Páginas vistas en total

lunes, 14 de enero de 2013

Mario Rueda es un observador más bien frío. sus aciertos son muchos y sus pronósticos generalmente se cumplen. hasta cuándo? se pregunta durará "la bonanza" y responde con señales de deterioro


No cabe otra que hacer votos para que se ajuste a un ciclo más o menos prolongado nuestro actual interregno de bonanza macroeconómica. Las reservas monetarias del Banco Central de Bolivia sobrepasan los $us 12.000 millones, cifra que marca un récord sin precedentes respecto al promedio que alcanzaran en las dos últimas décadas. Disponemos así, por el momento, de un buen respaldo para la estabilidad del boliviano, a la vez que una coraza más o menos sólida contra los embates de la crisis financiera que desde EEUU y Europa amenaza expandirse a América Latina.
No se puede atribuir ni a Dios ni al diablo que, por el momento, entre nosotros, así marchen las cosas. Al actual Gobierno le favoreció una excelente coyuntura de mercado externo para las exportaciones básicas de las cuales vive el país. Los buenos precios del gas que vendemos a Brasil y Argentina son la causa de los réditos que hoy poco menos que atiborran nuestra cartera de ingresos nacionales por tal concepto. ¿Hasta cuándo? Los referidos periodos de bonanza no son eternos. Casi siempre le cierran las puertas desbarajustes económicos o financieros en países de gran peso en la economía internacional.
Muchos analistas perciben ya la proximidad de tal taponamiento, mencionando a Argentina, entre otros países, como uno de los primeros en sufrir la contingencia. También se menciona a Brasil, Chile y México. Es que ni EEUU ni los países europeos recorren rutas más o menos idóneas hacia la solución de la crisis que de forma diferenciada les afecta. La potencia del norte, a pesar del acuerdo logrado para no caer en el abismo fiscal, solo demoró y no detuvo su marcha a graves problemas en la microeconomía. En Europa, algunos países como España y Grecia, económicamente hablando, siguen haciendo aguas. El caso es que si EEUU y los países europeos  (China incluida), a raíz de la crisis, disminuyen sus exportaciones, tambaleará la economía de muchos países de América Latina. Bolivia no escapará a la contingencia. Nos urge, entre otras medidas preventivas, una drástica reducción del gasto corriente

No hay comentarios:

Publicar un comentario