Páginas vistas en total

lunes, 9 de julio de 2012

Santo Evo vuelve con un nuevo ataque a la Iglesia. Mientras el Cardenal clara porque los indígenas sean atendidos ya nomás (Jimmy Ortiz Saucedo)


Noticia: La Iglesia y los medios son otra vez cuestionados por el Gobierno  (El Día 3-07-12).- El sacerdote paceño y director de radio Fides, Eduardo Pérez, reaccionó ayer luego de que el presidente Evo Morales, en una conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno, lo acusó de apoyar el motín policial. Le contestó desde su emisora y le hizo un pedido: "que no haga caso a los chismes".

Comentario: Su Excelencia se pasa la vida desacreditando a todo mundo. Es una de sus principales características. La ponzoña esta siempre en sus labios. Muy rara vez se hace comentarios positivos o motivadores. Para él, no hay nadie bueno, con excepción de sus afines ideológicos, mientras se mantengan fieles.
Cuando la iglesia lo apoyaba era buena y Santa. Cuando CIDOB lo apoyaba eran los puntales de su proceso de cambio. Cuando Juan del Granado y el MSM lo apoyaba eran compañeros inigualables. Cuando Filemón Escobar los poyaba era el ideólogo del partido. Cuando CONAMAQ los poyaba eran los genuinos representantes del mundo andino. Cuando la prensa lo alaba es patriótica. Y la lista es larga.
Hoy todos ellos, que le critican sus atropellos y gruesos errores, son vendidos a la derecha. Los persigue y los descalifica inmisericordemente. Ayer eran buenos, hoy son malos.
Se molesta por la guía espiritual de la iglesia al pueblo boliviano. Se molesta que CIDOB y CONAMAQ no permita la destrucción de la naturaleza. Se molesta porque Juan del Granado no comparte su totalitarismo. Se molesta con Filemón Escobar, que se dio cuenta que crió cuervos. Se molesta que la prensa diga la verdad. Morales solo acepta las alabanzas y las ridículas guirnaldas de los chupamedias.
Su esencia sindical cocalera, no le permite recibir críticas. Se incomoda incluso con las preguntas que le hacen los periodistas, y aprovechando de su investidura, los recrimina públicamente y los ofende. Se cree un dios.
El Presidente Morales ve a todos los que lo cuestionan como enemigos. No entiende que este país es de todos, y por lo tanto todos tenemos derecho a opinar, a disentir o estar de acuerdo.
No puede tratarse a la gente, a las instituciones o a los partidos, según las avenencias o desavenencias coyunturales. Los lideres deben ser serios, coherente y sobretodo demócratas. Estos son los líderes capaces de construir un País. Desgraciadamente Bolivia no los ha tenido, por eso somos el país fallido que somos.
Morales está contribuyendo a empeorar la situación de esta pobre Patria. Morales no es el estadista que Bolivia esperaba, su exagerada ideologización lo obnubila, y no le permita ver la realidad. Anda viendo bultos por todas las equinas.

No me cansaré de repetir: Necesitamos una nueva clase política meritocrática, que sea amada y respetada por su pueblo. Necesitamos un liderazgo patriótico con grandeza de espíritu, que busque por encima de los intereses sectoriales, ideológicos o raciales, el bienestar de la Nación en su conjunto. Un liderazgo que nos haga sentir bolivianos a todos. Un liderazgo integrador. Ya basta de Melgarejos, Gonis y Evos gobernando Bolivia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario