sindical latinoamericano, precisamente por la capacidad de sus dirigentes de subordinar sus ideas político-ideológicas a la demanda unitaria de sus bases.
Además, todos los intentos que desde el poder político se realizaron para dividirlas fracasaron estrepitosamente y ambas entidades sobrevivieron a quienes intentaron hacerlo. Basta recordar la Cobur, en los 50, o los coordinadores sindicales de las dictaduras de Hugo Banzer Suárez y Luis García Meza. Incluso en los duros tiempos en que se modificó radicalmente la concepción del sindicalismo boliviano, se hicieron todos los esfuerzos para mantener la unidad de sus organizaciones, como demuestra el hecho de que nunca han podido consolidarse los intentos divisionistas de algunos gremios, cuyos dirigentes eran tentados por las mieles del poder, precisamente porque la autoridad moral de la COB lo impedía.
De ahí que ante la sociedad boliviana deslegitime tanto que desde el poder se busque dividir a las organizaciones populares como está pasando con la Confederación de de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob), y organizaciones comunitarias de esa región y el Chaco. No otra cosa significa el almuerzo ofrecido por el Presidente del Estado, junto a sus dos principales ministros operadores, con la dirigencia de la Cidob “paralela”.
Bien harían, pues, las autoridades en revisar la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario