Páginas vistas en total

domingo, 17 de agosto de 2014

del premio Nobel de Economía, del ministro Arce Catacora, "ganar indulgencias con méritos ajenos de Carlos Mesa y Hormando Vaca Díaz" gran texto Humberto, los pinta de cuerpo entero a los "creadores de la pólvora"

El ministro Luis Arce Catacora va a tener que renunciar a su postulación para recibir el Premio Nóbel de Economía.

Es que está cometiendo demasiados errores y la Academia Noruega no los dejaría pasar.


En 24 horas, el conductor de la economía boliviana mostró que, en realidad, la bonanza es algo que le cayó del cielo. Lo agarró, como se dice, sin saber leer ni escribir.


Quizá se demoró un poco en su solicitud del premio. Debió haberlo hecho cuando, por efecto de los precios de las materias primas, la “política económica” estaba recibiendo inesperados e inmerecidos ingresos.



Ahora, cuando su “gestión” tiene que mostrar alguna capacidad de iniciativa, todo lo que hace está mal. Y debe hacer demasiados esfuerzos para cubrir sus errores.
De pronto, el maná dejó de caer del cielo. Todas sus ínfulas de gran ministro comenzaron a mostrarse injustificadas.


Cuando las cosas no dependen de que los precios suban en el London Metal Exchange de Londres o en el West Texas Intermediate, nuestro ministro no tiene la menor idea de cómo actuar.


Un viceministro debió renunciar por haber admitido que la empresa Huanuni está en quiebra por haber contratado a demasiados empleados y anunciar una reducción de salarios. Un anticipo de una nueva “relocalización”.


Y el presidente del Banco Central, Marcelo Zabalaga, angustiado por lo que podría pasar con el dólar, propone una solución, parecida a la “desdolarización” de 1984, pero solución al fin.


El ministro critica a Zabalaga pero no dice qué se debe hacer ahora, cuando la demanda de dólares de Argentina comienza a llevarse la divisa desde Bolivia, incluso los narcodólares del “blindaje”.


Su cruzada contra el dólar, basada en prejuicios ideológicos, estuvo bien mientras caía el maná del cielo, pero ahora resulta difícil de mantener.


Parece que las cosas van bien en la economía boliviana cuando el gobierno no hace nada. El IDH, aprobado por Hormando Vaca Díez frente a la oposición del MAS y contra la resistencia de Carlos Mesa, mantiene esta “bonanza”.


Luego llegó el MAS y decidió liberar del pago del IVA a las petroleras. Ahora quiere ocultarlo cuando se abre el debate de cuánto pagan las petroleras.


Quizá el premio solicitado por Arce Catacora tenga que ser para Hormando.
Vacaflor.obolog.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario